eldiariodelarepublica.com
Siguen los reclamos por el mal olor y la turbidez del agua

Escuchanos EN VIVO!
X

Siguen los reclamos por el mal olor y la turbidez del agua

Para poder cocinar, lavar verduras o los platos los vecinos afectados deben comprar agua envasada. 

Vecinos que viven en diferentes sectores de la ciudad continúan reclamando por el mal olor y la turbidez con que sale el agua de sus casas. Aseguran que hace aproximadamente dos meses comenzaron a notar el  problema, realizaron los reclamos correspondientes a Serba pero aún no tiene una solución.

María Eugenia, una vecina que vive en Las Heras y Lamadrid, se comunicó con El Diario de la República para mostrar fotos de un filtro casero que confeccionó para poder utilizar el agua. “Siempre tengo que recurrir a los medios cuando las cosas no se solucionan. Estamos hace más de un mes con este problema, ya es insoportable. El agua sigue saliendo amarillenta y con olor feo, como a podrido. Tiene un aroma nauseabundo. Permanentemente se nos tapa el duchador del baño con barro tipo verdoso con algas”, contó.

Una de las primeras consecuencias de la turbidez del agua es que quienes la sufren deben comprar bidones para tomar, cocinar, lavar las verduras, los platos y hasta en algunos casos bañarse. “Compro agua envasada para preparar la comida, pero es un presupuesto. Cuando lavo la ropa no queda del todo limpia. Y cuando lleno un balde o la pileta queda todo el barro en el fondo y el agua queda verdosa. Tenemos una pileta y no la podemos usar para refrescarnos”, detalló.

La mujer aseguró que paga más de 300 pesos mensuales de tarifa de servicios básicos. “Cuando llamás al centro de atención al cliente municipal, te toman los datos, te dan un número de reclamo pero no visitan los domicilios. Evidentemente el problema es generalizado, a todo el mundo le pasa lo mismo y no tenemos dónde reclamar. El agua es una cuestión vital.  Nos tienen que brindar un servicio medianamente de calidad por lo que estamos pagando”, dijo enojada María Eugenia.     

Tatiana Díaz, vive en el barrio que se encuentra detrás de la ex terminal de ómnibus y le contó a El Diario que hace dos meses que el agua sale con mal olor. "Ni para lavarme los dientes la uso. Tengo que comprar el botellón de agua filtrada para cocinar. Primero pensé que era el tanque del complejo de departamentos donde vivo, pero lavaron el tanque y sigue saliendo fea”.

Livia Domínguez, que vive en sobre la avenida Juan Gilberto Funes y Colón, dijo: "Hace una semana noté que el agua venía con olor a pescado podrido. Hice el reclamo en el Municipio, me dieron un número de reclamo y el jueves se comunicaron para consultarme si se había solucionado el problema. Pero el agua sigue saliendo mal. Es la primera vez que notamos esto en San Luis. A veces cuando llueve mucho sale marrón pero a las 24 horas desaparece. Pero este mal olor, es raro. Tengo que usar agua de mesa para lavar las verduras y los platos, incluso para hacer cubitos de hielo".

Los vecinos también hacían quejas en la web de El Diario. Romina Luzb, manifestó: "Tuve que empezar a comprar bidones porque es imposible darles agua a los chicos. La ropa se te percude también. Un verdadero desastre".

Gloria Ríos dijo que "hace mucho tiempo que el agua que sale de la canilla es un verdadero asco. En casa no bebemos el agua de red, siempre hay que comprar bidones. Tenemos la ropa toda arruinada, tanto lo blanco y como lo de color queda amarronado".

"No sabés si te bañás o te ensuciás. Un asco el olor a podrido del agua", finalizó Vanesa Vignoni.

El Diario intentó comunicarse varias veces con Cesar Cabrera, director general de Servicios Básicos de la Municipalidad de San Luis (Serba), quien no atendió los llamados para dar una explicación respecto a este problema que según los vecinos afecta diferentes zonas de la capital puntana.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Siguen los reclamos por el mal olor y la turbidez del agua

Para poder cocinar, lavar verduras o los platos los vecinos afectados deben comprar agua envasada. 

