eldiariodelarepublica.com
Aseguran que el gigantesco iceberg quedará varado

Escuchanos EN VIVO!
X

Aseguran que el gigantesco iceberg quedará varado

Así lo determinó el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), luego de un rastreo que se realizó a través del Departamento de Meteorología. El témpano de hielo mide unos 6.500 kilómetros cuadrados.

Un gigantesco témpano, con una superficie aproximada de unos 6.500 kilómetros cuadrados, desprendido de la Antártida y que se desplaza a la deriva en el océano Atlántico Sur posiblemente quede varado con poco desplazamiento hasta que por efecto de la temperatura, viento y corrientes comience su derretimiento.

Así lo determinó el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), luego de un rastreo que se realizó a través del Departamento de Meteorología de ese organismo y por medio de los Radioavisos Náuticos.

La ruptura final de un sector de la barrera de hielo Larsen C  se produjo en las últimas horas,  luego de un proceso de varios años denominado "calving".

El último evento similar había ocurrido en 2002, con la fractura de Larsen B y la generación de cientos de témpanos de diferentes tamaños.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de la Nación informó que luego de varios meses de estancamiento, en junio último se reactivó el proceso que resultó en la pérdida de un 10 por ciento de la barrera Larsen C y generó un témpano de 178 kilómetros de largo por 55 de ancho, y una superficie aproximada de 6.500 kilómetros cuadrados.

Mediante sensores de satélites de órbita polar se determinó que ese témpano, que por fuera del agua tiene unos 30 metros de altura, posee un espesor promedio de entre 200 y 300 metros.  

La región de la Antártida donde se produjo esta fractura es en el oeste del mar de Weddell, que en esta época se encuentra con un máximo de concentración de hielo marino, por lo que el desplazamiento de la gigantesca masa helada tiene un desplazamiento reducido.

"El movimiento de los icebergs está controlado mayormente por los vientos de la atmósfera y las corrientes oceánicas que empujan al bloque de hielo que está por debajo de la superficie del agua", explicó Anna Hogg, experta en observaciones satelitales de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, en diálogo con la BBC.

Por último, la especialista agregó: "Los rasgos topográficos importantes, como por ejemplo las pequeñas montañas en el fondo del mar, pueden ser lo suficientemente altas como para hacer que el témpano permanezca en el mismo sitio por un tiempo".

NA.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Aseguran que el gigantesco iceberg quedará varado

Así lo determinó el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), luego de un rastreo que se realizó a través del Departamento de Meteorología. El témpano de hielo mide unos 6.500 kilómetros cuadrados.

Un gigantesco témpano, con una superficie aproximada de unos 6.500 kilómetros cuadrados, desprendido de la Antártida y que se desplaza a la deriva en el océano Atlántico Sur posiblemente quede varado con poco desplazamiento hasta que por efecto de la temperatura, viento y corrientes comience su derretimiento.

Así lo determinó el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), luego de un rastreo que se realizó a través del Departamento de Meteorología de ese organismo y por medio de los Radioavisos Náuticos.

La ruptura final de un sector de la barrera de hielo Larsen C  se produjo en las últimas horas,  luego de un proceso de varios años denominado "calving".

El último evento similar había ocurrido en 2002, con la fractura de Larsen B y la generación de cientos de témpanos de diferentes tamaños.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de la Nación informó que luego de varios meses de estancamiento, en junio último se reactivó el proceso que resultó en la pérdida de un 10 por ciento de la barrera Larsen C y generó un témpano de 178 kilómetros de largo por 55 de ancho, y una superficie aproximada de 6.500 kilómetros cuadrados.

Mediante sensores de satélites de órbita polar se determinó que ese témpano, que por fuera del agua tiene unos 30 metros de altura, posee un espesor promedio de entre 200 y 300 metros.  

La región de la Antártida donde se produjo esta fractura es en el oeste del mar de Weddell, que en esta época se encuentra con un máximo de concentración de hielo marino, por lo que el desplazamiento de la gigantesca masa helada tiene un desplazamiento reducido.

"El movimiento de los icebergs está controlado mayormente por los vientos de la atmósfera y las corrientes oceánicas que empujan al bloque de hielo que está por debajo de la superficie del agua", explicó Anna Hogg, experta en observaciones satelitales de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, en diálogo con la BBC.

Por último, la especialista agregó: "Los rasgos topográficos importantes, como por ejemplo las pequeñas montañas en el fondo del mar, pueden ser lo suficientemente altas como para hacer que el témpano permanezca en el mismo sitio por un tiempo".

NA.

Logín