eldiariodelarepublica.com
Comerciantes se quejan por un impuesto a las nuevas veredas

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Comerciantes se quejan por un impuesto a las nuevas veredas

Es una tasa de $350 por metro cuadrado que aplica la Comuna por la semipeatonalización y peatonalización.

"Por mes, por diez años, son casi cien mil pesos por una vereda. Una barbaridad”, dijo Leonardo, que atiende su negocio Regionales Jofré, por Rivadavia frente a plaza Pringles. Él es uno de los comerciantes que comenzaron a recibir desde este mes y de manera retroactiva desde junio, un nuevo impuesto municipal. “Mejoramiento de veredas”, que cuesta alrededor de 350 pesos el metro cuadrado y que incluye todos los sectores del centro de la ciudad que fueron refaccionadas por el Municipio y que alcanzan Junín, Pringles, San Martín y Rivadavia alrededor de plaza Pringles, Ayacucho y avenida Illia.

En un relevamiento que hizo El Diario de la República, muchos comerciantes aún no recibían la boleta, aunque muchos admitieron que delegan dichas responsabilidades a las inmobiliarias a las que les que alquilan los locales.

Sin embargo, los dueños de una joyería que queda por Pringles, no habían sido notificados del nuevo impuesto y solo pagaban el resto de los tarifas municipales más el canon habitual para la habilitación anual. Lo mismo sucedió en una tienda de ropa para niños que queda por Rivadavia, frente al Banco Hipotecario. Y esto se repitió en otra relojería que queda en la peatonal, a metros de la esquina con Ayacucho y en un comercio de fotografía y fotocopias que queda a metros del Registro Civil. No sabían del nuevo impuesto y no les había llegado ninguna boleta.

“Es una barbaridad, para eso las hago yo. No es más que una vereda y un contrapiso. No nos avisaron, ni nos dijeron nada de que iban cobrar por la vereda”, dijo el comerciante, que recibió una boleta con costo mensual de 720 pesos.

Su mujer, Ana, tiene también una tienda de regionales que queda por Pringles y Colón. Ella paga 350 pesos por mes y por 120 cuotas, la vereda de la esquina de su negocio le costará  42 mil pesos. “Lo hicieron en campaña y quisieron mejorar las veredas. Me gustaría que al menos la limpien de noche, ya que a la mañana es muy concurrida la esquina y no podemos. Está toda sucia”, comentó.

Juan, que atiende Papelería Anello, en Belgrano y casi Colón, dice que aún no ha pagado las boletas del retroactivo. “No hay limpieza. Todos los chicles quedan pegados y nadie los levanta”, afirmó. "Una máquina que solía pasar con agua a presión y rodillos de metal ya no circula por las noches del centro puntano", apuntó otro comerciante de la zona.

Quien peor parte parece llevarse del trato es Pablo Anello, uno de los propietarios de la centenaria librería que lleva el apellido familiar y que queda en Colón y Belgrano.  Paga 363 pesos por mes desde hace tres meses, no fue notificado del cobro hasta que le llegó la boleta, no sabe de cuántas cuotas se trata y la obra terminó perjudicando a su negocio.

“La obra es un choreo”, dijo enojado. “Hicieron las veredas y las rompieron en dos oportunidades, primero para hacer los accesos en las esquinas de discapacitados y la segunda vez para poner los árboles. Además se estacionan en la calle, que quedó muy angosta”, enumeró.

Durante la temporada de lluvias la mala construcción de la obra comenzó a perjudicar las mismas paredes del tradicional negocio. “Los desagües que instalaron no están conectados. Los canales se llenan y el agua se rebalsa. Se inundaba el negocio y tuve que comprar una compuerta”, describió. La humedad hizo que las paredes se comenzarán a corroer tanto en el exterior como en el subsuelo del negocio.

Cuotas iguales y consecutivas

La primera cuota de las veredas venció el 15 de julio, indicó Emiliano Fernández, director de Ingresos Públicos de la Municipalidad.

El funcionario negó que no se informara sobre el cobro de las veredas y aseguró que se hizo una campaña de difusión. “La mayoría de los lugares donde se hicieron las veredas son ocupadas por comerciantes. Casi todos estaban al tanto. Estaba planificado que saliera el año pasado pero por distintos motivos no se pudo hacer”, afirmó.

“Probablemente hayan quedado sectores que no se les ha informado que en julio era la primera cuota, pero no es todo el centro. No hemos recibido gran cantidad de quejas. Tenemos muchas personas con una buena contribución, porque saben que es un embellecimiento de la ciudad e incrementa el valor del inmueble en que son propietarios”, remarcó.

Para Fernández el costo promedio de metro cuadrado de peatonal se estima en aproximadamente 42 mil pesos, por diez años. Esto es porque el pago lo hacen dos frentistas de cada lado y no se toma en cuenta la vieja calzada, que es pública. Sobre posibles actualizaciones de la tarifa afirmó que “son 120 cuotas iguales y consecutivas. Sólo va generar interés por mora luego de pagar fuera de fecha. 120 cuotas de 320 pesos no es tan elevado, desde el punto de vista de la financiación”.

