eldiariodelarepublica.com
Dos artesanos de San Francisco ganaron el primer premio en la Feria de Cosquín

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Dos artesanos de San Francisco ganaron el primer premio en la Feria de Cosquín

Radicada hace tres años en la provincia, una pareja sorprendió al jurado con su combinación de tintes naturales.

La idea de educar a su hija de dos años y medio en un lugar tranquilo empujó a Gabriela Dibernardi y Milton Messi hasta San Francisco del Monte de Oro. Junto a ellos vinieron de Buenos Aires un talento innato para el telar y el conocimiento de que en la localidad sanluiseña había una gran tradición para el tejido.
Dedicada a la artesanía hace un año con más firmeza que antes, la pareja consiguió el fin de semana un gran logro. En su primera participación en la Feria Nacional de Artesanos de Cosquín -una de las más grandes y trascendentes del país- consiguieron el primer puesto en el rubro "Fibras animales y vegetales tradicionales".
El trabajo de Gabriela y Milton consiste en usar tintes naturales de la sierra para colorear las lanas con las que confeccionan ruanas, ponchos y otras prendas tradicionales. Romerillo, cochinilla, quebracho blanco y jarilla son algunas de las plantas de donde sacan los extractos naturales para colorear sus obras.
Junto a su pequeña hija, el matrimonio vive en el monte, a 400 metros del río Gómez en San Francisco, donde esquirla las ovejas y se pone manos a la obra con el telar.
La empresa que montaron se llama "Tierramadre", se puede encontrar en Facebook y se mueve en algunos conceptos innegociables: todos los materiales son nobles y cada pieza que confeccionan son únicas e irrepetibles. "Nosotros hacemos una prenda, le vamos armando la trama, la coloreamos y después no podríamos hacer una igual, por más que quisiéramos", dijo el Messi de los artesanos.
El pelo de llama que buscan es de un lugar cercano a Inti Huasi y las piezas son confeccionadas a mano en ruecas o telares. Así consiguieron un stock y una clientela que se agranda día a día, con perspectivas de mejorar tras el premio en la feria coscoína que reúnen a los mejores artesanos del país.
"Esto nos abre muchas puertas", dijo Messi, contador público nacional que dejó su oficio, aún conocedor de lo difícil que es ingresar a las grandes ferias artesanales.
Gabriela lleva 15 años de trabajo en todas las técnicas del tejido y consiguió que Milton la acompañe hace diez. Ahora, la tarea que se propusieron los artesanos es rescatar la tradición tejedora del pueblo que los cobija. "Sabemos que en San Francisco hay muchas mujeres que se dedican al telar, que tejían con plantas e hilaban. Queremos contactarlas para conocerlas y que ellas nos conozcan", dijo el artesano.
Las prendas que exhibieron en la feria de Cosquín cuestan entre 1.300 y 2.500 pesos en trajes de invierno -con pura lana de oveja o de llama, de 800 gramos- que mantienen el color natural del animal. También Milton y Gabriela hicieron prendas más livianas, de algodón y seda vegetal, que se venden a unos 900 pesos. "En verano también hay que vivir", sonrió Messi.
En el stand de la feria había libros sobre la provincia que fueron aportados a la pareja por San Luis Libro. "Los trajimos para que la gente los conozca y conozca la provincia", dijeron los artesanos, quienes están convencidos que San Luis es el lugar ideal para cuidar a su hija.
De hecho, la nena tiene dos años y medio y hace tres que se radicaron definitivamente en San Francisco, una localidad de la que hablan como si hubieran vivido allí toda la vida. 
La existencia en el pueblo de la Feria Provincial del Artesano hizo que la afinidad entre la pareja y el lugar sea aún más grande y evidente. En la edición de este año, Milton y Gabriela hicieron un desfile con sus creaciones y fueron anunciados como los representantes de San Francisco en la feria "Augusto Raúl Cortázar", que se realiza todos los años a unas cinco cuadras de la plaza Próspero Molina.
La calidad de los materiales usados por la pareja, las tintes naturales surgidas de las entrañas serranas de San Francisco y la variedad de técnicas que utilizaron podrían ser las razones que llevaron a los jurados nacionales a mencionar a Messi y DiBernardi como los mejores en su especialidad. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Dos artesanos de San Francisco ganaron el primer premio en la Feria de Cosquín

Radicada hace tres años en la provincia, una pareja sorprendió al jurado con su combinación de tintes naturales.

