eldiariodelarepublica.com
La pareja que tenía a sus 13 hijos encadenados pasará el resto de sus días en cárcel

Escuchanos EN VIVO!
X

La pareja que tenía a sus 13 hijos encadenados pasará el resto de sus días en cárcel

Fueron acusados por la Justicia de Estados Unidos de tortura y abusos. Les establecieron una fianza de 13 millones de dólares.

Una pareja estadounidense que mantenía a sus 13 hijos malnutridos y cautivos en su casa en California fue acusada formalmente el jueves de tortura y abuso infantil, informó el fiscal del condado de Riverside, Mike Hestrin.

David Allen Turpin, de 57 años, y su esposa Louise Anna Turpin, de 49, recibieron 12 cargos por tortura, otros 12 por falso encarcelamiento, seis por abuso de menores y otros seis por abusar de un adulto dependiente.

"Si son condenados por todos los cargos, se enfrentan a entre 94 años de cárcel y cadena perpetua", precisó Hestrin.

La fianza para ambos fue establecida en 13 millones de dólares.

Los Turpin fueron arrestados el pasado domingo después de que la policía de Perris, una pequeña localidad al sureste de Los Ángeles, respondiera a la llamada de emergencia de una joven de 17 años que había logrado escapar.

Al llegar a su casa, sucia y maloliente, encontraron a varios de los hijos encadenados.

Los agentes pensaron que todos eran niños, por su aspecto menudo y su delgadez, pero siete de ellos son adultos de entre 18 y 29 años.

Los 13 hermanos están siendo tratados por malnutrición y sometidos a distintas pruebas médicas.

El fiscal aseguró que todos fueron víctimas de "abuso prolongado" y que no podían ducharse más de una vez al año. Además, nunca acudieron al médico o al dentista.

"Muchas veces no eran desencadenados para poder ir al baño", señaló Hestrin en una rueda de prensa.

Los malos tratos comenzaron cuando la familia vivía en Texas, pero "se intensificó con el tiempo" cuando se mudó a California.

 

 "Aliviados"

El fiscal señaló que la joven que llamó a las autoridades planificó el escape por dos años y que al salir por una ventana iba a acompañada por un hermano que regresó por miedo.

Al verla, los oficiales pensaron que era una niña por su aspecto menudo y su delgadez. Lo mismo ocurrió con el resto de los hermanos, que parecían todos menores, aunque siete de ellos tienen en realidad entre 18 y 29 años.

Los 13 fueron llevados a hospitales de la zona, tratados por desnutrición y sometidos a otras pruebas médicas.

Hestrin describió que la familia dormía durante el día y se despertaba por la noche, y que uno de los jóvenes fue a la universidad, siempre escoltado por la madre.

El fiscal dijo que algunos de los hijos no sabían siquiera qué era un oficial de policía o qué significaba la palabra medicamento.

Hoy, a salvo, están "aliviados", aseguró el fiscal, que podría llamarlos para testificar en la corte.

La hermana de Louise Turpin, Elizabeth Flores, contó al canal ABC que la pareja siempre fue muy reservada y permitía poco o ningún acceso a su familia.

"Esto viene pasando desde antes de que tuvieran hijos, eran muy reservados y no compartían mucho", indicó. "Les rogábamos hablar por Skype con ellos".

Flores llegó a vivir con los Turpin cuando estaba en la universidad. Entonces tenían pocos hijos. "Pensé que eran muy estrictos, pero no vi ningún abuso".

Aunque de esos días, también tiene recuerdos perturbadores con David Turpin.

"Si iba a la ducha, él se acercaba, me miraba, era como un chiste, (pero) nunca me tocó ni nada", dijo, asegurando que la trataban "como a uno de los chicos".

AFP-NA.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La pareja que tenía a sus 13 hijos encadenados pasará el resto de sus días en cárcel

Fueron acusados por la Justicia de Estados Unidos de tortura y abusos. Les establecieron una fianza de 13 millones de dólares.

Una pareja estadounidense que mantenía a sus 13 hijos malnutridos y cautivos en su casa en California fue acusada formalmente el jueves de tortura y abuso infantil, informó el fiscal del condado de Riverside, Mike Hestrin.

David Allen Turpin, de 57 años, y su esposa Louise Anna Turpin, de 49, recibieron 12 cargos por tortura, otros 12 por falso encarcelamiento, seis por abuso de menores y otros seis por abusar de un adulto dependiente.

"Si son condenados por todos los cargos, se enfrentan a entre 94 años de cárcel y cadena perpetua", precisó Hestrin.

La fianza para ambos fue establecida en 13 millones de dólares.

Los Turpin fueron arrestados el pasado domingo después de que la policía de Perris, una pequeña localidad al sureste de Los Ángeles, respondiera a la llamada de emergencia de una joven de 17 años que había logrado escapar.

Al llegar a su casa, sucia y maloliente, encontraron a varios de los hijos encadenados.

Los agentes pensaron que todos eran niños, por su aspecto menudo y su delgadez, pero siete de ellos son adultos de entre 18 y 29 años.

Los 13 hermanos están siendo tratados por malnutrición y sometidos a distintas pruebas médicas.

El fiscal aseguró que todos fueron víctimas de "abuso prolongado" y que no podían ducharse más de una vez al año. Además, nunca acudieron al médico o al dentista.

"Muchas veces no eran desencadenados para poder ir al baño", señaló Hestrin en una rueda de prensa.

Los malos tratos comenzaron cuando la familia vivía en Texas, pero "se intensificó con el tiempo" cuando se mudó a California.

 

 "Aliviados"

El fiscal señaló que la joven que llamó a las autoridades planificó el escape por dos años y que al salir por una ventana iba a acompañada por un hermano que regresó por miedo.

Al verla, los oficiales pensaron que era una niña por su aspecto menudo y su delgadez. Lo mismo ocurrió con el resto de los hermanos, que parecían todos menores, aunque siete de ellos tienen en realidad entre 18 y 29 años.

Los 13 fueron llevados a hospitales de la zona, tratados por desnutrición y sometidos a otras pruebas médicas.

Hestrin describió que la familia dormía durante el día y se despertaba por la noche, y que uno de los jóvenes fue a la universidad, siempre escoltado por la madre.

El fiscal dijo que algunos de los hijos no sabían siquiera qué era un oficial de policía o qué significaba la palabra medicamento.

Hoy, a salvo, están "aliviados", aseguró el fiscal, que podría llamarlos para testificar en la corte.

La hermana de Louise Turpin, Elizabeth Flores, contó al canal ABC que la pareja siempre fue muy reservada y permitía poco o ningún acceso a su familia.

"Esto viene pasando desde antes de que tuvieran hijos, eran muy reservados y no compartían mucho", indicó. "Les rogábamos hablar por Skype con ellos".

Flores llegó a vivir con los Turpin cuando estaba en la universidad. Entonces tenían pocos hijos. "Pensé que eran muy estrictos, pero no vi ningún abuso".

Aunque de esos días, también tiene recuerdos perturbadores con David Turpin.

"Si iba a la ducha, él se acercaba, me miraba, era como un chiste, (pero) nunca me tocó ni nada", dijo, asegurando que la trataban "como a uno de los chicos".

AFP-NA.

Logín