Mal aspecto. Los testimonios coinciden en que el aroma y el color del agua genera desconfianza. Foto: El Diario

Vecinos que viven en diferentes sectores de la ciudad continúan reclamando por el mal olor y la turbidez con que sale el agua de sus casas. Aseguran que hace aproximadamente dos meses comenzaron a notar el  problema, realizaron los reclamos correspondientes a Serba pero aún no tiene una solución.

María Eugenia, una vecina que vive en Las Heras y Lamadrid, se comunicó con El Diario de la República para mostrar fotos de un filtro casero que confeccionó para poder utilizar el agua. “Siempre tengo que recurrir a los medios cuando las cosas no se solucionan. Estamos hace más de un mes con este problema, ya es insoportable. El agua sigue saliendo amarillenta y con olor feo, como a podrido. Tiene un aroma nauseabundo. Permanentemente se nos tapa el duchador del baño con barro tipo verdoso con algas”, contó.

Una de las primeras consecuencias de la turbidez del agua es que quienes la sufren deben comprar bidones para tomar, cocinar, lavar las verduras, los platos y hasta en algunos casos bañarse. “Compro agua envasada para preparar la comida, pero es un presupuesto. Cuando lavo la ropa no queda del todo limpia. Y cuando lleno un balde o la pileta queda todo el barro en el fondo y el agua queda verdosa. Tenemos una pileta y no la podemos usar para refrescarnos”, detalló.

La mujer aseguró que paga más de 300 pesos mensuales de tarifa de servicios básicos. “Cuando llamás al centro de atención al cliente municipal, te toman los datos, te dan un número de reclamo pero no visitan los domicilios. Evidentemente el problema es generalizado, a todo el mundo le pasa lo mismo y no tenemos dónde reclamar. El agua es una cuestión vital.  Nos tienen que brindar un servicio medianamente de calidad por lo que estamos pagando”, dijo enojada María Eugenia.     

Tatiana Díaz, vive en el barrio que se encuentra detrás de la ex terminal de ómnibus y le contó a El Diario que hace dos meses que el agua sale con mal olor. "Ni para lavarme los dientes la uso. Tengo que comprar el botellón de agua filtrada para cocinar. Primero pensé que era el tanque del complejo de departamentos donde vivo, pero lavaron el tanque y sigue saliendo fea”.

Livia Domínguez, que vive en sobre la avenida Juan Gilberto Funes y Colón, dijo: "Hace una semana noté que el agua venía con olor a pescado podrido. Hice el reclamo en el Municipio, me dieron un número de reclamo y el jueves se comunicaron para consultarme si se había solucionado el problema. Pero el agua sigue saliendo mal. Es la primera vez que notamos esto en San Luis. A veces cuando llueve mucho sale marrón pero a las 24 horas desaparece. Pero este mal olor, es raro. Tengo que usar agua de mesa para lavar las verduras y los platos, incluso para hacer cubitos de hielo".

Los vecinos también hacían quejas en la web de El Diario. Romina Luzb, manifestó: "Tuve que empezar a comprar bidones porque es imposible darles agua a los chicos. La ropa se te percude también. Un verdadero desastre".

Gloria Ríos dijo que "hace mucho tiempo que el agua que sale de la canilla es un verdadero asco. En casa no bebemos el agua de red, siempre hay que comprar bidones. Tenemos la ropa toda arruinada, tanto lo blanco y como lo de color queda amarronado".

"No sabés si te bañás o te ensuciás. Un asco el olor a podrido del agua", finalizó Vanesa Vignoni.

El Diario intentó comunicarse varias veces con Cesar Cabrera, director general de Servicios Básicos de la Municipalidad de San Luis (Serba), quien no atendió los llamados para dar una explicación respecto a este problema que según los vecinos afecta diferentes zonas de la capital puntana.

Logín