eldiariodelarepublica.com
La verdadera historia detrás del "abrazo del cóndor"

Escuchanos EN VIVO!
X

La verdadera historia detrás del "abrazo del cóndor"


Edgardo, conocido por su historia del “abrazo del cóndor”, contó la verdad del video que se hizo viral en todas las redes. Detalló todo el misterio que circuló de la muestra de cariño del ave, que fue cuidado por un estanciero de Neuquén.


El cóndor apareció herido y de pichón en la estancia de Edgardo, en Loncopué. El hombre decidió ayudarlo a crecer, ya que el animal no podía valerse por sus propios medios.


"Un día de marzo apareció acá solo y con una patita lastimada. Lo estuvimos curando de una lesión que no parecía ser grave y desde ese día se me acerca cada vez que lo llamo. Cuando me contacté con la gente de Fauna me dijeron que era un pichón macho que creen que nació en octubre del año pasado y que aparentemente había perdido contacto con sus padres", explicó a un matutino de esa provincia.


Edgardo considera a “Condorito”, como fue denominado, como un animal casi doméstico ya que perdió su instinto cazador. El cariño del ave fue viralizado por Whatsapp y condimentada en las redes sociales: alguien inventó que el cóndor era salvaje y que había regresado para darle las gracias.

Personal del Ecoparque de Buenos Aires se interiorizó sobre el caso y quiere llevarse a "Condorito", pero Edgardo se opone. "El cóndor nació y se crió acá, y este es su hábitat natural. En este momento ya puede volar por su cuenta y en pocos días ya va a estar acostumbrado a vivir en la condorera que tenemos a pocos kilómetros", se defendió.


"Dicen que vienen a buscarlo para llevarlo a un lugar adecuado, pero aquí el cóndor está al aire libre, en su hábitat natural y que reconoce como propio, así que no estamos de acuerdo con esa intervención", declaró a un diario neuquino.


Edgardo aclaró que el video corresponde a cuando el cóndor aun era pichón y no sabía volar.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La verdadera historia detrás del "abrazo del cóndor"


Edgardo, conocido por su historia del “abrazo del cóndor”, contó la verdad del video que se hizo viral en todas las redes. Detalló todo el misterio que circuló de la muestra de cariño del ave, que fue cuidado por un estanciero de Neuquén.


El cóndor apareció herido y de pichón en la estancia de Edgardo, en Loncopué. El hombre decidió ayudarlo a crecer, ya que el animal no podía valerse por sus propios medios.


"Un día de marzo apareció acá solo y con una patita lastimada. Lo estuvimos curando de una lesión que no parecía ser grave y desde ese día se me acerca cada vez que lo llamo. Cuando me contacté con la gente de Fauna me dijeron que era un pichón macho que creen que nació en octubre del año pasado y que aparentemente había perdido contacto con sus padres", explicó a un matutino de esa provincia.


Edgardo considera a “Condorito”, como fue denominado, como un animal casi doméstico ya que perdió su instinto cazador. El cariño del ave fue viralizado por Whatsapp y condimentada en las redes sociales: alguien inventó que el cóndor era salvaje y que había regresado para darle las gracias.

Personal del Ecoparque de Buenos Aires se interiorizó sobre el caso y quiere llevarse a "Condorito", pero Edgardo se opone. "El cóndor nació y se crió acá, y este es su hábitat natural. En este momento ya puede volar por su cuenta y en pocos días ya va a estar acostumbrado a vivir en la condorera que tenemos a pocos kilómetros", se defendió.


"Dicen que vienen a buscarlo para llevarlo a un lugar adecuado, pero aquí el cóndor está al aire libre, en su hábitat natural y que reconoce como propio, así que no estamos de acuerdo con esa intervención", declaró a un diario neuquino.


Edgardo aclaró que el video corresponde a cuando el cóndor aun era pichón y no sabía volar.


Logín