eldiariodelarepublica.com
Huella de carbono y acciones cotidianas

Escuchanos EN VIVO!
X

Huella de carbono y acciones cotidianas

La huella de carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero, emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto. Es un término muy en boga en el último tiempo y la reducción de la huella de carbono es un desafío que enfrentan los gobiernos y los líderes globales, preocupados por el calentamiento global.

Las soluciones que se ofrecen al respecto, para reducir la huella de carbono, van desde la no utilización de los medios de transporte contaminantes, hasta la reducción en la cantidad de hijos que una familia puede tener. Parece una curiosidad, pero así es de particular la influencia humana sobre la tierra.

Investigadores de Suecia identificaron las cuatro acciones principales que las personas pueden tomar para reducir su huella de carbono, pero advirtieron que estos pasos rara vez se promueven en la esfera pública. El informe en la revista Environmental Research Letters lo describió como una “oportunidad perdida” para permitir que las personas conozcan los pasos más eficaces que pueden tomar para reducir las emisiones de dióxido de carbono, un impulsor clave del calentamiento global.

“Hemos encontrado cuatro acciones que podrían resultar en disminuciones sustanciales en la huella de carbono de un individuo: comer una dieta basada en vegetales, evitar viajes aéreos, vivir sin auto y tener familias más pequeñas”, dijo el autor principal del estudio Seth Wynes, de la Universidad de Lund en Suecia.

“Por ejemplo, vivir sin coche ahorra alrededor de 2,4 toneladas de CO2 equivalente al año, mientras que comer una dieta basada en vegetales ahorra 0,8 toneladas de CO2 equivalente al año”, explicó. Evitar el avión ahorra alrededor de 1,6 toneladas de CO2 equivalente por viaje. Por lejos, la mayor acción es tener un hijo menos, lo que ahorra un promedio de 58,6 toneladas de emisiones de CO2 equivalente al año, dijo el informe.

“Una familia estadounidense que elige tener un hijo menos proporcionaría el mismo nivel de reducción de emisiones que 684 adolescentes que optan por reciclar el resto de sus vidas”, dijo.

Estos cuatro pasos fueron identificados a partir de un análisis de 39 artículos revisados por otros expertos, calculadores de carbono e informes gubernamentales que calculan cómo las opciones de estilo de vida individuales pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cuando los investigadores buscaron ver qué acciones anti-carbono se promocionaban en los libros de texto canadienses y las comunicaciones gubernamentales en Estados Unidos, Australia, Europa y Canadá, encontraron un enfoque general en “cambios progresivos con un potencial mucho menor para reducir las emisiones”.

Por ejemplo, las estrategias gubernamentales comúnmente promovidas incluyen el cambio de bombillas de luz y el reciclaje integral. Los investigadores dijeron que estos pasos son respectivamente ocho y cuatro veces menos eficaces que una dieta basada en vegetales. Ninguno de los libros de texto canadienses mencionó limitar el tamaño de la familia como una forma de reducir la huella de carbono.

Reestructurar el mensaje de las escuelas y de los gobiernos podría dar pasos importantes hacia la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por debajo de los niveles necesarios para mantener al planeta bajo los 2 grados Celsius de calentamiento climático, dijeron los investigadores.

“Hay muchos factores de elecciones personales que afectan el impacto climático, pero tener todos estos estudios nos da confianza de que hemos identificado las acciones que hacen una gran diferencia”, dijo Wynes. “Aquellos de nosotros que queremos dar un paso adelante en el clima necesitamos saber cómo nuestras acciones pueden tener el mayor impacto posible”, añadió.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Huella de carbono y acciones cotidianas

La huella de carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero, emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto. Es un término muy en boga en el último tiempo y la reducción de la huella de carbono es un desafío que enfrentan los gobiernos y los líderes globales, preocupados por el calentamiento global.

Las soluciones que se ofrecen al respecto, para reducir la huella de carbono, van desde la no utilización de los medios de transporte contaminantes, hasta la reducción en la cantidad de hijos que una familia puede tener. Parece una curiosidad, pero así es de particular la influencia humana sobre la tierra.

Investigadores de Suecia identificaron las cuatro acciones principales que las personas pueden tomar para reducir su huella de carbono, pero advirtieron que estos pasos rara vez se promueven en la esfera pública. El informe en la revista Environmental Research Letters lo describió como una “oportunidad perdida” para permitir que las personas conozcan los pasos más eficaces que pueden tomar para reducir las emisiones de dióxido de carbono, un impulsor clave del calentamiento global.

“Hemos encontrado cuatro acciones que podrían resultar en disminuciones sustanciales en la huella de carbono de un individuo: comer una dieta basada en vegetales, evitar viajes aéreos, vivir sin auto y tener familias más pequeñas”, dijo el autor principal del estudio Seth Wynes, de la Universidad de Lund en Suecia.

“Por ejemplo, vivir sin coche ahorra alrededor de 2,4 toneladas de CO2 equivalente al año, mientras que comer una dieta basada en vegetales ahorra 0,8 toneladas de CO2 equivalente al año”, explicó. Evitar el avión ahorra alrededor de 1,6 toneladas de CO2 equivalente por viaje. Por lejos, la mayor acción es tener un hijo menos, lo que ahorra un promedio de 58,6 toneladas de emisiones de CO2 equivalente al año, dijo el informe.

“Una familia estadounidense que elige tener un hijo menos proporcionaría el mismo nivel de reducción de emisiones que 684 adolescentes que optan por reciclar el resto de sus vidas”, dijo.

Estos cuatro pasos fueron identificados a partir de un análisis de 39 artículos revisados por otros expertos, calculadores de carbono e informes gubernamentales que calculan cómo las opciones de estilo de vida individuales pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cuando los investigadores buscaron ver qué acciones anti-carbono se promocionaban en los libros de texto canadienses y las comunicaciones gubernamentales en Estados Unidos, Australia, Europa y Canadá, encontraron un enfoque general en “cambios progresivos con un potencial mucho menor para reducir las emisiones”.

Por ejemplo, las estrategias gubernamentales comúnmente promovidas incluyen el cambio de bombillas de luz y el reciclaje integral. Los investigadores dijeron que estos pasos son respectivamente ocho y cuatro veces menos eficaces que una dieta basada en vegetales. Ninguno de los libros de texto canadienses mencionó limitar el tamaño de la familia como una forma de reducir la huella de carbono.

Reestructurar el mensaje de las escuelas y de los gobiernos podría dar pasos importantes hacia la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por debajo de los niveles necesarios para mantener al planeta bajo los 2 grados Celsius de calentamiento climático, dijeron los investigadores.

“Hay muchos factores de elecciones personales que afectan el impacto climático, pero tener todos estos estudios nos da confianza de que hemos identificado las acciones que hacen una gran diferencia”, dijo Wynes. “Aquellos de nosotros que queremos dar un paso adelante en el clima necesitamos saber cómo nuestras acciones pueden tener el mayor impacto posible”, añadió.

Logín