eldiariodelarepublica.com
Harán pericia psicológica a la madre de Florencia Di Marco

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Harán pericia psicológica a la madre de Florencia Di Marco

Será la última prueba de la etapa de instrucción. Cuando el estudio esté listo, pasarán el caso al fiscal. Luego irá a juicio.

Una pericia psicológica para Carina Di Marco, madre de Florencia Di Marco, será la última prueba que van a incorporar, antes de que el caso vaya a juicio oral, en la investigación por los abusos que sufrió la nena de 12 años, violada y asesinada por su padrastro, Lucas Matías Gómez, la madrugada del miércoles 22 de marzo de este año.

La jueza Penal 3 de San Luis, Virginia Palacios, clausuró el jueves la instrucción, la primera etapa de la investigación, le confirmó ayer la magistrado a El Diario de la República. Lo que sigue es que le pase el expediente al agente fiscal, Esteban Roche, para que haga la acusación contra Di Marco, acusada de ser partícipe en los abusos cometidos por Gómez. Luego la causa será elevada para que una de las Cámaras del Crimen la juzgue.

El tribunal solo tendrá que determinar la responsabilidad de la mujer, ya que la causa contra Gómez no continúa: el hombre se suicidó en la cárcel de “Pampa de las Salinas”, en La Botija, el 10 de mayo.

En este caso, el pase del expediente a la fiscalía de instrucción no va a ser inmediato. La jueza Palacios hizo lugar al pedido de la abogada de Di Marco, Karina Mantelli, de que le hagan una pericia psicológica a la acusada. Y ordenó que recién cuando se incorpore ese estudio, le remitan el sumario a Roche.

Mantelli también le había pedido que ordenara una autopsia psicológica de Gómez. Es decir, que una junta de especialistas analizara los informes médicos y psicológicos, los testimonios y otras pruebas y estableciera un perfil del violador.

El propósito de la defensora era obtener un informe que respalde su idea de presentar a Di Marco, ante el tribunal que la juzgue, como una víctima más de la conducta abusiva y violenta de Lucas Gómez, como una mujer sometida que no tenía herramientas para evitar que su hija fuera abusada por el padrastro.

La jueza no autorizó ese estudio.

Carina Valeria Di Marco está detenida con prisión preventiva y procesada como supuesta partícipe necesaria no de la violación y el asesinato de su hija, sino de los abusos previos que la nena había sufrido, no solo en San Luis, sino en Mendoza, su provincia de origen. La pareja se radicó en San Luis a mediados de 2016, con los dos hijos que tenían en común y con Florencia, la hija mayor de Di Marco.

Cuando Gómez cometió la última agresión sexual contra su hijastra y la mató, la madre de Florencia llevaba un día internada en la Maternidad Provincial “Doctora Teresita Baigorria”, donde dio a luz el tercer hijo que tuvo con Gómez.

 

Maestras en la mira

La mujer será juzgada en San Luis. Pero la Justicia de Mendoza tiene abierta otra investigación, para determinar la responsabilidad de las maestras de la escuela “Florentino Ameghino”, de Palmira, a la que asistió Florencia hasta el primer semestre de 2016.

Las últimas pruebas que la jueza Palacios incorporó al expediente en las últimas semanas –declaraciones testimoniales, un audio, informes de la división Homicidios de San Luis y de una fiscalía mendocina– fortalecieron la idea que esas docentes sabían que la nena era abusada por su padrastro, que se lo hicieron saber a Carina Di Marco, pero no hicieron nada para impedir que siguiera ocurriendo.

A raíz de las sospechas sobre la madre de Florencia y las maestras, ya en el inicio de la investigación la jueza Palacios acordó con el fiscal 12 de Mendoza, Martín Scatareggi, un trabajo conjunto para dilucidar la responsabilidad de Di Marco y de las docentes. E intercambiar compulsas, es decir, copias, de todo el material que cada uno recolectara.

El lunes pasado, una brigada de Homicidios, de San Luis, viajó a Mendoza comisionada por Palacios, para llevar a la fiscalía de San Martín una copia de la última parte del expediente, la que contiene las pruebas referidas a los acontecimientos ocurridos cuando Florencia y su familia vivían en Pamira.

