eldiariodelarepublica.com
Merlo desafía todos los sentidos con el espíritu del poeta Agüero

Escuchanos EN VIVO!
X

Merlo desafía todos los sentidos con el espíritu del poeta Agüero

Para estas vacaciones, el Municipio ofrece visitas guiadas donde se fusionan la cultura y las bellezas naturales del lugar.

Llegar a la Villa de Merlo para todos los visitantes tiene motivaciones diferentes. Pero para los que lleguen a disfrutar de sus merecidas vacaciones de invierno durante estas dos semanas, las secretarías de Turismo y Cultura les tienen preparada una variedad de motivos para conocer,  sorprenderse y sobre todo, emocionarse. Se trata de una nueva forma de conocer y vivir a pleno todos los espacios y atracciones que tienen en ese lugar, que aunque el visitante haya venido más de una vez y crea que ya lo vio todo, seguro lo encontrará renovado.

Promoción Turística Merlo les propone esta vez a los turistas un recorrido, junto a un guía profesional, por la Casa Museo del Poeta Antonio Esteban Agüero, ahora transformada en un moderno Centro Cultural; el Algarrobo Abuelo y la Reserva Natural de Mogote Bayo donde el espíritu del poeta está siempre presente y es quien hace el recorrido junto a los viajeros. Erica Troncoso, una de las guías turísticas, comentó: “Ahora hacemos mucho hincapié en esta movida cultural para que la Villa deje de ser un destino sólo posicionado por su microclima. Por eso ofrecemos estas visitas guiadas, para que la gente conozca el otro costado que Merlo tiene para ofrecer, más vivencial y experimental”. Para lograrlo dijo que “hubo una serie de reuniones con los prestadores turísticos para que todos caminen en esa misma dirección. Que todo tenga un hilo conductor y que cada lugar esté relacionado con el que visitamos antes”. Troncoso aclaró que las visitas “son muy intensas” y requieren de más tiempo y de toda la atención por parte del turista. El consejo es válido porque en la Casa del Poeta empiezan las emociones. “Boca del hombre y corazón del pueblo”, es la frase con la que reciben a los interesados en conocer la intimidad de la infancia y adolescencia que vivió Agüero en esa casona. Todas las palabras que se pueden leer allí fueron escritas por el poeta, pero además en cada ambiente su voz aparece y se retira como si él estuviera jugando a las escondidas, como cuando era niño.

El salón comedor es el que despierta los mayores asombros, la llaman sala nocturna y está ambientada igual que los tiempos en que Agüero recibía a sus amistades por las noches para escuchar guitarras, como bien dice con su voz en un momento del paseo. Después de conocer cada una de las habitaciones y de leer sus cantatas hechas murales, el viaje termina en el auditorio para 120 personas donde proyectan un corto sobre la infancia del poeta. Con la voz del dueño de casa todavía susurrando en los oídos, se llega hasta el predio del Algarrobo Abuelo donde la guía retoma la charla: “Las visitas que hacemos acá se llaman 'Con ojos de poeta', es para toda la familia y la idea es que la gente pueda ver este monumento natural, no como una especie añeja, sino que lo unimos a lo que ya les mostramos en la Casa Museo. Este solar es como el tótem y la raíz de la Villa de Merlo que el poeta descubrió. Porque más allá de amar este lugar, rescató la identidad merlina y eso es lo que tratamos de mostrarle a la gente. Porque el árbol lo ven, pero lo intangible es eso que está guardado en su poesía”, explicó Troncoso. 

Durante los cuarenta minutos que la gente está frente a ese árbol se conocen infinidad de datos históricos, comparten información sobre ecología y medio am biente y se sorprenden con un juego de espejos, música y recitado que deja a todos impresionados. Porque aquellos que piensan que esa visita es simplemente para tomarse una foto frente a un añejo algarrobo, cuando lo despiden se dan cuenta que lo que han tenido en frente ahora tiene forma de pulpo, elefante o arácnido gigante. El círculo se cierra en la reserva Mogote Bayo donde durante dos horas concretan un recorrido de senderismo temático cultural. Allí se viaja por los distintos miradores y se conoce toda la biodiversidad que Merlo ofrece. La guía señaló que “lo que se logra es conjugar el paisaje y la cultura con algunas sorpresas que hacen que la caminata sea amena, reconfortante y, por supuesto, para todas las edades”. Para participar de este viaje hay que anotarse entre las 9 y las 18 en la Secretaría de Turismo, frente a la plaza Sobremonte.

