eldiariodelarepublica.com
Furor puntano por Chile: crece la cifra de autos que viajan

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Furor puntano por Chile: crece la cifra de autos que viajan

Unos 1.700 vehículos cruzaron rumbo a la nación vecina. Una financiera hizo 400 operaciones en 3 días.

A medida que se acerca el lunes, que será el día en el que el Papa Francisco aterrice en Chile para una visita oficial de tres días que luego se prolongará por Perú, aumenta el movimiento de puntanos rumbo al país trasandino.

Según datos de la Policía Caminera de San Luis, desde este lunes, por el Arco de Desaguadero que divide a la provincia de la vecina Mendoza ya pasaron 1.700 autos cuyos conductores informaron ante el requerimiento de las autoridades policiales que tenían como destino final la República de Chile. A ésos hay que sumarles los que prefieren no develar su destino y los que cruzaron en micros de línea. “Es una cifra muy superior a la normal, aún para esta fecha en la que ya comenzaron las vacaciones”, dijo el comisario Domingo Muñoz, jefe de la Caminera puntana.

Claro que no todos los que se dirigen a Chile van enfrascados de un aura religiosa. El Papa es un imán para los católicos y seguramente más de uno alternará descanso con alguna que otra cita multitudinaria de las que prepara la organización de la gira. Pero también son muchos los sanluiseños que eligieron las playas del Pacífico para pasar sus vacaciones, más allá de la llegada de Francisco. Para los habitantes de la provincia está más cerca Viña del Mar (a unos 700 kilómetros aproximadamente) que la costa atlántica argentina, para la que hay que recorrer más de mil para llegar.

Los precios son otro aliciente, aunque la trepada de casi dos pesos que mostró el dólar en las últimas semanas hizo menos redituable las compras en los enormes shoppings que tiene Chile. Lo más barato sigue siendo todo lo electrónico, porque en ropa, calzado y otros rubros ya no hay tanta diferencia con la Argentina. Sí atraen las playas, quizá no tanto Viña del Mar porque el Pacífico aún es muy frío a esa altura, pero un estirón hasta La Serena no es tan grande y allí sí las aguas se pueden disfrutar un poco más. Por eso muchos puntanos, alertados de los inconvenientes que pueden tener para cruzar por el Sistema Fronterizo Cristo Redentor, que une Uspallata con Santiago de Chile, prefieren correrse al norte, entrar por San Juan y pasar por Aguas Negras que, si bien es un camino de ripio, comunica directamente con el Valle del Elqui, donde están los mejores cielos y las playas más buscadas.

Un viaje al extranjero, aunque sea cerca como a Chile, requiere de preparación. Hay que preparar el auto, tener el seguro al día con la póliza que habilita a circular por los países del Mercosur, pagar el SOAPEX (un seguro obligatorio para vehículos que impusieron las autoridades trasandinas que cubre accidentes viales en ese territorio), llevar la documentación de los hijos menores (partida de nacimiento o en su defecto de casamiento donde estén inscriptos los niños) y pensar en el efectivo, porque si bien las tarjetas de crédito funcionan bien en todos los comercios (no así las de débito), siempre es bueno tener billetes para afrontar peajes y gastos menores.

Eso llevó a El Diario de la República a recorrer las entidades financieras del centro de San Luis en busca de información sobre las operaciones de cambio realizadas en los últimos días. Los números arrojan lo mismo que pasó con los autos en el cruce por Desaguadero: están muy por encima de lo normal.

La semana pasada, la financiera Montemar vendió alrededor de 10 millones de pesos chilenos según su gerente, Héctor Montoya. Eso en pesos argentinos equivale al cambio de hoy a unos cuatro millones. “Fue un aluvión de gente, tuvimos que pedir que nos mandaran más dinero de Mendoza tres veces. El salón está completo mañana y tarde”, comentó Montoya desde su oficina del piso superior, que domina todo el local. En efecto, entre el número que estaban atendiendo y el que colgaba del aparato plástico había 30 de diferencia, aunque por suerte hay aire acondicionado y la gente puede esperar sentada.

