eldiariodelarepublica.com
Se criaron dentro del circo y hoy siembran amor de padres

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Se criaron dentro del circo y hoy siembran amor de padres

Se conocieron hace 3 años arriba del escenario. La función más importante ahora es cuidar a su beba.

Pasaron toda la vida pisando el suelo de distintos lugares y escenarios, recorriendo el país  en casas rodantes. Loana López y Osvaldo Tapia llevan a cuestas una tradición familiar que tiene más de ocho décadas. Se conocieron hace 3 años en la pista de “Cirque XXI”, el espectáculo que coordinan la tía y el padre de la joven de 20 años, nacida en la ciudad bonaerense de Punta Alta, y hoy su historia de amor la completa la pequeña Allison, su beba de 7 meses que se convertirá en la quinta generación circense de la familia.

Osvaldo tiene 24 años y es de Cañuelas, Buenos Aires. Conoció a su compañera de vida durante una temporada luego de haberse independizado de su padre. “Somos una familia muy grande, mis padres tienen un circo y somos 6 hermanos. Cuando cumplí 16 años, mi papá me dio una casa rodante y un auto para que siga mi propio camino. Y con la experiencia que ya tenía, me largué a trabajar en otros escenarios hasta que llegué a este circo”, recordó el artista, quien durante las actuaciones se mete en la piel de un payaso muy animador y además domina el péndulo, uno de los trabajos más difíciles que brinda la función de “Cirque XXI”.

Los tres viven en su casa rodante, también hay otras más, y sostienen que es como un barrio cerrado en donde hay que saber convivir, siendo compañeros. “En los cumpleaños siempre ponemos un poco entre todos y hacemos asado o pollo al disco”, contó Loana, la trapecista del circo que volvió a subirse al escenario luego del nacimiento de su hija, en el debut en el Parque La Pedrera, y confesó que volvió con muchas ganas y nuevas energías.

Allison ya acompaña a sus padres a los ensayos y los mira en las actuaciones sentada en la falda de su abuelo, el coordinador del espectáculo. "Nos enteramos que íbamos a ser padres cuando estaba embarazada de 3 meses, Osvaldo y mi papá explotaron de alegría", contó muy emocionada la trapecista, quien agregó: "Hasta los 6 meses acompañé en las producciones y después empecé a hacer reposo".

Allison nació en Mercedes, Buenos Aires, y desde allí visitó diferentes médicos pediatras durante los controles. "El último se lo hicieron en el hospital de La Pedrera. Nos atendieron bárbaro y por suerte está todo bien", expresó la mamá, quien tiene el deseo de que su hija siga sus pasos, debutando a los 3 años de la mano del papá.

Osvaldo cuenta que el circo le dio una hermosa familia, la cual lo acompaña en los momentos de función y sobre todo en los descansos, cuando salen a pasear, se meten en la pileta y toman mates. Pero reconoce que hace más de un año no logra estar cerca de sus padres y hermanos. "Hasta el 22 de diciembre estuvimos trabajando en otro espectáculo y por esa razón no pudimos viajar a pasar las fiestas con ellos, en el que es el único mes del año que tenemos descanso. A veces este trabajo  nos quita esas posibilidades", dijo, mientras abrazaba con mucha fuerza a su hija y su esposa.

La familia aún no decidió su futuro, pero sí imagina en algún momento poner punto final en el escenario para descansar y disfrutar la vida de otra manera. "Mi sueño es tener una casa fija para que cuando seamos grandes podamos estar tranquilos y tener un lugar propio para pasar las fiestas. Nuestra familia nunca compró una casa o un terreno. Mi abuelo pasó toda su vida en el circo y todavía no sabe dónde va a vivir si deja de trabajar y nosotros no queremos pasar por lo mismo",  contó Loana. La trapecista desea tener el hogar que su familia nunca le pudo dar. Y añadió: "Lo demás me lo dieron. Hasta pude terminar el secundario, el cual lo logré yendo a una gran cantidad de colegios", dijo y recordó que en una escuela sólo llegó a ir dos días.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Se criaron dentro del circo y hoy siembran amor de padres

Se conocieron hace 3 años arriba del escenario. La función más importante ahora es cuidar a su beba.