Con ese material, el fiscal mendocino ya podrá evaluar si a las maestras y a la directora de la escuela les cabe una responsabilidad penal relacionada con los abusos que sufrió la nena.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Harán pericia psicológica a la madre de Florencia Di Marco

Será la última prueba de la etapa de instrucción. Cuando el estudio esté listo, pasarán el caso al fiscal. Luego irá a juicio.

Sonrisas de otras épocas. Di Marco y Gómez, la madre y el padrastro. 

Una pericia psicológica para Carina Di Marco, madre de Florencia Di Marco, será la última prueba que van a incorporar, antes de que el caso vaya a juicio oral, en la investigación por los abusos que sufrió la nena de 12 años, violada y asesinada por su padrastro, Lucas Matías Gómez, la madrugada del miércoles 22 de marzo de este año.

La jueza Penal 3 de San Luis, Virginia Palacios, clausuró el jueves la instrucción, la primera etapa de la investigación, le confirmó ayer la magistrado a El Diario de la República. Lo que sigue es que le pase el expediente al agente fiscal, Esteban Roche, para que haga la acusación contra Di Marco, acusada de ser partícipe en los abusos cometidos por Gómez. Luego la causa será elevada para que una de las Cámaras del Crimen la juzgue.

El tribunal solo tendrá que determinar la responsabilidad de la mujer, ya que la causa contra Gómez no continúa: el hombre se suicidó en la cárcel de “Pampa de las Salinas”, en La Botija, el 10 de mayo.

En este caso, el pase del expediente a la fiscalía de instrucción no va a ser inmediato. La jueza Palacios hizo lugar al pedido de la abogada de Di Marco, Karina Mantelli, de que le hagan una pericia psicológica a la acusada. Y ordenó que recién cuando se incorpore ese estudio, le remitan el sumario a Roche.

Mantelli también le había pedido que ordenara una autopsia psicológica de Gómez. Es decir, que una junta de especialistas analizara los informes médicos y psicológicos, los testimonios y otras pruebas y estableciera un perfil del violador.

El propósito de la defensora era obtener un informe que respalde su idea de presentar a Di Marco, ante el tribunal que la juzgue, como una víctima más de la conducta abusiva y violenta de Lucas Gómez, como una mujer sometida que no tenía herramientas para evitar que su hija fuera abusada por el padrastro.

La jueza no autorizó ese estudio.

Carina Valeria Di Marco está detenida con prisión preventiva y procesada como supuesta partícipe necesaria no de la violación y el asesinato de su hija, sino de los abusos previos que la nena había sufrido, no solo en San Luis, sino en Mendoza, su provincia de origen. La pareja se radicó en San Luis a mediados de 2016, con los dos hijos que tenían en común y con Florencia, la hija mayor de Di Marco.

Cuando Gómez cometió la última agresión sexual contra su hijastra y la mató, la madre de Florencia llevaba un día internada en la Maternidad Provincial “Doctora Teresita Baigorria”, donde dio a luz el tercer hijo que tuvo con Gómez.

 

Maestras en la mira

La mujer será juzgada en San Luis. Pero la Justicia de Mendoza tiene abierta otra investigación, para determinar la responsabilidad de las maestras de la escuela “Florentino Ameghino”, de Palmira, a la que asistió Florencia hasta el primer semestre de 2016.

Las últimas pruebas que la jueza Palacios incorporó al expediente en las últimas semanas –declaraciones testimoniales, un audio, informes de la división Homicidios de San Luis y de una fiscalía mendocina– fortalecieron la idea que esas docentes sabían que la nena era abusada por su padrastro, que se lo hicieron saber a Carina Di Marco, pero no hicieron nada para impedir que siguiera ocurriendo.

A raíz de las sospechas sobre la madre de Florencia y las maestras, ya en el inicio de la investigación la jueza Palacios acordó con el fiscal 12 de Mendoza, Martín Scatareggi, un trabajo conjunto para dilucidar la responsabilidad de Di Marco y de las docentes. E intercambiar compulsas, es decir, copias, de todo el material que cada uno recolectara.

El lunes pasado, una brigada de Homicidios, de San Luis, viajó a Mendoza comisionada por Palacios, para llevar a la fiscalía de San Martín una copia de la última parte del expediente, la que contiene las pruebas referidas a los acontecimientos ocurridos cuando Florencia y su familia vivían en Pamira.

Con ese material, el fiscal mendocino ya podrá evaluar si a las maestras y a la directora de la escuela les cabe una responsabilidad penal relacionada con los abusos que sufrió la nena.

Logín