Ancestros

En el Parque Temático Yucat, "Tierra de Comechingones", se vive la experiencia de conocer una réplica de ese pueblo originario. La propuesta es retroceder en el tiempo hasta el siglo XVI en un lote ubicado en la ruta 1, kilómetro 4. Alberto Segade y Andrea Muzzoppa, dueños del predio, le dan la bienvenida y les explican que “acá recreamos la vida de los Comechingones y la gente lo vive como si realmente estuviéramos en esa época. Es una caminata de 200 metros donde hay distintas escenas de la vida cotidiana compuestas por 19 estaciones. También se puede entrar y conocer sus viviendas y al final un guía les brinda una charla donde experimentan la sensación de moler el maíz con morteros de piedra igual que lo hacían ellos o practicar tiro al blanco con sus arcos y flechas”.

Hacer todo el recorrido con las múltiples actividades insume unos 90 minutos, porque entre otras motivaciones, el guía invita a la gente a participar de una danza ritual de la lluvia que los aborígenes realizaban, con el agregado de que pueden hacerlo ataviados y pintados como lo hacían ellos. Según explicó Segade, “hacerlo en las noches de luna llena era una de las divinidades que tenía este pueblo”.

Todo el predio está señalizado con carteles de madera que explican cada una de las estaciones, pero además informan sobre la flora y fauna autóctona que acompañaba a los Comechingones. Otra opción es hacerlo con un sistema de audio guía musicalizada. En esta época abre sus puertas todos los días de 10 a 18.

Juegos y aventuras

Para liberar la adrenalina y mover todo el cuerpo una de las opciones es subir hasta Rincón del Este y meterse en el "Complejo de Aventura Palo Alto" (ruta 5, kilómetro 3,5) donde los esperan con la tirolesa, slackline, un muro de escalada y puentes colgantes. Y si todavía tienen resto físico, se pueden alquilar unos cuatriciclos para recorrer los caminos escarpados del Rincón. Todos los días desde las 11 hasta las 18 el lugar ofrece tres diferentes circuitos: uno para chicos de 3 a 6 años, el siguiente es con juegos que van desde los 1,2 hasta los 2 metros de alto y el último es el más completo que va desde los 5 a los 9 metros, al que pueden ingresar los mayores de 12 años. La duración es de una hora y todos tienen puentes colgantes más el viaje en tirolesa. Aparte se puede acceder al muro de escalada o repetir la viaje suspendido por el cable de metal. El predio cuenta con bajada al río y ofrece además quinchos y mesas para pasar todo el día

Deportes y circo

Otro buen programa para la familia es pasar la tarde en el Parque Recreativo Municipal (avenida Libertador General San Martín - Barranca Colorada) donde se imponen los deportes de conjunto como fútbol y básquet; pero también hacer acrobacias con skate o simplemente correr y dejar volar la imaginación al aire libre con los chicos en la Plaza Saludable.

La entrada es gratis y a partir de las 17 el circo de la familia Von Pérez invita a sorprenderse y divertirse. Julián Herrera, uno de los malabaristas, contó que “es un espectáculo familiar donde mostramos destrezas, malabares, acrobacias y sobre todo mucho humor porque estamos más volcados al mundo del teatro. Hay personajes típicos como el León Banana, Dimitri el hombre fuerte, la Tía Rosita que es la conductora del espectáculo y otros estereotipos de la historia del circo”. También rescatan la esencia del circo criollo con una pequeña obra gauchesca del siglo pasado. Son cuatro los integrantes que sostienen la función y a ellos se suman alumnos de acrobacia que hacen números en telas, una banda de música que toca en vivo y otros dos bailarines y acróbatas. “Nuestra marca distintiva es que todas las funciones son distintas y no cobramos entrada, pasamos la gorra al final”, dijo Herrera. 

