eldiariodelarepublica.com
Los hombres ante la historia

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Los hombres ante la historia

Estoy satisfecho, lo hice lo mejor que pude”. Mujeres y hombres, en determinadas circunstancias, en lugares precisos; tienen la necesidad de expresar la visión sobre la historia de sus acciones, porque esas acciones forman parte de la historia.

Esa fue la mirada elegida por Gerry Adams, al ceder la presidencia del Sinn Féin a su mano derecha, Mary Lou McDonald. El partido nacionalista irlandés cambió a su líder luego de 34 años, en un congreso celebrado en Dublín.

Gerry Adams sigue siendo la encarnación histórica del combate para la reunificación de Irlanda y su papel central en la vida política le valió el reconocimiento mundial. Pero junto con la notoriedad, también se vio envuelto en polémicas por las acusaciones de haber tenido vínculos con el IRA (Ejército Republicano Irlandés), el desaparecido brazo armado del Sinn Féin, responsable de más de 1.700 muertes en las tres décadas del conflicto norirlandés (1968-1998).

Aunque las familias de las víctimas lo consideran un asesino, otros muchos lo perciben como un artífice de la paz que progresivamente se ha ido instalando en Irlanda del Norte desde hace 20 años. Un genuino emergente de la época y el lugar en el que le tocó vivir, pero, sobre todo: ejercer sus ideas.

Actor clave de la política irlandesa durante décadas, fue reelegido por última vez como presidente de la formación en noviembre, y allí mismo anunció que dejaría rápidamente el cargo para dar espacio a las nuevas generaciones. La transición será fluida ya que su sucesora, Mary Lou McDonald, la única candidata para el cargo, fue vicepresidenta de la formación durante 10 años.

“Para disipar dudas, esto no es una coronación”, aseguró Mary Lou McDonald poco después de su elección formal como presidenta con una votación a mano alzada. Adams respondió a quienes temen que siga manejando los hilos al asegurar que no buscará un nuevo mandato en el parlamento irlandés y no será candidato a la presidencia irlandesa, como barajaban algunos observadores.

McDonald rindió homenaje a su “mentor” al declarar que sin él “no se habría logrado el Acuerdo del Viernes Santo" -que puso fin a décadas de conflicto en Irlanda del Norte entre nacionalistas y unionistas- y añadió que es necesario continuar el trabajo de reconciliación.

La presidencia del partido en McDonald, de 48 años de edad, que pertenece a una generación posterior, sin vínculos con el IRA, marca una transición simbólica para el Sinn Féin. El partido, que con Gerry Adams a la cabeza se convirtió en la segunda fuerza política en Irlanda del Norte y la tercera en la República de Irlanda, sigue aspirando a una reunificación de la isla, mediante la llegada al poder en Dublín y en Belfast.

“Nuestro objetivo es ganar, ganar elecciones, aumentar nuestro peso político, hacer realidad nuestra ambición de estar en el gobierno del Norte y del Sur, de acumular victorias políticas todos los días y, finalmente, lograr la unidad irlandesa”, insistió la nueva presidenta.

Después de lograr un mayor apoyo del electorado haciendo campaña contra la austeridad posterior a la crisis financiera, el Sinn Féin se vuelca actualmente en los temas sociales. Uno de los temas clave con los que cuenta para sumar votos es su firme oposición al Brexit, especialmente en Irlanda del Norte, que votó mayoritariamente (cerca de 56%) en contra de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y donde desde marzo de 2017 tiene solo un diputado menos que el Partido Unionista Democrático.

Adams deja un legado de optar por la política en detrimento de la lucha armada. La historia lo juzgará con el tiempo como aliado. Mientras tanto, la síntesis personal es concluyente.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los hombres ante la historia

Estoy satisfecho, lo hice lo mejor que pude”. Mujeres y hombres, en determinadas circunstancias, en lugares precisos; tienen la necesidad de expresar la visión sobre la historia de sus acciones, porque esas acciones forman parte de la historia.

Esa fue la mirada elegida por Gerry Adams, al ceder la presidencia del Sinn Féin a su mano derecha, Mary Lou McDonald. El partido nacionalista irlandés cambió a su líder luego de 34 años, en un congreso celebrado en Dublín.

Gerry Adams sigue siendo la encarnación histórica del combate para la reunificación de Irlanda y su papel central en la vida política le valió el reconocimiento mundial. Pero junto con la notoriedad, también se vio envuelto en polémicas por las acusaciones de haber tenido vínculos con el IRA (Ejército Republicano Irlandés), el desaparecido brazo armado del Sinn Féin, responsable de más de 1.700 muertes en las tres décadas del conflicto norirlandés (1968-1998).

Aunque las familias de las víctimas lo consideran un asesino, otros muchos lo perciben como un artífice de la paz que progresivamente se ha ido instalando en Irlanda del Norte desde hace 20 años. Un genuino emergente de la época y el lugar en el que le tocó vivir, pero, sobre todo: ejercer sus ideas.

Actor clave de la política irlandesa durante décadas, fue reelegido por última vez como presidente de la formación en noviembre, y allí mismo anunció que dejaría rápidamente el cargo para dar espacio a las nuevas generaciones. La transición será fluida ya que su sucesora, Mary Lou McDonald, la única candidata para el cargo, fue vicepresidenta de la formación durante 10 años.

“Para disipar dudas, esto no es una coronación”, aseguró Mary Lou McDonald poco después de su elección formal como presidenta con una votación a mano alzada. Adams respondió a quienes temen que siga manejando los hilos al asegurar que no buscará un nuevo mandato en el parlamento irlandés y no será candidato a la presidencia irlandesa, como barajaban algunos observadores.

McDonald rindió homenaje a su “mentor” al declarar que sin él “no se habría logrado el Acuerdo del Viernes Santo" -que puso fin a décadas de conflicto en Irlanda del Norte entre nacionalistas y unionistas- y añadió que es necesario continuar el trabajo de reconciliación.

La presidencia del partido en McDonald, de 48 años de edad, que pertenece a una generación posterior, sin vínculos con el IRA, marca una transición simbólica para el Sinn Féin. El partido, que con Gerry Adams a la cabeza se convirtió en la segunda fuerza política en Irlanda del Norte y la tercera en la República de Irlanda, sigue aspirando a una reunificación de la isla, mediante la llegada al poder en Dublín y en Belfast.

“Nuestro objetivo es ganar, ganar elecciones, aumentar nuestro peso político, hacer realidad nuestra ambición de estar en el gobierno del Norte y del Sur, de acumular victorias políticas todos los días y, finalmente, lograr la unidad irlandesa”, insistió la nueva presidenta.

Después de lograr un mayor apoyo del electorado haciendo campaña contra la austeridad posterior a la crisis financiera, el Sinn Féin se vuelca actualmente en los temas sociales. Uno de los temas clave con los que cuenta para sumar votos es su firme oposición al Brexit, especialmente en Irlanda del Norte, que votó mayoritariamente (cerca de 56%) en contra de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y donde desde marzo de 2017 tiene solo un diputado menos que el Partido Unionista Democrático.

Adams deja un legado de optar por la política en detrimento de la lucha armada. La historia lo juzgará con el tiempo como aliado. Mientras tanto, la síntesis personal es concluyente.

Logín