eldiariodelarepublica.com
Una disquería que tuvo que reinventarse para no morir

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Una disquería que tuvo que reinventarse para no morir

Gabriel Hidalgo contó cómo su negocio fue mutando  a través de los años para no quedarse atrás.

Antes de ser "Laser", se llamaba "Elior". Y antes de vender insumos electrónicos, vendía discos.   Siempre estuvo sobre la calle Rivadavia a metros de Pedernera, en pleno centro de San Luis. "Laser" es el último recuerdo de las disquerías puntanas.

"Empezamos hace 25 años, y después abrimos un par de sucursales más en el centro", contó Gabriel Hidalgo, uno de los dueños de "Laser". El negocio sin dudas era rentable, además tenían regalería y vendían accesorios electrónicos, otros rubros que estuvieron en auge en los '90. "Pero hace 10 años dejamos de vender música porque no hay demanda, porque por internet podés bajar todo lo que quieras", dijo.

Como muchos otros comerciantes, Hidalgo tuvo que reinventarse. Por eso, en vez de rendirse ante el avance de la tecnología, decidió mutar de a poco el rubro de su negocio. "Nos inclinamos a los insumos para computadoras, trajimos instrumentos musicales, electrónica y car audio", detalló.

"Desde hace unos 14 años fuimos cambiando el rubro. En los últimos años se volvió muy costoso traer cds originales. Los precios subieron, y la gente dejó de comprar", recordó Hidalgo. Pero aún quedaban algunos nostálgicos, aunque no los suficientes como para que el negocio fuera redituable.

"Fue un proceso de tiempo, la venta fue bajando y se fue cambiando el rubro por otro tipo de cosas, y se empezó a vender lo que la demanda pedía, que si bien en un principio teníamos estos productos, no era nuestro fuerte", aseguró.

Sin embargo, el propietario afirmó que aún "vienen algunos  a preguntar si todavía vendemos discos, o en dónde los pueden conseguir. Ahora creo que en San Luis ya no se consiguen, excepto en Musimundo que algo tienen, sino por Mercado Libre que se pueden conseguir discos originales, pero el costo es muy alto. Salen entre $600 y $800 un cd y es una locura", opinó y agregó: "Un día vaciamos el depósito y liquidamos todos los cds. Ése fue el fin".

"Ahora vendemos aparatos para escuchar música, mucha parlantería, sistemas de audio, ya sea para el hogar o para alguien que quiere empezar como DJ o para bandas, tipo estudio que son equipos chicos para iniciarse", describió.

Y en sus planes no figura revivir aquellos años dorados cuando la música no sólo se escuchaba, sino también se tocaba, olía y leía. "Hace poco vino un proveedor a ofrecernos reproductores de vinilos, porque están reapareciendo. Me preguntó si queríamos poner en el local una bandeja tocadiscos para que probáramos y vendiéramos discos, pero lo dejamos de lado. Lo descartamos porque son muy costosos y habría que rearmarse con mucha cantidad de productos e intérpretes", explicó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Una disquería que tuvo que reinventarse para no morir

Gabriel Hidalgo contó cómo su negocio fue mutando  a través de los años para no quedarse atrás.

Antes de ser "Laser", se llamaba "Elior". Y antes de vender insumos electrónicos, vendía discos.   Siempre estuvo sobre la calle Rivadavia a metros de Pedernera, en pleno centro de San Luis. "Laser" es el último recuerdo de las disquerías puntanas.

"Empezamos hace 25 años, y después abrimos un par de sucursales más en el centro", contó Gabriel Hidalgo, uno de los dueños de "Laser". El negocio sin dudas era rentable, además tenían regalería y vendían accesorios electrónicos, otros rubros que estuvieron en auge en los '90. "Pero hace 10 años dejamos de vender música porque no hay demanda, porque por internet podés bajar todo lo que quieras", dijo.

Como muchos otros comerciantes, Hidalgo tuvo que reinventarse. Por eso, en vez de rendirse ante el avance de la tecnología, decidió mutar de a poco el rubro de su negocio. "Nos inclinamos a los insumos para computadoras, trajimos instrumentos musicales, electrónica y car audio", detalló.

"Desde hace unos 14 años fuimos cambiando el rubro. En los últimos años se volvió muy costoso traer cds originales. Los precios subieron, y la gente dejó de comprar", recordó Hidalgo. Pero aún quedaban algunos nostálgicos, aunque no los suficientes como para que el negocio fuera redituable.

"Fue un proceso de tiempo, la venta fue bajando y se fue cambiando el rubro por otro tipo de cosas, y se empezó a vender lo que la demanda pedía, que si bien en un principio teníamos estos productos, no era nuestro fuerte", aseguró.

Sin embargo, el propietario afirmó que aún "vienen algunos  a preguntar si todavía vendemos discos, o en dónde los pueden conseguir. Ahora creo que en San Luis ya no se consiguen, excepto en Musimundo que algo tienen, sino por Mercado Libre que se pueden conseguir discos originales, pero el costo es muy alto. Salen entre $600 y $800 un cd y es una locura", opinó y agregó: "Un día vaciamos el depósito y liquidamos todos los cds. Ése fue el fin".

"Ahora vendemos aparatos para escuchar música, mucha parlantería, sistemas de audio, ya sea para el hogar o para alguien que quiere empezar como DJ o para bandas, tipo estudio que son equipos chicos para iniciarse", describió.

Y en sus planes no figura revivir aquellos años dorados cuando la música no sólo se escuchaba, sino también se tocaba, olía y leía. "Hace poco vino un proveedor a ofrecernos reproductores de vinilos, porque están reapareciendo. Me preguntó si queríamos poner en el local una bandeja tocadiscos para que probáramos y vendiéramos discos, pero lo dejamos de lado. Lo descartamos porque son muy costosos y habría que rearmarse con mucha cantidad de productos e intérpretes", explicó.

Logín