Escrito por Matías García Elorrio (mgarcia@eldiariodelarepublica.com)

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Merlo desafía todos los sentidos con el espíritu del poeta Agüero

Para estas vacaciones, el Municipio ofrece visitas guiadas donde se fusionan la cultura y las bellezas naturales del lugar.

Identidad. Después de conocerlo los visitantes comprenden que el algarrobo abuelo es más que un monumento natural, es la raíz de la esencia merlina. Foto: Luciana Gismondi.

 

Llegar a la Villa de Merlo para todos los visitantes tiene motivaciones diferentes. Pero para los que lleguen a disfrutar de sus merecidas vacaciones de invierno durante estas dos semanas, las secretarías de Turismo y Cultura les tienen preparada una variedad de motivos para conocer,  sorprenderse y sobre todo, emocionarse. Se trata de una nueva forma de conocer y vivir a pleno todos los espacios y atracciones que tienen en ese lugar, que aunque el visitante haya venido más de una vez y crea que ya lo vio todo, seguro lo encontrará renovado.

Promoción Turística Merlo les propone esta vez a los turistas un recorrido, junto a un guía profesional, por la Casa Museo del Poeta Antonio Esteban Agüero, ahora transformada en un moderno Centro Cultural; el Algarrobo Abuelo y la Reserva Natural de Mogote Bayo donde el espíritu del poeta está siempre presente y es quien hace el recorrido junto a los viajeros. Erica Troncoso, una de las guías turísticas, comentó: “Ahora hacemos mucho hincapié en esta movida cultural para que la Villa deje de ser un destino sólo posicionado por su microclima. Por eso ofrecemos estas visitas guiadas, para que la gente conozca el otro costado que Merlo tiene para ofrecer, más vivencial y experimental”. Para lograrlo dijo que “hubo una serie de reuniones con los prestadores turísticos para que todos caminen en esa misma dirección. Que todo tenga un hilo conductor y que cada lugar esté relacionado con el que visitamos antes”. Troncoso aclaró que las visitas “son muy intensas” y requieren de más tiempo y de toda la atención por parte del turista. El consejo es válido porque en la Casa del Poeta empiezan las emociones. “Boca del hombre y corazón del pueblo”, es la frase con la que reciben a los interesados en conocer la intimidad de la infancia y adolescencia que vivió Agüero en esa casona. Todas las palabras que se pueden leer allí fueron escritas por el poeta, pero además en cada ambiente su voz aparece y se retira como si él estuviera jugando a las escondidas, como cuando era niño.

El salón comedor es el que despierta los mayores asombros, la llaman sala nocturna y está ambientada igual que los tiempos en que Agüero recibía a sus amistades por las noches para escuchar guitarras, como bien dice con su voz en un momento del paseo. Después de conocer cada una de las habitaciones y de leer sus cantatas hechas murales, el viaje termina en el auditorio para 120 personas donde proyectan un corto sobre la infancia del poeta. Con la voz del dueño de casa todavía susurrando en los oídos, se llega hasta el predio del Algarrobo Abuelo donde la guía retoma la charla: “Las visitas que hacemos acá se llaman 'Con ojos de poeta', es para toda la familia y la idea es que la gente pueda ver este monumento natural, no como una especie añeja, sino que lo unimos a lo que ya les mostramos en la Casa Museo. Este solar es como el tótem y la raíz de la Villa de Merlo que el poeta descubrió. Porque más allá de amar este lugar, rescató la identidad merlina y eso es lo que tratamos de mostrarle a la gente. Porque el árbol lo ven, pero lo intangible es eso que está guardado en su poesía”, explicó Troncoso. 

Durante los cuarenta minutos que la gente está frente a ese árbol se conocen infinidad de datos históricos, comparten información sobre ecología y medio am biente y se sorprenden con un juego de espejos, música y recitado que deja a todos impresionados. Porque aquellos que piensan que esa visita es simplemente para tomarse una foto frente a un añejo algarrobo, cuando lo despiden se dan cuenta que lo que han tenido en frente ahora tiene forma de pulpo, elefante o arácnido gigante. El círculo se cierra en la reserva Mogote Bayo donde durante dos horas concretan un recorrido de senderismo temático cultural. Allí se viaja por los distintos miradores y se conoce toda la biodiversidad que Merlo ofrece. La guía señaló que “lo que se logra es conjugar el paisaje y la cultura con algunas sorpresas que hacen que la caminata sea amena, reconfortante y, por supuesto, para todas las edades”. Para participar de este viaje hay que anotarse entre las 9 y las 18 en la Secretaría de Turismo, frente a la plaza Sobremonte.

