eldiariodelarepublica.com
La alegría multicolor que le cambió la cara a las obras de San Luis

X

La alegría multicolor que le cambió la cara a las obras de San Luis

Con el plan “Pinta bien, pinta San Luis” el tradicional gris de las obras quedó en el olvido, la provincia suma admiradores de todo el mundo.

Mario Lange siempre tiene los pantalones pintados a mano, llenos de colores, como cada ruta, mural, puente, edificio u objeto que se le cruce delante de sus pinceles. Junto al Ministerio de Obras Públicas, y a través del plan “Pinta Bien, Pinta San Luis” el artista plástico imprimió su estilo en escuelas, hospitales y diferentes instituciones de la provincia, él dice “quiero que San Luis sea conocida por el arte, por sus magníficas obras, pero que se vean desde el cielo; que en el mapa se destaque por los colores”.

Como él piensan el ministro Felipe Tomasévich, y el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Lange contó que sin ellos jamás hubiera podido desplegar sus alas multicolor en toda la provincia.

“El proyecto surgió a principios del año pasado cuando empezamos a trabajar en el mantenimiento de los puentes y las autopistas. El gris del cemento no ayudaba mucho en la comunicación  y pensamos que una forma de generarle valor agregado era a través el arte”, explicó Tomasevich y agregó que a medida que pasaba el tiempo, organizaron concursos y fueron apareciendo más talentos. Algunos de ellos son:  Jorge “Pepo” Reynoso, Javier Navarro, Marcelo Pérez y Víctor Caravini. Además de los compañeros internacionales de barco de Lange: Ricky Crespo y Milo Lockett.

El ministro dijo que los murales son “el alma de las edificaciones, muestran la obra pública, y a través de ellos se pueden contar historias en diferentes escenarios. Además logramos bajar la taza de vandalismo en los puentes de las autopistas. Antes teníamos que estar limpiándolos frecuentemente y, desde hace un año, sólo hubo un caso”, y agregó que mientras se sigan realizando obras en la provincia los artistas seguirán pintando.

Otro de los enormes valores en el proceso de elaboración de los murales y pintadas es la participación que Lange le da a los niños y a los viejitos. “Mi arte es el de la calle, no decorativo. Hago abstracto cuando estoy solo en mi taller pero eso es para exponer en una galería; con un abuelo no lo puedo hacer, yo con ellos interactúo y hacemos trabajos que son más simples”, afirmó y añadió: “Hay que llevar el arte a todos lados. Busco que la gente vea que es sencillo pintar, que se acerque al arte, ése es mi trabajo del día a día, quiero que los chicos aprendan que es muy fácil. Solamente hay que ponerse. Es terapéutico, pintar te relaja y además el trabajo es bueno para la vista, porque usamos colores muy alegres”.

El artista plástico confesó que el secreto de lograr una buena obra está en los sentimientos, aunque su pasión lo espera en su atelier de Estancia Grande todos los días, incluyendo sábados, domingos y feriados, a partir de las 7 de la mañana. “Nos visitan turistas de todo el mundo todo el tiempo, cuando una empresa de turismo llega a San Luis van a visitarnos, saben que está abierto siempre. Ahora en vacaciones explota, pero durante el año es igual. Se ponen a pintar con nosotros. Éste es el esfuerzo de trabajo, yo no tengo el perfil de otros artistas, la producción es muy grande. Todavía la gente no conoce mis abstractos porque aún no he mostrado nada, pero ya los van a conocer”, dijo.

Lange es hijo de un albañil con el que aprendió los valores de la vida, “a los 10 años ya trabajaba con mi papá en la construcción en Entre Ríos e hice atletismo. Pero me siento tan puntano como cualquier nativo, para mí San Luis es mi sueño americano. Mi mensaje a los chicos es ese: que se puede salir de la pobreza”, expresó con una sonrisa y agregó: “Estoy super agradecido por esta oportunidad. A los hospitales y a las escuelas las pintamos gratis. El Gobernador valora lo que hacemos, pero no sólo lo ve él, lo ven cientos de turistas. Logramos que un camionero pare a sacarse una 'selfie' en un puente, no por desmerecerlo, sino porque en su rutina se fijó en el arte de San Luis. Hicimos que el arte del museo salga a la calle en un excelente nivel. En unos años se va a hablar de esto que hicimos, lo verán como una revolución”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

La alegría multicolor que le cambió la cara a las obras de San Luis

Con el plan “Pinta bien, pinta San Luis” el tradicional gris de las obras quedó en el olvido, la provincia suma admiradores de todo el mundo.

