eldiariodelarepublica.com
Después de atravesar un largo proceso finalmente adoptó (Video)

Escuchanos EN VIVO!
X

Después de atravesar un largo proceso finalmente adoptó (Video)


Francia López es la directora de la Escuela Nº 3 “Eva Perón” ubicada en el barrio CGT. En 2012, cuando salió la ley de Identidad de Género (Nº 26.743) lo primero que hizo fue dirigirse al Registro Único de Adoptantes (RUA) para anotarse. “Siempre tuve la necesidad de tener hijos”, confesó.


Fue la primera trans en adoptar en San Luis. Según ella, su caso no demoró tanto tiempo porque dejó que el proceso pasara sin pensar tanto en ello. “Empiezo a recolectar toda documentación que tengo que presentar. Eso fue más o menos desde setiembre hasta diciembre. Concluyo la parte formal  y queda pendiente para el otro año la visita socioambiental  en la que constatan el domicilio y las comodidades de la casa”, recordó López.


Durante el 2013  continúa presentado papeles hasta quedar formalmente inscripta. El año transcurre sin novedades hasta que en 2014 llega Juan. Era un nene que venía de una familia de abusos y tenía tres hermanos más grandes.


 “Cuando nace se le hace el seguimiento a los padres. Él necesitaba ir a un neurólogo, además tenía  estrabismo en un ojo pero nunca lo llevaron a control. Así que se lo quitaron. Juan no caminaba, no hablaba ni controlaba esfínteres porque nunca lo habían estimulado”, contó.


 Primero logró la guarda preadoptiva por 6 meses y después la adopción plena. Los informes de los asistentes sociales y psicólogos del RUA fueron positivos y consiguió tener a Juan con ella otros seis meses más. Antes de eso, pasó un período en una familia solidaria.


“La guarda preadoptiva se dio en Villa Mercedes, con dos juzgados muy tradicionales y un juez con otra mirada decidió darme la oportunidad. Acá en San Luis, la jueza Bustos me ayudó mucho. Una cosa es el trámite para ser pretenso a adoptar y otra es la adopción. Muchas veces hay que presentar documentos nuevamente. La asistente social tenía que volver a ir a mi casa. Por eso el juzgado de Villa Mercedes decidió remitir la demanda de adopción a San Luis”, recordó López.


Confesó que debió atravesar por mucha burocracia que demoró el proceso. Incluso un pequeño error en el nombre del menor la obligó a volver a realizar un trámite en el registro civil en el que necesitaba la firma de los padres biológicos.


“Deberían agilizarlo y considero que los juicios deberían ser cero costos. Tuve que pagar 14 mil pesos con plazos y cancelar antes que saliera la demanda. Hay abogados que lo hacen gratis pero por elección. Además, deben pensar en el interés superior del niño y no de la familia”, sostuvo.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Después de atravesar un largo proceso finalmente adoptó (Video)

Felices. López pudo adoptar a Juan porque no caminaba ni hablaba debido a la falta de estimulación.

Francia López es la directora de la Escuela Nº 3 “Eva Perón” ubicada en el barrio CGT. En 2012, cuando salió la ley de Identidad de Género (Nº 26.743) lo primero que hizo fue dirigirse al Registro Único de Adoptantes (RUA) para anotarse. “Siempre tuve la necesidad de tener hijos”, confesó.


Fue la primera trans en adoptar en San Luis. Según ella, su caso no demoró tanto tiempo porque dejó que el proceso pasara sin pensar tanto en ello. “Empiezo a recolectar toda documentación que tengo que presentar. Eso fue más o menos desde setiembre hasta diciembre. Concluyo la parte formal  y queda pendiente para el otro año la visita socioambiental  en la que constatan el domicilio y las comodidades de la casa”, recordó López.


Durante el 2013  continúa presentado papeles hasta quedar formalmente inscripta. El año transcurre sin novedades hasta que en 2014 llega Juan. Era un nene que venía de una familia de abusos y tenía tres hermanos más grandes.


 “Cuando nace se le hace el seguimiento a los padres. Él necesitaba ir a un neurólogo, además tenía  estrabismo en un ojo pero nunca lo llevaron a control. Así que se lo quitaron. Juan no caminaba, no hablaba ni controlaba esfínteres porque nunca lo habían estimulado”, contó.


 Primero logró la guarda preadoptiva por 6 meses y después la adopción plena. Los informes de los asistentes sociales y psicólogos del RUA fueron positivos y consiguió tener a Juan con ella otros seis meses más. Antes de eso, pasó un período en una familia solidaria.


“La guarda preadoptiva se dio en Villa Mercedes, con dos juzgados muy tradicionales y un juez con otra mirada decidió darme la oportunidad. Acá en San Luis, la jueza Bustos me ayudó mucho. Una cosa es el trámite para ser pretenso a adoptar y otra es la adopción. Muchas veces hay que presentar documentos nuevamente. La asistente social tenía que volver a ir a mi casa. Por eso el juzgado de Villa Mercedes decidió remitir la demanda de adopción a San Luis”, recordó López.


Confesó que debió atravesar por mucha burocracia que demoró el proceso. Incluso un pequeño error en el nombre del menor la obligó a volver a realizar un trámite en el registro civil en el que necesitaba la firma de los padres biológicos.


“Deberían agilizarlo y considero que los juicios deberían ser cero costos. Tuve que pagar 14 mil pesos con plazos y cancelar antes que saliera la demanda. Hay abogados que lo hacen gratis pero por elección. Además, deben pensar en el interés superior del niño y no de la familia”, sostuvo.


Logín