De paseo. La familia aprovecha los tiempos libres para recorrer el parque. Y si el tiempo es mayor, salen a divertirse en el centro. Fotos: Héctor Portela.

Pasaron toda la vida pisando el suelo de distintos lugares y escenarios, recorriendo el país  en casas rodantes. Loana López y Osvaldo Tapia llevan a cuestas una tradición familiar que tiene más de ocho décadas. Se conocieron hace 3 años en la pista de “Cirque XXI”, el espectáculo que coordinan la tía y el padre de la joven de 20 años, nacida en la ciudad bonaerense de Punta Alta, y hoy su historia de amor la completa la pequeña Allison, su beba de 7 meses que se convertirá en la quinta generación circense de la familia.

Osvaldo tiene 24 años y es de Cañuelas, Buenos Aires. Conoció a su compañera de vida durante una temporada luego de haberse independizado de su padre. “Somos una familia muy grande, mis padres tienen un circo y somos 6 hermanos. Cuando cumplí 16 años, mi papá me dio una casa rodante y un auto para que siga mi propio camino. Y con la experiencia que ya tenía, me largué a trabajar en otros escenarios hasta que llegué a este circo”, recordó el artista, quien durante las actuaciones se mete en la piel de un payaso muy animador y además domina el péndulo, uno de los trabajos más difíciles que brinda la función de “Cirque XXI”.

Los tres viven en su casa rodante, también hay otras más, y sostienen que es como un barrio cerrado en donde hay que saber convivir, siendo compañeros. “En los cumpleaños siempre ponemos un poco entre todos y hacemos asado o pollo al disco”, contó Loana, la trapecista del circo que volvió a subirse al escenario luego del nacimiento de su hija, en el debut en el Parque La Pedrera, y confesó que volvió con muchas ganas y nuevas energías.

Allison ya acompaña a sus padres a los ensayos y los mira en las actuaciones sentada en la falda de su abuelo, el coordinador del espectáculo. "Nos enteramos que íbamos a ser padres cuando estaba embarazada de 3 meses, Osvaldo y mi papá explotaron de alegría", contó muy emocionada la trapecista, quien agregó: "Hasta los 6 meses acompañé en las producciones y después empecé a hacer reposo".

Allison nació en Mercedes, Buenos Aires, y desde allí visitó diferentes médicos pediatras durante los controles. "El último se lo hicieron en el hospital de La Pedrera. Nos atendieron bárbaro y por suerte está todo bien", expresó la mamá, quien tiene el deseo de que su hija siga sus pasos, debutando a los 3 años de la mano del papá.

Osvaldo cuenta que el circo le dio una hermosa familia, la cual lo acompaña en los momentos de función y sobre todo en los descansos, cuando salen a pasear, se meten en la pileta y toman mates. Pero reconoce que hace más de un año no logra estar cerca de sus padres y hermanos. "Hasta el 22 de diciembre estuvimos trabajando en otro espectáculo y por esa razón no pudimos viajar a pasar las fiestas con ellos, en el que es el único mes del año que tenemos descanso. A veces este trabajo  nos quita esas posibilidades", dijo, mientras abrazaba con mucha fuerza a su hija y su esposa.

La familia aún no decidió su futuro, pero sí imagina en algún momento poner punto final en el escenario para descansar y disfrutar la vida de otra manera. "Mi sueño es tener una casa fija para que cuando seamos grandes podamos estar tranquilos y tener un lugar propio para pasar las fiestas. Nuestra familia nunca compró una casa o un terreno. Mi abuelo pasó toda su vida en el circo y todavía no sabe dónde va a vivir si deja de trabajar y nosotros no queremos pasar por lo mismo",  contó Loana. La trapecista desea tener el hogar que su familia nunca le pudo dar. Y añadió: "Lo demás me lo dieron. Hasta pude terminar el secundario, el cual lo logré yendo a una gran cantidad de colegios", dijo y recordó que en una escuela sólo llegó a ir dos días.

Logín