eldiariodelarepublica.com
Multiplican cortaderas para amarrar los suelos frágiles

Escuchanos EN VIVO!
X

Multiplican cortaderas para amarrar los suelos frágiles

Juan Luna

El Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción ya empezó a reproducir la especie para forestar terrenos que necesitan protección, como en la Cuenca El Morro.

Los trabajadores del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción de la provincia pusieron en marcha la producción anual de cortaderas. Con los pies y las manos en la tierra, ya comenzaron a recolectar ejemplares para multiplicarlos y sumarlos a los planes forestales de la provincia, en un intento de rescatar y proteger a los suelos más frágiles.

La provincia tiene dos "fábricas" de vegetales que trabajan a toda máquina. Una es el vivero que está en el predio de la ex Colonia Hogar en la ciudad de San Luis, y la otra es el Centro de Logística Forestal en Villa Mercedes. Entre las dos, aspiran a producir unos 40.000 nuevos plantines durante el año, a partir de las raíces de plantas madres que abundan en terrenos ricos en agua, como los que están cerca de los ríos y arroyos.

Por eso, como primer paso, el personal del Programa Forestal y Frutihortícola recorre las costas del río San Luis y las del río V° en busca de la materia prima para iniciar el proceso de reproducción. "Ubicamos las zonas donde hay muchas cortaderas y hacemos un raleo, no sacamos todas. Si hay cinco, extraemos dos y dejamos tres. De esa forma preservamos también las que existen en cada lugar", explicó Pablo Pensotti, responsable del programa en el centro de la provincia.

Para elegir el ejemplar que extraerán, buscan una planta adulta que tenga unos 3 metros de altura y 1,5 de diámetro. La arrancan de raíz y la trasladan a alguno de los dos establecimientos para empezar la multiplicación.

En ambos lugares, toman las matas de las raíces y las dividen. "Las separamos en macollos, que son todas las plantitas chiquitas que están unidas en la raíz. Les cortamos las hojas grandes para que no se deshidraten y después, con el tiempo, cada macollito va a volver a formar otra planta madre", describió César De Benedetti, quien está a cargo del programa en la región de Villa Mercedes. De una cortadera grande pueden sacar entre setenta y cien ejemplares, dependiendo del tamaño de la cortadera.

Las pequeñas matas son colocadas en macetas de tres litros y trasladadas a las cámaras de acopio, donde las riegan para que en lapso de siete días comiencen a aflorar los primeros brotes. "El secreto es darle suficiente riego hasta que prenda. Una vez que logra brotar, ya es una planta que se adapta fácilmente a diferentes tipos de suelos", reveló Pensotti.

Pero además, la cortadera tiene la facultad de autorreproducirse. A través de las semillas que caen de sus flores hasta la tierra, pueden nacer hijos en los alrededores del tallo, con mucha facilidad. Por eso, es una especie que abunda en la provincia y es muy difícil que se seque o muera.

"Este trabajo lo vamos a hacer durante todo febrero y marzo. En abril paramos con la reproducción y volvemos a empezar a partir de setiembre hasta fin de año, cuando llega la primavera y se dan los brotes", aclaró.

Una vez que comienzan a desarrollarse y están listas para ser trasplantadas, el ministerio les da un destino en base a la planificación forestal que tiene en marcha. Así, pueden ser colocadas en rutas, espacios verdes, parques industriales o en algunas zonas de la Cuenca del Morro, "teniendo en cuenta que si bien se adapta a diferentes tipos de suelos, donde mejor se agarra es en los más húmedos", indicó.

Uno de los grandes beneficios de la especie es que ayuda a combatir la erosión hídrica y eólica. Como son de fácil implantación, al crecer en suelos que estaban desnudos, evitan que el viento y el agua dañen las partículas del terreno, algo que sucede en muchas partes de la Cuenca.

"Además, las cortaderas tienen un aspecto muy bonito por las panojas que desarrollan. Entonces tienen una función ornamental que aprovechamos para forestar donde nos inviten", agregó De Benedetti.

No es la primera vez que el ministerio trabaja en la reproducción de cortaderas. Durante el 2017, lograron hacer una cantidad similar a la que intentan llegar este año. Muchos de esos ejemplares logrados, ya están plantados en la provincia, sobre todo en algunas de las regiones más castigadas por la emergencia ambiental. "Fue muy positivo porque se pudieron llevar muchos plantines al terreno. Pero creo que este año nos hemos especializado un poco más", expresó Pensotti, quien también encabeza la producción de Paulownias, un árbol que, al igual que la cortadera, puede traer grandes beneficios al ambiente de San Luis.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Multiplican cortaderas para amarrar los suelos frágiles

El Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción ya empezó a reproducir la especie para forestar terrenos que necesitan protección, como en la Cuenca El Morro.