Sobre el reclamo de la suciedad de las veredas afirmó que "es válido y lo haré llegar al área de higiene urbana".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Comerciantes se quejan por un impuesto a las nuevas veredas

Es una tasa de $350 por metro cuadrado que aplica la Comuna por la semipeatonalización y peatonalización.

A recaudar. El municipio asegura que notificó a los  comerciantes del cobro de las nuevas veredas.

"Por mes, por diez años, son casi cien mil pesos por una vereda. Una barbaridad”, dijo Leonardo, que atiende su negocio Regionales Jofré, por Rivadavia frente a plaza Pringles. Él es uno de los comerciantes que comenzaron a recibir desde este mes y de manera retroactiva desde junio, un nuevo impuesto municipal. “Mejoramiento de veredas”, que cuesta alrededor de 350 pesos el metro cuadrado y que incluye todos los sectores del centro de la ciudad que fueron refaccionadas por el Municipio y que alcanzan Junín, Pringles, San Martín y Rivadavia alrededor de plaza Pringles, Ayacucho y avenida Illia.

En un relevamiento que hizo El Diario de la República, muchos comerciantes aún no recibían la boleta, aunque muchos admitieron que delegan dichas responsabilidades a las inmobiliarias a las que les que alquilan los locales.

Sin embargo, los dueños de una joyería que queda por Pringles, no habían sido notificados del nuevo impuesto y solo pagaban el resto de los tarifas municipales más el canon habitual para la habilitación anual. Lo mismo sucedió en una tienda de ropa para niños que queda por Rivadavia, frente al Banco Hipotecario. Y esto se repitió en otra relojería que queda en la peatonal, a metros de la esquina con Ayacucho y en un comercio de fotografía y fotocopias que queda a metros del Registro Civil. No sabían del nuevo impuesto y no les había llegado ninguna boleta.

“Es una barbaridad, para eso las hago yo. No es más que una vereda y un contrapiso. No nos avisaron, ni nos dijeron nada de que iban cobrar por la vereda”, dijo el comerciante, que recibió una boleta con costo mensual de 720 pesos.

Su mujer, Ana, tiene también una tienda de regionales que queda por Pringles y Colón. Ella paga 350 pesos por mes y por 120 cuotas, la vereda de la esquina de su negocio le costará  42 mil pesos. “Lo hicieron en campaña y quisieron mejorar las veredas. Me gustaría que al menos la limpien de noche, ya que a la mañana es muy concurrida la esquina y no podemos. Está toda sucia”, comentó.

Juan, que atiende Papelería Anello, en Belgrano y casi Colón, dice que aún no ha pagado las boletas del retroactivo. “No hay limpieza. Todos los chicles quedan pegados y nadie los levanta”, afirmó. "Una máquina que solía pasar con agua a presión y rodillos de metal ya no circula por las noches del centro puntano", apuntó otro comerciante de la zona.

Quien peor parte parece llevarse del trato es Pablo Anello, uno de los propietarios de la centenaria librería que lleva el apellido familiar y que queda en Colón y Belgrano.  Paga 363 pesos por mes desde hace tres meses, no fue notificado del cobro hasta que le llegó la boleta, no sabe de cuántas cuotas se trata y la obra terminó perjudicando a su negocio.

“La obra es un choreo”, dijo enojado. “Hicieron las veredas y las rompieron en dos oportunidades, primero para hacer los accesos en las esquinas de discapacitados y la segunda vez para poner los árboles. Además se estacionan en la calle, que quedó muy angosta”, enumeró.

Durante la temporada de lluvias la mala construcción de la obra comenzó a perjudicar las mismas paredes del tradicional negocio. “Los desagües que instalaron no están conectados. Los canales se llenan y el agua se rebalsa. Se inundaba el negocio y tuve que comprar una compuerta”, describió. La humedad hizo que las paredes se comenzarán a corroer tanto en el exterior como en el subsuelo del negocio.

Cuotas iguales y consecutivas

La primera cuota de las veredas venció el 15 de julio, indicó Emiliano Fernández, director de Ingresos Públicos de la Municipalidad.

El funcionario negó que no se informara sobre el cobro de las veredas y aseguró que se hizo una campaña de difusión. “La mayoría de los lugares donde se hicieron las veredas son ocupadas por comerciantes. Casi todos estaban al tanto. Estaba planificado que saliera el año pasado pero por distintos motivos no se pudo hacer”, afirmó.

“Probablemente hayan quedado sectores que no se les ha informado que en julio era la primera cuota, pero no es todo el centro. No hemos recibido gran cantidad de quejas. Tenemos muchas personas con una buena contribución, porque saben que es un embellecimiento de la ciudad e incrementa el valor del inmueble en que son propietarios”, remarcó.

Para Fernández el costo promedio de metro cuadrado de peatonal se estima en aproximadamente 42 mil pesos, por diez años. Esto es porque el pago lo hacen dos frentistas de cada lado y no se toma en cuenta la vieja calzada, que es pública. Sobre posibles actualizaciones de la tarifa afirmó que “son 120 cuotas iguales y consecutivas. Sólo va generar interés por mora luego de pagar fuera de fecha. 120 cuotas de 320 pesos no es tan elevado, desde el punto de vista de la financiación”.

Sobre el reclamo de la suciedad de las veredas afirmó que "es válido y lo haré llegar al área de higiene urbana".

Logín