eldiariodelarepublica.com
Rock, frío y cumbia canchera en un día con poco de primaveral

Escuchanos EN VIVO!
X

Rock, frío y cumbia canchera en un día con poco de primaveral

foto
video

Miles de estudiantes recibieron su día en el centro histórico de las celebraciones adolescentes.

Rodeados de un clima más otoñal que primaveral, los estudiantes recibieron su día y la estación del amor con la música de Turf, Los Totora y Coti Sorokin, luego de una jornada en la que la recomendación fue pasar más tiempo en las carpas o en las cabañas que al aire libre.

Fueron las nubes, un fresco incesante y algunas gotitas de lluvia los elementos climáticos que predominaron ayer en El Trapiche, epicentro histórico de los festejos por el Día del Estudiante, más por la suspensión de la reunión que estaba prevista en el Parque de las Naciones para los chicos que no viajaron.

Sin embargo, a la hora de los recitales el frío cedió y algunos chicos los disfrutaron en mangas cortas.

Los primeros minutos de hoy en El Trapiche fueron recibidos por otra lluvia, más colorida y definitiva, y otros estruendos, menos atemorizantes. Los fuegos artificiales se adueñaron del cielo en el predio de la hostería de la localidad, donde una gran cantidad de chicos se reunieron convocados por la música y las flores.

Por el clima, el mate, en menor medida el café y el té dominaron la escena en lugar de bebidas más típicas de un picnic. Aunque el punto central fue el rock.

A las cinco de la tarde, los chicos comenzaron a convocarse en el espacio abierto de la hostería, donde se realizaron las actividades más importantes. Un esforzado animador organizó sorteos para los presentes y trató de mantener la atención esporádicamente, mientras las charlas y las risotadas primaverales dominaban la escena.

Una escuela de Buena Esperanza y otra de Justo Daract fueron las más favorecidas en un juego que consistía en subir al escenario con el buzo de una promoción de una localidad que no fuera la suya. Ganaron un viaje a Camboriú.

El programa artístico de ayer era eminentemente rockero, desde los grupos locales. Cold Caribe, un colorido combo de ska, reggae y otros ritmos alegres, aparecían como la propuesta ideal para un día primaveral. Los chicos hicieron lo suyo, pero el clima daba un marco más patagónico que caribeño.

La otra banda local que afrontó el público estudiantil fue La Yugular, un grupo que experimentó un notable crecimiento y una capacidad de convocatoria gracias a las canciones de Los Redonditos de Ricota, que representan con suma fidelidad.

Cuando la noche ya estaba definitivamente instalada, un Dj empezó con la musicalización de una jornada que tenía, a esa altura, todas las promesas que luego iría a cumplir.

El ritmo empezó a cambiar cerca de las 21 con Turf, el quinteto que volvió rehabilitado a la provincia, con disco recién editado, un recital muy promocionado a principios de mes en Buenos Aires y las ganas de ser, nuevamente, la banda convocante que fue en sus primeros años.

Para conseguirlo, Joaquín Levinton reunió a la formación original, compuso nuevas canciones con la frescura de sus inicios y reformuló los clásicos.

Luego fue el turno de Coti Sorokin, el único solista del festival que termina hoy. El autor de “Color esperanza” derrochó su simpatía y sus canciones plenamente exitosas ante las sonrisas de los chicos, abrazados ante la llegada de la estación especial.

Al cierre de esta edición, ya después de la medianoche, Los Totora destilaron su cumbia platense hasta pasada la una de la mañana.

Hoy, como broche de oro, las reuniones en la hostería terminarán con recitales del Grupo Menta, La Khumbao, Tranka Style y Los Tipitos. El encuentro fue promocionado como "la mejor primavera de tu vida". Además, el cronograma organizado por la Secretaria de la Juventud incluye espacios de esparcimiento, shows de fuegos artificiales y sorteos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Rock, frío y cumbia canchera en un día con poco de primaveral

Fotos: Luciana Gismondi. 

Miles de estudiantes recibieron su día en el centro histórico de las celebraciones adolescentes.

Rodeados de un clima más otoñal que primaveral, los estudiantes recibieron su día y la estación del amor con la música de Turf, Los Totora y Coti Sorokin, luego de una jornada en la que la recomendación fue pasar más tiempo en las carpas o en las cabañas que al aire libre.

Fueron las nubes, un fresco incesante y algunas gotitas de lluvia los elementos climáticos que predominaron ayer en El Trapiche, epicentro histórico de los festejos por el Día del Estudiante, más por la suspensión de la reunión que estaba prevista en el Parque de las Naciones para los chicos que no viajaron.

Sin embargo, a la hora de los recitales el frío cedió y algunos chicos los disfrutaron en mangas cortas.

Los primeros minutos de hoy en El Trapiche fueron recibidos por otra lluvia, más colorida y definitiva, y otros estruendos, menos atemorizantes. Los fuegos artificiales se adueñaron del cielo en el predio de la hostería de la localidad, donde una gran cantidad de chicos se reunieron convocados por la música y las flores.

Por el clima, el mate, en menor medida el café y el té dominaron la escena en lugar de bebidas más típicas de un picnic. Aunque el punto central fue el rock.

A las cinco de la tarde, los chicos comenzaron a convocarse en el espacio abierto de la hostería, donde se realizaron las actividades más importantes. Un esforzado animador organizó sorteos para los presentes y trató de mantener la atención esporádicamente, mientras las charlas y las risotadas primaverales dominaban la escena.

Una escuela de Buena Esperanza y otra de Justo Daract fueron las más favorecidas en un juego que consistía en subir al escenario con el buzo de una promoción de una localidad que no fuera la suya. Ganaron un viaje a Camboriú.

El programa artístico de ayer era eminentemente rockero, desde los grupos locales. Cold Caribe, un colorido combo de ska, reggae y otros ritmos alegres, aparecían como la propuesta ideal para un día primaveral. Los chicos hicieron lo suyo, pero el clima daba un marco más patagónico que caribeño.

La otra banda local que afrontó el público estudiantil fue La Yugular, un grupo que experimentó un notable crecimiento y una capacidad de convocatoria gracias a las canciones de Los Redonditos de Ricota, que representan con suma fidelidad.

Cuando la noche ya estaba definitivamente instalada, un Dj empezó con la musicalización de una jornada que tenía, a esa altura, todas las promesas que luego iría a cumplir.

El ritmo empezó a cambiar cerca de las 21 con Turf, el quinteto que volvió rehabilitado a la provincia, con disco recién editado, un recital muy promocionado a principios de mes en Buenos Aires y las ganas de ser, nuevamente, la banda convocante que fue en sus primeros años.

Para conseguirlo, Joaquín Levinton reunió a la formación original, compuso nuevas canciones con la frescura de sus inicios y reformuló los clásicos.

Luego fue el turno de Coti Sorokin, el único solista del festival que termina hoy. El autor de “Color esperanza” derrochó su simpatía y sus canciones plenamente exitosas ante las sonrisas de los chicos, abrazados ante la llegada de la estación especial.

Al cierre de esta edición, ya después de la medianoche, Los Totora destilaron su cumbia platense hasta pasada la una de la mañana.

Hoy, como broche de oro, las reuniones en la hostería terminarán con recitales del Grupo Menta, La Khumbao, Tranka Style y Los Tipitos. El encuentro fue promocionado como "la mejor primavera de tu vida". Además, el cronograma organizado por la Secretaria de la Juventud incluye espacios de esparcimiento, shows de fuegos artificiales y sorteos.

Logín