Los trabajadores del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción de la provincia pusieron en marcha la producción anual de cortaderas. Con los pies y las manos en la tierra, ya comenzaron a recolectar ejemplares para multiplicarlos y sumarlos a los planes forestales de la provincia, en un intento de rescatar y proteger a los suelos más frágiles.

La provincia tiene dos "fábricas" de vegetales que trabajan a toda máquina. Una es el vivero que está en el predio de la ex Colonia Hogar en la ciudad de San Luis, y la otra es el Centro de Logística Forestal en Villa Mercedes. Entre las dos, aspiran a producir unos 40.000 nuevos plantines durante el año, a partir de las raíces de plantas madres que abundan en terrenos ricos en agua, como los que están cerca de los ríos y arroyos.

Por eso, como primer paso, el personal del Programa Forestal y Frutihortícola recorre las costas del río San Luis y las del río V° en busca de la materia prima para iniciar el proceso de reproducción. "Ubicamos las zonas donde hay muchas cortaderas y hacemos un raleo, no sacamos todas. Si hay cinco, extraemos dos y dejamos tres. De esa forma preservamos también las que existen en cada lugar", explicó Pablo Pensotti, responsable del programa en el centro de la provincia.

Para elegir el ejemplar que extraerán, buscan una planta adulta que tenga unos 3 metros de altura y 1,5 de diámetro. La arrancan de raíz y la trasladan a alguno de los dos establecimientos para empezar la multiplicación.

En ambos lugares, toman las matas de las raíces y las dividen. "Las separamos en macollos, que son todas las plantitas chiquitas que están unidas en la raíz. Les cortamos las hojas grandes para que no se deshidraten y después, con el tiempo, cada macollito va a volver a formar otra planta madre", describió César De Benedetti, quien está a cargo del programa en la región de Villa Mercedes. De una cortadera grande pueden sacar entre setenta y cien ejemplares, dependiendo del tamaño de la cortadera.

Las pequeñas matas son colocadas en macetas de tres litros y trasladadas a las cámaras de acopio, donde las riegan para que en lapso de siete días comiencen a aflorar los primeros brotes. "El secreto es darle suficiente riego hasta que prenda. Una vez que logra brotar, ya es una planta que se adapta fácilmente a diferentes tipos de suelos", reveló Pensotti.

Pero además, la cortadera tiene la facultad de autorreproducirse. A través de las semillas que caen de sus flores hasta la tierra, pueden nacer hijos en los alrededores del tallo, con mucha facilidad. Por eso, es una especie que abunda en la provincia y es muy difícil que se seque o muera.

"Este trabajo lo vamos a hacer durante todo febrero y marzo. En abril paramos con la reproducción y volvemos a empezar a partir de setiembre hasta fin de año, cuando llega la primavera y se dan los brotes", aclaró.

Una vez que comienzan a desarrollarse y están listas para ser trasplantadas, el ministerio les da un destino en base a la planificación forestal que tiene en marcha. Así, pueden ser colocadas en rutas, espacios verdes, parques industriales o en algunas zonas de la Cuenca del Morro, "teniendo en cuenta que si bien se adapta a diferentes tipos de suelos, donde mejor se agarra es en los más húmedos", indicó.

Uno de los grandes beneficios de la especie es que ayuda a combatir la erosión hídrica y eólica. Como son de fácil implantación, al crecer en suelos que estaban desnudos, evitan que el viento y el agua dañen las partículas del terreno, algo que sucede en muchas partes de la Cuenca.

"Además, las cortaderas tienen un aspecto muy bonito por las panojas que desarrollan. Entonces tienen una función ornamental que aprovechamos para forestar donde nos inviten", agregó De Benedetti.

No es la primera vez que el ministerio trabaja en la reproducción de cortaderas. Durante el 2017, lograron hacer una cantidad similar a la que intentan llegar este año. Muchos de esos ejemplares logrados, ya están plantados en la provincia, sobre todo en algunas de las regiones más castigadas por la emergencia ambiental. "Fue muy positivo porque se pudieron llevar muchos plantines al terreno. Pero creo que este año nos hemos especializado un poco más", expresó Pensotti, quien también encabeza la producción de Paulownias, un árbol que, al igual que la cortadera, puede traer grandes beneficios al ambiente de San Luis.

Logín