eldiariodelarepublica.com
Ya más de cien puntanos se han autoexcluido de los casinos

Escuchanos EN VIVO!
X

Ya más de cien puntanos se han autoexcluido de los casinos

Son personas que de manera voluntaria pidieron que se les prohíba el acceso a las salas por su adicción al juego. Deben completar un formulario. Además reciben asistencia profesional.

Muchas veces por pedido de un familiar, un amigo o por voluntad propia algunas personas con adicción al juego toman la decisión de autoexcluirse de los casinos para poder limitar sus apuestas o dejar de hacerlo. En San Luis desde 2010 existe esta posibilidad y  hoy hay más de 100 personas que integran esta lista. Así lo aseguraron desde el Programa Integral de Juego Responsables conformado por La Caja Social, Grupo Slots y la Fundación Acción Social (FAS)

“Cualquiera que vaya a la sala de los casinos y considere que tiene un problema con el juego puede pedir voluntariamente el formulario”, dijo José María Jantus, gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Slots, quien precisó que una vez firmado no se les permite el acceso por dos años y es irrevocable. “Se les pide una foto 4x4 para que cuando intenten ingresar el personal pueda identificarlos y así pedirles que se retiren de las instalaciones”.

Según Jantus, otro de los requisitos para completar el trámite es llevar una fotocopia del documento de identidad y deben ir acompañados por un familiar o responsable. “Cuando esto sucede la información se manda a todos los casinos de la provincia para que estén advertidos y tomen conocimiento. En el mismo documento dice que será llamado por un profesional de FAS (Fundación de Acción Social), quienes les brindarán ayuda para comenzar un tratamiento. Esto se va actualizando todos los meses”, comentó.

“Desde la fundación nos ponemos en contacto para saber cómo se encuentran, ofrecerles asesoramiento y terapia”, manifestó Matías Seguel, psicólogo y miembro de FAS, quien detalló que para el jugador o la persona que cree tener problemas con el juego la autoexclusión no es la solución, sino que sirve como una herramienta. “En muchas oportunidades los mismos jugadores creen que con no poder entrar a la sala ya tienen resuelto el problema. Pero cuando hay una adicción esto sólo no sirve, y van a intentar ingresar de cualquier manera”.

Otra de las cosas que remarcó Seguel es que “en algunos casos cuando la decisión es impulsada por las familias los mismos jugadores llevan una foto que no está actualizada y de esta manera quieren pasar desapercibidos. Otros cambian de fisonomía y su apariencia”, expresó el psicólogo, quien también comentó que cuando se dan cuenta en la empresa lo que está sucediendo toman medidas más rigurosas. “Los mismos allegados alertan sobre esta situación”, contó.

Según el psicólogo, la ludopatía es una adicción a los juegos de azar en donde intervienen las apuestas. “Algunos de los primeros indicios es que la persona no pueda parar de jugar. Otro es que en su lugar de esparcimiento buscan ganar dinero y si lo pierden lo quieren recuperar”, manifestó el especialista y precisó que las personas también empiezan a mentir y a ocultar sus acciones. "Cuando dejan de lado otras cosas solamente por ir a jugar empezamos a pensar que hay un problema”, aseguró.

El especialista aseguró que todos los casinos tiene que tener en la mesa de entrada el formulario de la autoexclusión para que las personas lo puedan solicitar. “Sí lo completan es un primer paso para reflexionar y darse cuenta de que algo está ocurriendo. Pueden acercarse a la institución, no necesariamente tiene que haber una adicción para consultar, sino que se puede empezar de a poco”, concluyó.

Para cualquier consulta o duda pueden comunicarse de modo anónimo con la fundación al  4442212 en donde se les brindará todo el asesoramiento correspondiente.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ya más de cien puntanos se han autoexcluido de los casinos

Son personas que de manera voluntaria pidieron que se les prohíba el acceso a las salas por su adicción al juego. Deben completar un formulario. Además reciben asistencia profesional.

Azar. Ruletas, tragamonedas y póquer son algunos de los juegos más populares entre los adictos. Foto: Shutterstock.

Muchas veces por pedido de un familiar, un amigo o por voluntad propia algunas personas con adicción al juego toman la decisión de autoexcluirse de los casinos para poder limitar sus apuestas o dejar de hacerlo. En San Luis desde 2010 existe esta posibilidad y  hoy hay más de 100 personas que integran esta lista. Así lo aseguraron desde el Programa Integral de Juego Responsables conformado por La Caja Social, Grupo Slots y la Fundación Acción Social (FAS)

“Cualquiera que vaya a la sala de los casinos y considere que tiene un problema con el juego puede pedir voluntariamente el formulario”, dijo José María Jantus, gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Slots, quien precisó que una vez firmado no se les permite el acceso por dos años y es irrevocable. “Se les pide una foto 4x4 para que cuando intenten ingresar el personal pueda identificarlos y así pedirles que se retiren de las instalaciones”.

Según Jantus, otro de los requisitos para completar el trámite es llevar una fotocopia del documento de identidad y deben ir acompañados por un familiar o responsable. “Cuando esto sucede la información se manda a todos los casinos de la provincia para que estén advertidos y tomen conocimiento. En el mismo documento dice que será llamado por un profesional de FAS (Fundación de Acción Social), quienes les brindarán ayuda para comenzar un tratamiento. Esto se va actualizando todos los meses”, comentó.

“Desde la fundación nos ponemos en contacto para saber cómo se encuentran, ofrecerles asesoramiento y terapia”, manifestó Matías Seguel, psicólogo y miembro de FAS, quien detalló que para el jugador o la persona que cree tener problemas con el juego la autoexclusión no es la solución, sino que sirve como una herramienta. “En muchas oportunidades los mismos jugadores creen que con no poder entrar a la sala ya tienen resuelto el problema. Pero cuando hay una adicción esto sólo no sirve, y van a intentar ingresar de cualquier manera”.

Otra de las cosas que remarcó Seguel es que “en algunos casos cuando la decisión es impulsada por las familias los mismos jugadores llevan una foto que no está actualizada y de esta manera quieren pasar desapercibidos. Otros cambian de fisonomía y su apariencia”, expresó el psicólogo, quien también comentó que cuando se dan cuenta en la empresa lo que está sucediendo toman medidas más rigurosas. “Los mismos allegados alertan sobre esta situación”, contó.

Según el psicólogo, la ludopatía es una adicción a los juegos de azar en donde intervienen las apuestas. “Algunos de los primeros indicios es que la persona no pueda parar de jugar. Otro es que en su lugar de esparcimiento buscan ganar dinero y si lo pierden lo quieren recuperar”, manifestó el especialista y precisó que las personas también empiezan a mentir y a ocultar sus acciones. "Cuando dejan de lado otras cosas solamente por ir a jugar empezamos a pensar que hay un problema”, aseguró.

El especialista aseguró que todos los casinos tiene que tener en la mesa de entrada el formulario de la autoexclusión para que las personas lo puedan solicitar. “Sí lo completan es un primer paso para reflexionar y darse cuenta de que algo está ocurriendo. Pueden acercarse a la institución, no necesariamente tiene que haber una adicción para consultar, sino que se puede empezar de a poco”, concluyó.

Para cualquier consulta o duda pueden comunicarse de modo anónimo con la fundación al  4442212 en donde se les brindará todo el asesoramiento correspondiente.

Logín