Messi y Gabriela con su pequeña hija, motor del cambio.

La idea de educar a su hija de dos años y medio en un lugar tranquilo empujó a Gabriela Dibernardi y Milton Messi hasta San Francisco del Monte de Oro. Junto a ellos vinieron de Buenos Aires un talento innato para el telar y el conocimiento de que en la localidad sanluiseña había una gran tradición para el tejido.
Dedicada a la artesanía hace un año con más firmeza que antes, la pareja consiguió el fin de semana un gran logro. En su primera participación en la Feria Nacional de Artesanos de Cosquín -una de las más grandes y trascendentes del país- consiguieron el primer puesto en el rubro "Fibras animales y vegetales tradicionales".
El trabajo de Gabriela y Milton consiste en usar tintes naturales de la sierra para colorear las lanas con las que confeccionan ruanas, ponchos y otras prendas tradicionales. Romerillo, cochinilla, quebracho blanco y jarilla son algunas de las plantas de donde sacan los extractos naturales para colorear sus obras.
Junto a su pequeña hija, el matrimonio vive en el monte, a 400 metros del río Gómez en San Francisco, donde esquirla las ovejas y se pone manos a la obra con el telar.
La empresa que montaron se llama "Tierramadre", se puede encontrar en Facebook y se mueve en algunos conceptos innegociables: todos los materiales son nobles y cada pieza que confeccionan son únicas e irrepetibles. "Nosotros hacemos una prenda, le vamos armando la trama, la coloreamos y después no podríamos hacer una igual, por más que quisiéramos", dijo el Messi de los artesanos.
El pelo de llama que buscan es de un lugar cercano a Inti Huasi y las piezas son confeccionadas a mano en ruecas o telares. Así consiguieron un stock y una clientela que se agranda día a día, con perspectivas de mejorar tras el premio en la feria coscoína que reúnen a los mejores artesanos del país.
"Esto nos abre muchas puertas", dijo Messi, contador público nacional que dejó su oficio, aún conocedor de lo difícil que es ingresar a las grandes ferias artesanales.
Gabriela lleva 15 años de trabajo en todas las técnicas del tejido y consiguió que Milton la acompañe hace diez. Ahora, la tarea que se propusieron los artesanos es rescatar la tradición tejedora del pueblo que los cobija. "Sabemos que en San Francisco hay muchas mujeres que se dedican al telar, que tejían con plantas e hilaban. Queremos contactarlas para conocerlas y que ellas nos conozcan", dijo el artesano.
Las prendas que exhibieron en la feria de Cosquín cuestan entre 1.300 y 2.500 pesos en trajes de invierno -con pura lana de oveja o de llama, de 800 gramos- que mantienen el color natural del animal. También Milton y Gabriela hicieron prendas más livianas, de algodón y seda vegetal, que se venden a unos 900 pesos. "En verano también hay que vivir", sonrió Messi.
En el stand de la feria había libros sobre la provincia que fueron aportados a la pareja por San Luis Libro. "Los trajimos para que la gente los conozca y conozca la provincia", dijeron los artesanos, quienes están convencidos que San Luis es el lugar ideal para cuidar a su hija.
De hecho, la nena tiene dos años y medio y hace tres que se radicaron definitivamente en San Francisco, una localidad de la que hablan como si hubieran vivido allí toda la vida. 
La existencia en el pueblo de la Feria Provincial del Artesano hizo que la afinidad entre la pareja y el lugar sea aún más grande y evidente. En la edición de este año, Milton y Gabriela hicieron un desfile con sus creaciones y fueron anunciados como los representantes de San Francisco en la feria "Augusto Raúl Cortázar", que se realiza todos los años a unas cinco cuadras de la plaza Próspero Molina.
La calidad de los materiales usados por la pareja, las tintes naturales surgidas de las entrañas serranas de San Francisco y la variedad de técnicas que utilizaron podrían ser las razones que llevaron a los jurados nacionales a mencionar a Messi y DiBernardi como los mejores en su especialidad. 
 

Logín