eldiariodelarepublica.com
Laura Azcurra: "Quise romper con la ortodoxia del flamenco"

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Laura Azcurra: "Quise romper con la ortodoxia del flamenco"

La actiz muestra en Merlo dos funciones de una actividad que tenía un tanto escondida.

Esta noche Merlo se nutrirá de taconeos y palmas con las bailaoras Laura Azcurra y Mariana Astutti, que presentarán “Salir del ruedo”, un espectáculo de flamenco que tendrá dos funciones a puro sentimiento y pasión. Será en la sala  Amigos de Merlo.

Aunque descansa de los ensayos de “Toc Toc”, Azcurra encontró una buena excusa para escapar del asfalto y el cemento en Buenos Aires y aprovechar el paisaje serrano. “Amo Buenos Aires, soy re-porteña pero hay un momento en que me quema y rajo”, contó desde la casa de su hermana, en Traslasierra.

Azcurra está fascinada por darle movimiento a "ese espacio hermoso" que es la sala Amigos de Merlo. "Supe que los colegas lo restauraron y lo reabrieron, entonces llevar esta obra es acompañarlos y apoyar esta movida”, destacó la artista.

-¿Cómo renovaron al género?

-‘Salir del ruedo’ es una obra de teatro físico inspirada en el flamenco, que tiene mucho del lenguaje pero no de lo tradicional folclórico porque la propuesta es esa: nuestra búsqueda y composición. Somos dos en escena, poco texto y todo lo comunicado es a través de la música, del ritmo, del zapateo, de las palmas y algunos sonidos guturales.

-¿Les llevó mucho tiempo componerlo?

-Fue un camino largo romper con el flamenco tradicional, yendo a España a bailar y bailando en los tablaos de Buenos Aires de forma tradicional pero hace tres años que empezamos esta composición y encontramos esa forma de revisar y adentrarnos en nuestra identidad. Queremos horar a nuestros ancestros. Es salir de las formas, de la etiqueta, de lo establecido, de lo esperable, de lo que se supone que tiene que ser. El ruedo es un espacio de pelea y pasión.

-¿Muchos se acercan al show atraídos por reconocerte de la televisión?

-¡Claro! Primero se sorprendían porque no conocían esta veta de flamenca y de bailarina, de intérprete más del cuerpo y no tanto con la palabra, y mi idea del espectáculo era eso: transmitir sin tener que incluir el idioma español. Es para que lo puedan ver un niño y un adulto y captar sensaciones y sentirse transformados por la historia de esas mujeres porque la danza y la música son universales y no necesitan palabras. Se expresan por sí solas.

-¿Y cómo se complementan tus facetas?

-Soy actriz, forjé mis estudios en el arte dramático e interpretativo desde un lugar dramatúrgico y actoral. Esa es mi formación hace 25 años pero la danza me atravesó muchísimo y el único formato para bailar flamenco era la situación folclórica igual que en España y no me sentía representada. Así lo transité muchos años y no era eso lo que quería contar.

-¿Qué es lo que te atrajo entonces?

-El flamenco me encanta pero no el formato a lunares, los músicos en vivo, la peineta, no tenía que ver con mi identidad. El espectáculo es la transformación de dos mujeres y la apropiación de una danza tan contundente como es el flamenco a las dulces aguas del Río de la Plata. Busqué otra dinámica de laburo, estudié danza contemporánea y rompí un poco con esa forma ortodoxa del flamenco. Y es un entrenamiento que hasta el día de hoy la mantengo, hace 9 años que lo hago con la maestra y coreógrafa Ana Frenkel y ahí nos encontramos con Mariana, y nos dijimos: ‘che, somos dos flamencas buscando otra cosa, hagamos algo con esto’. Entonces salir del ruedo tiene como otros colores que no son solamente rojo y negro. Es un viaje de sensaciones y es un orgullo traerlo acá, porque Merlo y Traslasierra son lugares energéticamente muy potentes.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Laura Azcurra: "Quise romper con la ortodoxia del flamenco"

La actiz muestra en Merlo dos funciones de una actividad que tenía un tanto escondida.

