eldiariodelarepublica.com
Taller del director Ricardo Milano: audaz vocero actoral

Escuchanos EN VIVO!
X

Taller del director Ricardo Milano: audaz vocero actoral

Por Ángel Altavilla


El actor y director Ricardo Milano llegó con una carrera que no se ha detenido (aunque tuvo altibajos) y con la que planea formar a otros, con el mismo entusiasmo con el que comenzó en la actividad.


“Estoy entusiasmado con empezar estos talleres” dijo y ansía tener buena convocatoria “porque es una buena oportunidad de difundirlo y hacerlo masivo”. Su propuesta son dos horas semanales con preparación física de relajación y energía y después técnicas de voz y expresión “jugando con la improvisación”, anticipaba el actor, para quien el teatro “es algo maravilloso porque es una suma de artes”.


Otro aspecto positivo para él es su intención de trabajar con adultos mayores por el aspecto terapéutico, “la pasan bien porque se ríen y tienen espacio para imaginar que son niños, un héroe, un rey o un villano”, dijo Ricardo y destacó que éste es su primer taller en San Luis, donde se radicó hace 10 años para renunciar a la inseguridad de Buenos Aires, “a mi mamá la robaron dos veces en la calle y en una le golpearon la cabeza”, por lo que con sus padres aquí encontró la tranquilidad deseada, ya que “es un ambiente más tranquilo y el costo de vida para ellos es más accesible”.


Este director del teatro “La Cooperativa” en Buenos Aires, “venía con cierta periodicidad y con el tiempo me encantó” porque tenía una novia que era actriz del circuito independiente.


Milano transitó el under porteño desde el Parakultural, donde los Redonditos de Ricota y Sumo tocaban para 60 personas, y de donde salieron Alejandro Urdapilleta, Humberto Tortonese y Batato Barea, aquel “era un teatro independiente de vanguardia que no pasó desapercibido”, contó didáctico Ricardo, hombre de pocos gestos y que habla con la parsimonia de los que se hacen entender con palabras y el énfasis necesario. “No había tema que no se tocara, había mucha libertad en esas performances, fue un lugar único”.


El actor repasó algunos de los oficios que tuvo, “fui pintor de brocha gorda, tuve una fábrica de pastas, cuidaba cabañas, y hago otros trabajos de reparación”, porque como muchos artistas, trabaja de otras profesiones para hacer lo que le gusta. “Porque nuestro oficio no tiene continuidad, es bueno cuando te va bien pero a veces las obras suelen ser fracasos comerciales y es volver a empezar”, recalcó Milano con tiempo aún para la sorpresa: “Mirá que hice muchos laburos pero nunca fui diariero”, contó gracioso al posar para la producción de fotos de la nota con Etc, al aire libre en el kiosco de revistas de la Lafinur. Allí, la gente se daba vuelta al escucharlo vocear las novedades en la tapa de El Diario de la República.


Milano trabajó en PolKa para las series “Primicias”, “Gasoleros” y “Campeones”, donde “firmé mi primer autógrafo”. Su momento de reconocimiento local fue tras la proyección de la comedia de Néstor Montalbano “Agua de verano”, filmada en La Punta y estrenada, justamente, en el Centro Cultural Puente Blanco. Allí fue Carlitos, uno de los protagonistas. Otro de los roles lo obtuvo en el ciclo de Canal 13 “El grito de libertad”, sobre la historia de San Luis, representando al gobernador José Santos Ortiz, de quien leyó varias biografías, “me preparé mucho para ese trabajo”.


También integra las filas del TEA, junto al director puntano Alejo Sosa.


Para Milano, dar estas clases tiene que ver con su curiosidad artística y un anhelo: “Mi sueño sería formar una compañía teatral con estos alumnos”, sentenció.


Con las expectativas altas


Con respecto a las actividades educativas para adultos mayores, Milano adelantó que ha planteado “una serie de talleres sobre improvisación, uno basado en las técnicas del director canadiense Robert Johnson y otro de actuación sobre diferentes técnicas”.


El comienzo de clases será el próximo 4 de julio y será cada martes de 10 a 12 en el Centro Cultural Puente Blanco.