Ancestros

En el Parque Temático Yucat, "Tierra de Comechingones", se vive la experiencia de conocer una réplica de ese pueblo originario. La propuesta es retroceder en el tiempo hasta el siglo XVI en un lote ubicado en la ruta 1, kilómetro 4. Alberto Segade y Andrea Muzzoppa, dueños del predio, le dan la bienvenida y les explican que “acá recreamos la vida de los Comechingones y la gente lo vive como si realmente estuviéramos en esa época. Es una caminata de 200 metros donde hay distintas escenas de la vida cotidiana compuestas por 19 estaciones. También se puede entrar y conocer sus viviendas y al final un guía les brinda una charla donde experimentan la sensación de moler el maíz con morteros de piedra igual que lo hacían ellos o practicar tiro al blanco con sus arcos y flechas”.

Hacer todo el recorrido con las múltiples actividades insume unos 90 minutos, porque entre otras motivaciones, el guía invita a la gente a participar de una danza ritual de la lluvia que los aborígenes realizaban, con el agregado de que pueden hacerlo ataviados y pintados como lo hacían ellos. Según explicó Segade, “hacerlo en las noches de luna llena era una de las divinidades que tenía este pueblo”.

Todo el predio está señalizado con carteles de madera que explican cada una de las estaciones, pero además informan sobre la flora y fauna autóctona que acompañaba a los Comechingones. Otra opción es hacerlo con un sistema de audio guía musicalizada. En esta época abre sus puertas todos los días de 10 a 18.

Juegos y aventuras

Para liberar la adrenalina y mover todo el cuerpo una de las opciones es subir hasta Rincón del Este y meterse en el "Complejo de Aventura Palo Alto" (ruta 5, kilómetro 3,5) donde los esperan con la tirolesa, slackline, un muro de escalada y puentes colgantes. Y si todavía tienen resto físico, se pueden alquilar unos cuatriciclos para recorrer los caminos escarpados del Rincón. Todos los días desde las 11 hasta las 18 el lugar ofrece tres diferentes circuitos: uno para chicos de 3 a 6 años, el siguiente es con juegos que van desde los 1,2 hasta los 2 metros de alto y el último es el más completo que va desde los 5 a los 9 metros, al que pueden ingresar los mayores de 12 años. La duración es de una hora y todos tienen puentes colgantes más el viaje en tirolesa. Aparte se puede acceder al muro de escalada o repetir la viaje suspendido por el cable de metal. El predio cuenta con bajada al río y ofrece además quinchos y mesas para pasar todo el día

Deportes y circo

Otro buen programa para la familia es pasar la tarde en el Parque Recreativo Municipal (avenida Libertador General San Martín - Barranca Colorada) donde se imponen los deportes de conjunto como fútbol y básquet; pero también hacer acrobacias con skate o simplemente correr y dejar volar la imaginación al aire libre con los chicos en la Plaza Saludable.

La entrada es gratis y a partir de las 17 el circo de la familia Von Pérez invita a sorprenderse y divertirse. Julián Herrera, uno de los malabaristas, contó que “es un espectáculo familiar donde mostramos destrezas, malabares, acrobacias y sobre todo mucho humor porque estamos más volcados al mundo del teatro. Hay personajes típicos como el León Banana, Dimitri el hombre fuerte, la Tía Rosita que es la conductora del espectáculo y otros estereotipos de la historia del circo”. También rescatan la esencia del circo criollo con una pequeña obra gauchesca del siglo pasado. Son cuatro los integrantes que sostienen la función y a ellos se suman alumnos de acrobacia que hacen números en telas, una banda de música que toca en vivo y otros dos bailarines y acróbatas. “Nuestra marca distintiva es que todas las funciones son distintas y no cobramos entrada, pasamos la gorra al final”, dijo Herrera. 

Escrito por Matías García Elorrio (mgarcia@eldiariodelarepublica.com)

 

Logín