Foto: gentileza.

Esta noche Merlo se nutrirá de taconeos y palmas con las bailaoras Laura Azcurra y Mariana Astutti, que presentarán “Salir del ruedo”, un espectáculo de flamenco que tendrá dos funciones a puro sentimiento y pasión. Será en la sala  Amigos de Merlo.

Aunque descansa de los ensayos de “Toc Toc”, Azcurra encontró una buena excusa para escapar del asfalto y el cemento en Buenos Aires y aprovechar el paisaje serrano. “Amo Buenos Aires, soy re-porteña pero hay un momento en que me quema y rajo”, contó desde la casa de su hermana, en Traslasierra.

Azcurra está fascinada por darle movimiento a "ese espacio hermoso" que es la sala Amigos de Merlo. "Supe que los colegas lo restauraron y lo reabrieron, entonces llevar esta obra es acompañarlos y apoyar esta movida”, destacó la artista.

-¿Cómo renovaron al género?

-‘Salir del ruedo’ es una obra de teatro físico inspirada en el flamenco, que tiene mucho del lenguaje pero no de lo tradicional folclórico porque la propuesta es esa: nuestra búsqueda y composición. Somos dos en escena, poco texto y todo lo comunicado es a través de la música, del ritmo, del zapateo, de las palmas y algunos sonidos guturales.

-¿Les llevó mucho tiempo componerlo?

-Fue un camino largo romper con el flamenco tradicional, yendo a España a bailar y bailando en los tablaos de Buenos Aires de forma tradicional pero hace tres años que empezamos esta composición y encontramos esa forma de revisar y adentrarnos en nuestra identidad. Queremos horar a nuestros ancestros. Es salir de las formas, de la etiqueta, de lo establecido, de lo esperable, de lo que se supone que tiene que ser. El ruedo es un espacio de pelea y pasión.

-¿Muchos se acercan al show atraídos por reconocerte de la televisión?

-¡Claro! Primero se sorprendían porque no conocían esta veta de flamenca y de bailarina, de intérprete más del cuerpo y no tanto con la palabra, y mi idea del espectáculo era eso: transmitir sin tener que incluir el idioma español. Es para que lo puedan ver un niño y un adulto y captar sensaciones y sentirse transformados por la historia de esas mujeres porque la danza y la música son universales y no necesitan palabras. Se expresan por sí solas.

-¿Y cómo se complementan tus facetas?

-Soy actriz, forjé mis estudios en el arte dramático e interpretativo desde un lugar dramatúrgico y actoral. Esa es mi formación hace 25 años pero la danza me atravesó muchísimo y el único formato para bailar flamenco era la situación folclórica igual que en España y no me sentía representada. Así lo transité muchos años y no era eso lo que quería contar.

-¿Qué es lo que te atrajo entonces?

-El flamenco me encanta pero no el formato a lunares, los músicos en vivo, la peineta, no tenía que ver con mi identidad. El espectáculo es la transformación de dos mujeres y la apropiación de una danza tan contundente como es el flamenco a las dulces aguas del Río de la Plata. Busqué otra dinámica de laburo, estudié danza contemporánea y rompí un poco con esa forma ortodoxa del flamenco. Y es un entrenamiento que hasta el día de hoy la mantengo, hace 9 años que lo hago con la maestra y coreógrafa Ana Frenkel y ahí nos encontramos con Mariana, y nos dijimos: ‘che, somos dos flamencas buscando otra cosa, hagamos algo con esto’. Entonces salir del ruedo tiene como otros colores que no son solamente rojo y negro. Es un viaje de sensaciones y es un orgullo traerlo acá, porque Merlo y Traslasierra son lugares energéticamente muy potentes.

 

Logín