Montemar y el Banco Supervielle son los únicos dos que ofrecen pesos chilenos, la diferencia es que la financiera atiende a todo público y la entidad bancaria sólo a sus clientes. Sin cifras concretas, un empleado del Supervielle confirmó que la demanda subió en los últimos días “un 40%”, aunque se excusó de dar detalles particulares ya que no tenía la autorización de sus superiores. Pedro Canali, gerente del Banco Columbia, explicó por qué ellos y el resto de los bancos de la capital puntana no ofrecen moneda chilena: “Son muy pocas las operaciones que podemos hacer, si viene alguien a vender, le compramos y eso lo volvemos a colocar en la plaza, pero no conviene económicamente movilizar un camión de caudales por el movimiento que tenemos nosotros. La gente ya sabe que consigue en Montemar o en el Supervielle”.

Montoya aclaró que tanto su sucursal en San Luis como las de Mendoza y San Juan son muy fuertes en cambio de moneda chilena, mientras que la de Córdoba recibe más afluencia en busca de reales. “Sin embargo hay demanda por todas, en los primeros tres días de esta semana hicimos casi 400 operaciones de venta de pesos chilenos y más de 300 de reales, porque la gente de San Luis también se va a Brasil vía Córdoba, o en auto”.

Las agencias de viaje de San Luis tienen sus cupos completos. Hay una, Daimar Tour, que es la única que ofrece un charter exclusivo que sale de San Luis. Otra, Turismo Las Quijadas, terceriza el servicio con una operadora mayorista de Río Cuarto, con la posibilidad de elegir tres hoteles en el centro de Santiago, de acuerdo al bolsillo de cada pasajero. Una tercera, Lourdes Tour, tenía el mismo mecanismo pero su dueña aclaró que todos los puntanos que consultaron para ir a Chile no tenían la intención de ver al Papa sino de pasar sus vacaciones, por lo que no recibió contrataciones.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Furor puntano por Chile: crece la cifra de autos que viajan

Unos 1.700 vehículos cruzaron rumbo a la nación vecina. Una financiera hizo 400 operaciones en 3 días.

Un viaje al extranjero, aunque sea cerca como a Chile, requiere de preparación.

A medida que se acerca el lunes, que será el día en el que el Papa Francisco aterrice en Chile para una visita oficial de tres días que luego se prolongará por Perú, aumenta el movimiento de puntanos rumbo al país trasandino.

Según datos de la Policía Caminera de San Luis, desde este lunes, por el Arco de Desaguadero que divide a la provincia de la vecina Mendoza ya pasaron 1.700 autos cuyos conductores informaron ante el requerimiento de las autoridades policiales que tenían como destino final la República de Chile. A ésos hay que sumarles los que prefieren no develar su destino y los que cruzaron en micros de línea. “Es una cifra muy superior a la normal, aún para esta fecha en la que ya comenzaron las vacaciones”, dijo el comisario Domingo Muñoz, jefe de la Caminera puntana.

Claro que no todos los que se dirigen a Chile van enfrascados de un aura religiosa. El Papa es un imán para los católicos y seguramente más de uno alternará descanso con alguna que otra cita multitudinaria de las que prepara la organización de la gira. Pero también son muchos los sanluiseños que eligieron las playas del Pacífico para pasar sus vacaciones, más allá de la llegada de Francisco. Para los habitantes de la provincia está más cerca Viña del Mar (a unos 700 kilómetros aproximadamente) que la costa atlántica argentina, para la que hay que recorrer más de mil para llegar.