Música para mis ojos. Ni una más, ni una menos, las cien guitarras mercedinas están dibujadas en el puente de acceso a la ciudad de la Calle Angosta.

Mario Lange siempre tiene los pantalones pintados a mano, llenos de colores, como cada ruta, mural, puente, edificio u objeto que se le cruce delante de sus pinceles. Junto al Ministerio de Obras Públicas, y a través del plan “Pinta Bien, Pinta San Luis” el artista plástico imprimió su estilo en escuelas, hospitales y diferentes instituciones de la provincia, él dice “quiero que San Luis sea conocida por el arte, por sus magníficas obras, pero que se vean desde el cielo; que en el mapa se destaque por los colores”.

Como él piensan el ministro Felipe Tomasévich, y el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Lange contó que sin ellos jamás hubiera podido desplegar sus alas multicolor en toda la provincia.

“El proyecto surgió a principios del año pasado cuando empezamos a trabajar en el mantenimiento de los puentes y las autopistas. El gris del cemento no ayudaba mucho en la comunicación  y pensamos que una forma de generarle valor agregado era a través el arte”, explicó Tomasevich y agregó que a medida que pasaba el tiempo, organizaron concursos y fueron apareciendo más talentos. Algunos de ellos son:  Jorge “Pepo” Reynoso, Javier Navarro, Marcelo Pérez y Víctor Caravini. Además de los compañeros internacionales de barco de Lange: Ricky Crespo y Milo Lockett.

El ministro dijo que los murales son “el alma de las edificaciones, muestran la obra pública, y a través de ellos se pueden contar historias en diferentes escenarios. Además logramos bajar la taza de vandalismo en los puentes de las autopistas. Antes teníamos que estar limpiándolos frecuentemente y, desde hace un año, sólo hubo un caso”, y agregó que mientras se sigan realizando obras en la provincia los artistas seguirán pintando.

Otro de los enormes valores en el proceso de elaboración de los murales y pintadas es la participación que Lange le da a los niños y a los viejitos. “Mi arte es el de la calle, no decorativo. Hago abstracto cuando estoy solo en mi taller pero eso es para exponer en una galería; con un abuelo no lo puedo hacer, yo con ellos interactúo y hacemos trabajos que son más simples”, afirmó y añadió: “Hay que llevar el arte a todos lados. Busco que la gente vea que es sencillo pintar, que se acerque al arte, ése es mi trabajo del día a día, quiero que los chicos aprendan que es muy fácil. Solamente hay que ponerse. Es terapéutico, pintar te relaja y además el trabajo es bueno para la vista, porque usamos colores muy alegres”.

El artista plástico confesó que el secreto de lograr una buena obra está en los sentimientos, aunque su pasión lo espera en su atelier de Estancia Grande todos los días, incluyendo sábados, domingos y feriados, a partir de las 7 de la mañana. “Nos visitan turistas de todo el mundo todo el tiempo, cuando una empresa de turismo llega a San Luis van a visitarnos, saben que está abierto siempre. Ahora en vacaciones explota, pero durante el año es igual. Se ponen a pintar con nosotros. Éste es el esfuerzo de trabajo, yo no tengo el perfil de otros artistas, la producción es muy grande. Todavía la gente no conoce mis abstractos porque aún no he mostrado nada, pero ya los van a conocer”, dijo.

Lange es hijo de un albañil con el que aprendió los valores de la vida, “a los 10 años ya trabajaba con mi papá en la construcción en Entre Ríos e hice atletismo. Pero me siento tan puntano como cualquier nativo, para mí San Luis es mi sueño americano. Mi mensaje a los chicos es ese: que se puede salir de la pobreza”, expresó con una sonrisa y agregó: “Estoy super agradecido por esta oportunidad. A los hospitales y a las escuelas las pintamos gratis. El Gobernador valora lo que hacemos, pero no sólo lo ve él, lo ven cientos de turistas. Logramos que un camionero pare a sacarse una 'selfie' en un puente, no por desmerecerlo, sino porque en su rutina se fijó en el arte de San Luis. Hicimos que el arte del museo salga a la calle en un excelente nivel. En unos años se va a hablar de esto que hicimos, lo verán como una revolución”, concluyó.

Logín