País

Aseguran que la hipótesis de los disparos accidentales "son abolutamente imposibles"

El abogado querellante Rubén Virué aseguró que la nueva declaración de Galarza "no cambia absolutamente nada" la responsabilidad de la detenida en el crimen.

Uno de los abogados que representan a la familia de Fernando Pastorizzo, el joven asesinado el 29 de diciembre pasado en Gualeguaychú por el cual está detenida su novia Nahir Galarza, aseguró que la ampliación de la indagatoria realizada ayer por la imputada "carece de verosimilitud" y consideró que la hipótesis de los disparos accidentales "parece como absolutamente imposible".

El abogado querellante Rubén Virué aseguró este mediodía que la nueva declaración de Galarza "no cambia absolutamente nada" la responsabilidad de la detenida en el crimen.

El letrado realizó este análisis luego de una ampliación de la indagatoria que Nahir Galarza realizó durante casi tres horas ante la Justicia de Gualeguaychú, en la cual aseguró, entre otras cosas, que los disparos fueron accidentales y que era Fernando quien se había llevado de su casa el arma reglamentaria de su padre policía.

"La defensa que ensaya (Nahir) es perfectamente legítima, ella puede declarar lo que le parezca las veces que quiera, pero lo que relata carece de verosimilitud, fundamentamente por el hecho de que tratándose de un arma semiautomática, con doble seguro, el doble disparo accidental parece como absolutamente imposible", dijo Virué.

Además, el letrado explicó que nueva declaración de Nahir, quien ya había declarado como testigo la mañana del 29 de diciembre que ocurrió el crimen y, luego, como imputada ese mismo día por la noche cuando quedó detenida, va a ser "confrontada con las pruebas que ya existen en el expediente".

"Toda defensa trata de posicionar mejor a la asistida. Luego del primer reconocimiento realizado por Nahir del hecho, hubo algún cuestionamiento por parte de la defensa en relación a la autoría en base al resultado negativo de la prueba del dermotest. Pero ahora, la declaración de ayer desnaturaliza totalmente cualquier cuestionamiento del dermotest porque ya sea accidental o intencional la huella de pólvora debió haber quedado", dijo.

Para Virué, la defensa "está buscando ingresar en un terreno culposo y no doloso, ya que tiene una escala infinitamente inferior".

Sin embargo, el abogado querellante anticipó que está analizando "la posibilidad de ingresar a la calificante de alevosía".

"Tenemos un elemento nuevo tras la declaración de Nahir. Ella le había pedido que lo lleve a la casa de la abuela, que es una calle de tierra de una cuadra de extensión, y el hecho se produce frente a un galpón a las 5.15 de la mañana cuando está oscuro, con lo cual era un escenario de poca probabilidad de testigos y podía lograr impunidad", explicó.

Luego, agregó que también se analiza la hipótesis de que la imputada haya manipulado un día antes del crimen de Pastorizzo su teléfono celular para impedir que quede registrada su ubicación por GPS.

Según consta en el expediente, el crimen fue cometido cerca de las 5 del 29 de diciembre, cuando Fernando (21) fue hallado agonizando en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y si bien Nahir (19) primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen.

Tras su confesión, Galarza fue internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, y luego trasladada a una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer, donde cumple la prisión preventiva por 60 días dispuesta por el juez Biré, quien desestimó un pedido de la defensa para que cumpla una prisión domiciliaria, con tobilleras.

Télam

País Nahir GalarzaFernando PastorizzoCrimen en Gualeguaychú