eldiariodelarepublica.com
Instalan cámaras de seguridad en el cementerio municipal

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Instalan cámaras de seguridad en el cementerio municipal

Buscan frenar los hechos vandálicos diarios en los que rompen nichos y roban objetos.

El panorama es frecuente. Todos los días los empleados del cementerio municipal "San José" registran que alguno de los miles de nichos aparece con los vidrios o floreros rotos, desmantelados porque les roban las placas recordatorias de bronce o elementos que los familiares dejan de recuerdo. Debido a la seguidilla de denuncias, desde hoy arrancan con la instalación de 32 cámaras de seguridad que monitorearán los diferentes espacios, de la necrópolis.

Hoy empezarían con la colocación de los equipos y en diez días culminarían las tareas para cubrir la totalidad de los espacios. El monitoreo lo harán desde la misma oficina del edificio, ubicado sobre el bulevar Rufino Barreiro extremo sur, frente a los barrios Covimer I y II.

"Estarán en todos los sectores y principalmente en los que hay mayor vandalismo. Los hechos son diarios por eso buscamos esta vuelta para brindar más atención", indicó Mario Bidegain, el subsecretario de Desarrollo Social y Comunitario.

Entre los destrozos, Bidegain describió que hallaron roturas de las puertas vidriadas que protegen los nichos más robos de los floreros o de las pertenencias. "Aunque son cosas menores, para los familiares generan un costo", resaltó el responsable del área.

En algunos casos, los avisos los han hecho los mismo familiares en sus visitas, pero la mayoría los han advertido los mismos empleados del cementerio durante el desempeño de sus tareas diurnas. 

El encargado del establecimiento, Oscar Oga, explicó que la zona  norte, en dirección a la calle Pringles, es donde hay más robos. "Casualmente anteayer detectamos varias roturas en esa parte. Las cámaras nos van a servir para frenar un poco los destrozos. Si bien ha mermado desde que cerramos uno de los portones, hay quienes entran porque saltan los muros", comentó.

El cementerio municipal cuenta con agentes de seguridad privada que realizan las rondas nocturnas y controlan cada rincón de las casi 20 hectáreas que ocupa. Pero con la implementación del sistema monitoreado por videocámaras buscan que la seguridad sea más efectiva.

Si bien los empleados de mantenimiento de la necrópolis local realizan la limpieza y las refacciones del frente de cada uno de los nichos, los arreglos de las roturas que provoquen los vándalos son a cargo del familiar del difunto. Los gastos pueden rondar los dos mil pesos, según sea el daño. Si rompieron la puerta vidriada del nicho junto con los candados y bordes de la abertura, los costos empiezan en los $1.200. Si en cambio deben reemplazar las placas recordatorias de bronce, pueden llegar a gastar sumas que arrancan en los $600 a $1.300, dependiendo del tamaño. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Construyen 240 nichos más

El cementerio municipal se expande. En el sector sur, un grupo de obreros está en plena tarea de construcción de más espacios para los difuntos. El subsecretario de Desarrollo Social describió que sumarán tres nicheras con ochenta sepulcros cada una, y que, en total, llegarían a 240 más.

La intención es que estén finalizadas en tres meses.

Además, continúan con las refacciones en las paredes  que rodean a la Cruz Mayor, en el sector central, y que contienen a las tumbas verticales más antiguas.

"Ya concluimos los 180 espacios del ala sur y los 180 que tiene la norte. Nos resta po-nernos a trabajar con otros 250 que están situados en la parte este de la necrópolis. Concluimos la primera y segunda etapa y nos queda la última que empezaría la semana próxima", indicó Oga.

 Allí, las remodelaciones son de los frentes y las tareas incluyen revoques y pintura.

El sector céntrico es uno de los más viejos y donde algunos mausoleos y sepulcros fueron construidos hace más de cien años.

Instalan cámaras de seguridad en el cementerio municipal

Buscan frenar los hechos vandálicos diarios en los que rompen nichos y roban objetos.

Frecuentes. El último daño descubierto por los empleados fue ayer en dos nichos del sector sur. Foto: Héctor Portela.

El panorama es frecuente. Todos los días los empleados del cementerio municipal "San José" registran que alguno de los miles de nichos aparece con los vidrios o floreros rotos, desmantelados porque les roban las placas recordatorias de bronce o elementos que los familiares dejan de recuerdo. Debido a la seguidilla de denuncias, desde hoy arrancan con la instalación de 32 cámaras de seguridad que monitorearán los diferentes espacios, de la necrópolis.

Hoy empezarían con la colocación de los equipos y en diez días culminarían las tareas para cubrir la totalidad de los espacios. El monitoreo lo harán desde la misma oficina del edificio, ubicado sobre el bulevar Rufino Barreiro extremo sur, frente a los barrios Covimer I y II.

"Estarán en todos los sectores y principalmente en los que hay mayor vandalismo. Los hechos son diarios por eso buscamos esta vuelta para brindar más atención", indicó Mario Bidegain, el subsecretario de Desarrollo Social y Comunitario.

Entre los destrozos, Bidegain describió que hallaron roturas de las puertas vidriadas que protegen los nichos más robos de los floreros o de las pertenencias. "Aunque son cosas menores, para los familiares generan un costo", resaltó el responsable del área.

En algunos casos, los avisos los han hecho los mismo familiares en sus visitas, pero la mayoría los han advertido los mismos empleados del cementerio durante el desempeño de sus tareas diurnas. 

El encargado del establecimiento, Oscar Oga, explicó que la zona  norte, en dirección a la calle Pringles, es donde hay más robos. "Casualmente anteayer detectamos varias roturas en esa parte. Las cámaras nos van a servir para frenar un poco los destrozos. Si bien ha mermado desde que cerramos uno de los portones, hay quienes entran porque saltan los muros", comentó.

El cementerio municipal cuenta con agentes de seguridad privada que realizan las rondas nocturnas y controlan cada rincón de las casi 20 hectáreas que ocupa. Pero con la implementación del sistema monitoreado por videocámaras buscan que la seguridad sea más efectiva.

Si bien los empleados de mantenimiento de la necrópolis local realizan la limpieza y las refacciones del frente de cada uno de los nichos, los arreglos de las roturas que provoquen los vándalos son a cargo del familiar del difunto. Los gastos pueden rondar los dos mil pesos, según sea el daño. Si rompieron la puerta vidriada del nicho junto con los candados y bordes de la abertura, los costos empiezan en los $1.200. Si en cambio deben reemplazar las placas recordatorias de bronce, pueden llegar a gastar sumas que arrancan en los $600 a $1.300, dependiendo del tamaño. 

Logín