eldiariodelarepublica.com
Polémica por la captura de perros callejeros en la ciudad en San Luis

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Polémica por la captura de perros callejeros en la ciudad en San Luis

La Dirección de Zoonosis los sacó de las calles por los festejos de San Luis. Un grupo de proteccionistas pide que los devuelvan a su rutina, por las malas condiciones de la canera municipal.  

La dirección de Zoonosis de la Municipalidad de San Luis, retiró de la ciudad a cinco perros callejeros, que ahora pasan sus días en la canera. Esa decisión (tomada para despejar las calles en pleno festejo de los 423 años de la provincia) hizo que un grupo de proteccionistas pusiera el grito en el cielo. Según ellos, la canera es como una cárcel, donde los animales además de estar mal alimentados mueren por  abandono. Exigen que esos cinco canes vuelvan a su vida “normal”, ya que están acostumbrados a una  rutina junto a las personas y no molestan a nadie. Raúl Martínez, director del organismo de sanidad animal, desmintió los dichos y explicó que están resguardados, castrados y a la espera de adopción. Agregó que suponen un peligro para las personas que andan en motos o en bicicletas y lanzó una invitación al lugar, para todos los que tengan dudas sobre su accionar. La misma invitación hicieron los proteccionistas, que insistieron, en que el espacio es deplorable. 
Famosa por sus denuncias en contra de la violencia animal, la proteccionista independiente Elsa Palma, dijo que los perros deben volver a la ciudad, antes de que encuentren un triste final en la canera. Aseveró que no son un factor de riesgo para las personas, porque crecieron en las calles y la gente ya los conoce. Describió el espacio donde ahora están los canes, como un hacinamiento donde es imposible vivir. Afirmó que son más de cinco los perros que fueros sacados y con esa frase puso en duda el paradero de los demás. 
El hilo conductor de todo, tuvo su inicio el fin de semana pasado, previo a los festejos del cumpleaños de San Luis. Según Martínez, para evitar disturbios en la procesión del viernes, donde había caballos y luego en la carrera de sábado, optaron por pedirle a algunas asociaciones proteccionistas que pusieran en tránsito a algunos perros. Los que quedaron rezagados (cinco, contó el director)  los atraparon ellos. 
“Los levantamos, los castramos y ahora están en etapa de post operatorio. El objetivo es que los adopten, no estamos de acuerdo con que haya una fauna urbana. Hay gente que cree que tienen que estar sueltos. Nosotros no compartimos ese concepto”, aseveró y afirmó que desde hace seis años, periodo de su gestión, jamás les faltó a los animales comida, limpieza, ni atención veterinaria. Actualmente hay más de cien residentes allí. 
No fue el mismo panorama que relató Adriana Correa, de la fundación San Francisco. “Esta sobre poblada. Los perros comen lo que pueden, porque no están separados por tamaño, ni por temperamento, entonces es como la ley del más fuerte. No tienen  un buen hábitat. Por eso a los que sacaron de la calle, hay que devolverlos”, resaltó. 
Las proteccionistas entrevistadas, describieron a Martínez como un hombre de buen trato abierto a hablar y a recibirlas, alguien “que hace lo que puede”.  No tuvieron las mismas contemplaciones con la Municipalidad, a la que responsabilizaron de las condiciones de la canera. Correa lanzó que si Martínez no los deja salir, es por orden directa de arriba. “Ya sabemos que a Ponce no le gustan los perros en la calle”, anunció. Nelly Martinuk, otra defensora de las mascotas y además abogada, dijo: “No sé si el intendente conoce la situación, porque nunca lo vi ahí. Si pienso que deberían dejarlos afuera, porque son perros comunitarios. Es más, la Municipalidad debería hacerse cargo de ellos, ya que administra el dinero del pueblo. Un espacio pequeño donde pasan calor y frío, no es hogar”, finalizó. 
Ninguna de las mujeres consideró que la posible vuelta de los canes a las calles sea un peligro. El que si lo cree así, es el director de Zoonosis, que subrayó que hay que ver el alto índice de mordeduras para tener otra mirada. Expuso que no los devolverá y que espera que aparezca una familia para cada uno. 

Antecedentes negativos 
Hace unas semanas, el  ataque de un perro callejero a alumnos del ex Colegio Nacional suscitó una polémica entre proteccionistas y padres de los estudiantes involucrados en el incidente. El hecho ocurrió en plena mañana. Verónica Nezuk, madre de unos de los chicos de 12 años atacado, le contó a El Diario de la República, que el can, con una actitud agresiva quedó encerrado en la sala y comenzó a morder a los chicos, que asustados , se subieron arriba de las sillas. Su hijo no fue tan rápido y recibió un mordiscón en el pie derecho. Al ver que el perro no dejaba al adolescente, sus compañeros golpearon al animal y pudieron liberarle el pie. “Le sacó un pedazo”, afirmó la madre. Otros 4 alumnos también sufrieron heridas, aseguró.
Todo tuvo su final cuando  intervino la policía, a los pocos minutos, para llevarse al animal a Zoonosis, donde actuó el  “protocolo antirrábico”. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Polémica por la captura de perros callejeros en la ciudad en San Luis

La Dirección de Zoonosis los sacó de las calles por los festejos de San Luis. Un grupo de proteccionistas pide que los devuelvan a su rutina, por las malas condiciones de la canera municipal.  