Los precios son otro aliciente, aunque la trepada de casi dos pesos que mostró el dólar en las últimas semanas hizo menos redituable las compras en los enormes shoppings que tiene Chile. Lo más barato sigue siendo todo lo electrónico, porque en ropa, calzado y otros rubros ya no hay tanta diferencia con la Argentina. Sí atraen las playas, quizá no tanto Viña del Mar porque el Pacífico aún es muy frío a esa altura, pero un estirón hasta La Serena no es tan grande y allí sí las aguas se pueden disfrutar un poco más. Por eso muchos puntanos, alertados de los inconvenientes que pueden tener para cruzar por el Sistema Fronterizo Cristo Redentor, que une Uspallata con Santiago de Chile, prefieren correrse al norte, entrar por San Juan y pasar por Aguas Negras que, si bien es un camino de ripio, comunica directamente con el Valle del Elqui, donde están los mejores cielos y las playas más buscadas.

Un viaje al extranjero, aunque sea cerca como a Chile, requiere de preparación. Hay que preparar el auto, tener el seguro al día con la póliza que habilita a circular por los países del Mercosur, pagar el SOAPEX (un seguro obligatorio para vehículos que impusieron las autoridades trasandinas que cubre accidentes viales en ese territorio), llevar la documentación de los hijos menores (partida de nacimiento o en su defecto de casamiento donde estén inscriptos los niños) y pensar en el efectivo, porque si bien las tarjetas de crédito funcionan bien en todos los comercios (no así las de débito), siempre es bueno tener billetes para afrontar peajes y gastos menores.

Eso llevó a El Diario de la República a recorrer las entidades financieras del centro de San Luis en busca de información sobre las operaciones de cambio realizadas en los últimos días. Los números arrojan lo mismo que pasó con los autos en el cruce por Desaguadero: están muy por encima de lo normal.

La semana pasada, la financiera Montemar vendió alrededor de 10 millones de pesos chilenos según su gerente, Héctor Montoya. Eso en pesos argentinos equivale al cambio de hoy a unos cuatro millones. “Fue un aluvión de gente, tuvimos que pedir que nos mandaran más dinero de Mendoza tres veces. El salón está completo mañana y tarde”, comentó Montoya desde su oficina del piso superior, que domina todo el local. En efecto, entre el número que estaban atendiendo y el que colgaba del aparato plástico había 30 de diferencia, aunque por suerte hay aire acondicionado y la gente puede esperar sentada.

Montemar y el Banco Supervielle son los únicos dos que ofrecen pesos chilenos, la diferencia es que la financiera atiende a todo público y la entidad bancaria sólo a sus clientes. Sin cifras concretas, un empleado del Supervielle confirmó que la demanda subió en los últimos días “un 40%”, aunque se excusó de dar detalles particulares ya que no tenía la autorización de sus superiores. Pedro Canali, gerente del Banco Columbia, explicó por qué ellos y el resto de los bancos de la capital puntana no ofrecen moneda chilena: “Son muy pocas las operaciones que podemos hacer, si viene alguien a vender, le compramos y eso lo volvemos a colocar en la plaza, pero no conviene económicamente movilizar un camión de caudales por el movimiento que tenemos nosotros. La gente ya sabe que consigue en Montemar o en el Supervielle”.

Montoya aclaró que tanto su sucursal en San Luis como las de Mendoza y San Juan son muy fuertes en cambio de moneda chilena, mientras que la de Córdoba recibe más afluencia en busca de reales. “Sin embargo hay demanda por todas, en los primeros tres días de esta semana hicimos casi 400 operaciones de venta de pesos chilenos y más de 300 de reales, porque la gente de San Luis también se va a Brasil vía Córdoba, o en auto”.

Las agencias de viaje de San Luis tienen sus cupos completos. Hay una, Daimar Tour, que es la única que ofrece un charter exclusivo que sale de San Luis. Otra, Turismo Las Quijadas, terceriza el servicio con una operadora mayorista de Río Cuarto, con la posibilidad de elegir tres hoteles en el centro de Santiago, de acuerdo al bolsillo de cada pasajero. Una tercera, Lourdes Tour, tenía el mismo mecanismo pero su dueña aclaró que todos los puntanos que consultaron para ir a Chile no tenían la intención de ver al Papa sino de pasar sus vacaciones, por lo que no recibió contrataciones.

Logín