El valor de la cuota es de 350 pesos. Por inscripciones y consultas, en el CC Puente Blanco o al 2664879259


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Taller del director Ricardo Milano: audaz vocero actoral

Hombre de oficios. Es actor de alma pero también un trabajador incesante. Foto: Ángel Altavilla.

El actor y director Ricardo Milano llegó con una carrera que no se ha detenido (aunque tuvo altibajos) y con la que planea formar a otros, con el mismo entusiasmo con el que comenzó en la actividad.


“Estoy entusiasmado con empezar estos talleres” dijo y ansía tener buena convocatoria “porque es una buena oportunidad de difundirlo y hacerlo masivo”. Su propuesta son dos horas semanales con preparación física de relajación y energía y después técnicas de voz y expresión “jugando con la improvisación”, anticipaba el actor, para quien el teatro “es algo maravilloso porque es una suma de artes”.


Otro aspecto positivo para él es su intención de trabajar con adultos mayores por el aspecto terapéutico, “la pasan bien porque se ríen y tienen espacio para imaginar que son niños, un héroe, un rey o un villano”, dijo Ricardo y destacó que éste es su primer taller en San Luis, donde se radicó hace 10 años para renunciar a la inseguridad de Buenos Aires, “a mi mamá la robaron dos veces en la calle y en una le golpearon la cabeza”, por lo que con sus padres aquí encontró la tranquilidad deseada, ya que “es un ambiente más tranquilo y el costo de vida para ellos es más accesible”.


Este director del teatro “La Cooperativa” en Buenos Aires, “venía con cierta periodicidad y con el tiempo me encantó” porque tenía una novia que era actriz del circuito independiente.


Milano transitó el under porteño desde el Parakultural, donde los Redonditos de Ricota y Sumo tocaban para 60 personas, y de donde salieron Alejandro Urdapilleta, Humberto Tortonese y Batato Barea, aquel “era un teatro independiente de vanguardia que no pasó desapercibido”, contó didáctico Ricardo, hombre de pocos gestos y que habla con la parsimonia de los que se hacen entender con palabras y el énfasis necesario. “No había tema que no se tocara, había mucha libertad en esas performances, fue un lugar único”.


El actor repasó algunos de los oficios que tuvo, “fui pintor de brocha gorda, tuve una fábrica de pastas, cuidaba cabañas, y hago otros trabajos de reparación”, porque como muchos artistas, trabaja de otras profesiones para hacer lo que le gusta. “Porque nuestro oficio no tiene continuidad, es bueno cuando te va bien pero a veces las obras suelen ser fracasos comerciales y es volver a empezar”, recalcó Milano con tiempo aún para la sorpresa: “Mirá que hice muchos laburos pero nunca fui diariero”, contó gracioso al posar para la producción de fotos de la nota con Etc, al aire libre en el kiosco de revistas de la Lafinur. Allí, la gente se daba vuelta al escucharlo vocear las novedades en la tapa de El Diario de la República.


Milano trabajó en PolKa para las series “Primicias”, “Gasoleros” y “Campeones”, donde “firmé mi primer autógrafo”. Su momento de reconocimiento local fue tras la proyección de la comedia de Néstor Montalbano “Agua de verano”, filmada en La Punta y estrenada, justamente, en el Centro Cultural Puente Blanco. Allí fue Carlitos, uno de los protagonistas. Otro de los roles lo obtuvo en el ciclo de Canal 13 “El grito de libertad”, sobre la historia de San Luis, representando al gobernador José Santos Ortiz, de quien leyó varias biografías, “me preparé mucho para ese trabajo”.


También integra las filas del TEA, junto al director puntano Alejo Sosa.


Para Milano, dar estas clases tiene que ver con su curiosidad artística y un anhelo: “Mi sueño sería formar una compañía teatral con estos alumnos”, sentenció.


Con las expectativas altas


Con respecto a las actividades educativas para adultos mayores, Milano adelantó que ha planteado “una serie de talleres sobre improvisación, uno basado en las técnicas del director canadiense Robert Johnson y otro de actuación sobre diferentes técnicas”.


El comienzo de clases será el próximo 4 de julio y será cada martes de 10 a 12 en el Centro Cultural Puente Blanco.


El valor de la cuota es de 350 pesos. Por inscripciones y consultas, en el CC Puente Blanco o al 2664879259


Logín