Para que los cinco queden afuera la alternativa que dejó Martínez es la adopción. 

La dirección de Zoonosis de la Municipalidad de San Luis, retiró de la ciudad a cinco perros callejeros, que ahora pasan sus días en la canera. Esa decisión (tomada para despejar las calles en pleno festejo de los 423 años de la provincia) hizo que un grupo de proteccionistas pusiera el grito en el cielo. Según ellos, la canera es como una cárcel, donde los animales además de estar mal alimentados mueren por  abandono. Exigen que esos cinco canes vuelvan a su vida “normal”, ya que están acostumbrados a una  rutina junto a las personas y no molestan a nadie. Raúl Martínez, director del organismo de sanidad animal, desmintió los dichos y explicó que están resguardados, castrados y a la espera de adopción. Agregó que suponen un peligro para las personas que andan en motos o en bicicletas y lanzó una invitación al lugar, para todos los que tengan dudas sobre su accionar. La misma invitación hicieron los proteccionistas, que insistieron, en que el espacio es deplorable. 
Famosa por sus denuncias en contra de la violencia animal, la proteccionista independiente Elsa Palma, dijo que los perros deben volver a la ciudad, antes de que encuentren un triste final en la canera. Aseveró que no son un factor de riesgo para las personas, porque crecieron en las calles y la gente ya los conoce. Describió el espacio donde ahora están los canes, como un hacinamiento donde es imposible vivir. Afirmó que son más de cinco los perros que fueros sacados y con esa frase puso en duda el paradero de los demás. 
El hilo conductor de todo, tuvo su inicio el fin de semana pasado, previo a los festejos del cumpleaños de San Luis. Según Martínez, para evitar disturbios en la procesión del viernes, donde había caballos y luego en la carrera de sábado, optaron por pedirle a algunas asociaciones proteccionistas que pusieran en tránsito a algunos perros. Los que quedaron rezagados (cinco, contó el director)  los atraparon ellos. 
“Los levantamos, los castramos y ahora están en etapa de post operatorio. El objetivo es que los adopten, no estamos de acuerdo con que haya una fauna urbana. Hay gente que cree que tienen que estar sueltos. Nosotros no compartimos ese concepto”, aseveró y afirmó que desde hace seis años, periodo de su gestión, jamás les faltó a los animales comida, limpieza, ni atención veterinaria. Actualmente hay más de cien residentes allí. 
No fue el mismo panorama que relató Adriana Correa, de la fundación San Francisco. “Esta sobre poblada. Los perros comen lo que pueden, porque no están separados por tamaño, ni por temperamento, entonces es como la ley del más fuerte. No tienen  un buen hábitat. Por eso a los que sacaron de la calle, hay que devolverlos”, resaltó. 
Las proteccionistas entrevistadas, describieron a Martínez como un hombre de buen trato abierto a hablar y a recibirlas, alguien “que hace lo que puede”.  No tuvieron las mismas contemplaciones con la Municipalidad, a la que responsabilizaron de las condiciones de la canera. Correa lanzó que si Martínez no los deja salir, es por orden directa de arriba. “Ya sabemos que a Ponce no le gustan los perros en la calle”, anunció. Nelly Martinuk, otra defensora de las mascotas y además abogada, dijo: “No sé si el intendente conoce la situación, porque nunca lo vi ahí. Si pienso que deberían dejarlos afuera, porque son perros comunitarios. Es más, la Municipalidad debería hacerse cargo de ellos, ya que administra el dinero del pueblo. Un espacio pequeño donde pasan calor y frío, no es hogar”, finalizó. 
Ninguna de las mujeres consideró que la posible vuelta de los canes a las calles sea un peligro. El que si lo cree así, es el director de Zoonosis, que subrayó que hay que ver el alto índice de mordeduras para tener otra mirada. Expuso que no los devolverá y que espera que aparezca una familia para cada uno. 

Antecedentes negativos 
Hace unas semanas, el  ataque de un perro callejero a alumnos del ex Colegio Nacional suscitó una polémica entre proteccionistas y padres de los estudiantes involucrados en el incidente. El hecho ocurrió en plena mañana. Verónica Nezuk, madre de unos de los chicos de 12 años atacado, le contó a El Diario de la República, que el can, con una actitud agresiva quedó encerrado en la sala y comenzó a morder a los chicos, que asustados , se subieron arriba de las sillas. Su hijo no fue tan rápido y recibió un mordiscón en el pie derecho. Al ver que el perro no dejaba al adolescente, sus compañeros golpearon al animal y pudieron liberarle el pie. “Le sacó un pedazo”, afirmó la madre. Otros 4 alumnos también sufrieron heridas, aseguró.
Todo tuvo su final cuando  intervino la policía, a los pocos minutos, para llevarse al animal a Zoonosis, donde actuó el  “protocolo antirrábico”. 

Logín