eldiariodelarepublica.com
Denuncias de abusos: los padres sospechan que en el colegio ocultan información

Escuchanos EN VIVO!
X

Denuncias de abusos: los padres sospechan que en el colegio ocultan información

Dicen que se sienten desprotegidos por los directivos de la escuela. El acusado es un profesor de música.

Tras la intervención del  San Buenaventura a raíz de una serie de denuncias por supuestos casos de abusos sexuales, los padres de los 17 nenes implicados se reunirán durante la semana, por separado, con dos psicopedagogas que encabezarán una comisión para investigar uno por uno los casos. A comienzo de febrero las profesionales fueron puestas a disposición por el mismo centro franciscano al que pertenece a la escuela. 

El primero de enero, el centro educativo quedó en manos de Carlos Héctor Rioja (un franciscano que dispuso la Provincia San Francisco Solano, entidad a la que pertenece el San Buenaventura). Casi cuarenta días después, la institución nombró a dos especialistas, Cecilia Semino y Ángela René Iturroz, para “tomar decisiones que contribuyan al normal funcionamiento del colegio en vista, principalmente, del bien de nuestros niños y jóvenes”, señaló el ministro provincial de San Francisco Solano, Daniel Alejandro Fleitas. 

Cuatro padres que se reunieron con El Diario contaron que los encuentros serán el miércoles y el jueves. “Nos citaron a todos en diferentes horarios entre esos dos días, a partir de las 9. La cita es en el colegio. Sinceramente no nos genera confianza que nos llamen al establecimiento, para nosotros es un lugar que tratamos evitar”, expresó una de las mamás. 

Para la mujer, la reunión con las profesionales es “el primer contacto oficial” que van a tener con las autoridades del organismo educativo desde el 7 de diciembre, día en que se efectuó la primera denuncia contra Juan Manuel Chávez, el profesor de música que sería el supuesto abusador. Lo acusan de bajar la ropa interior a los chicos y de manosearlos.

Los tutores manifestaron que desde que comenzó el proceso judicial que lleva adelante el juez Alfredo Cuello, se sintieron “desprotegidos y abandonados” por los directivos del San Buenaventura. “Nunca nos convocaron a una reunión para hablar del tema. Todas las veces que tuvimos un encuentro con el colegio fue por iniciativa nuestra. Y la vez que se comunicó el interventor fue a través de una carta. Jamás nos preguntaron cómo se sentían nuestros hijos, sus alumnos”, añadió otro de los padres. 

En las declaraciones insistieron con que para ellos, “la escuela tiene información que no quiere dar”. “Desde que pasó lo de las denuncias, la institución se cerró. Hay un hermetismo terrible. Nosotros llevamos a nuestros hijos desde jardín y jamás pensamos que nos iban a abandonar de esa forma. Si yo fuera parte del centro educativo, estaría con los padres todos los días para saber qué pasó, para saber cómo están. Si no pueden intervenir judicialmente, por lo menos que demuestren un interés”, señaló uno de los entrevistados por éste matutino.  

Si bien hasta ahora no se conoció si la comisión que encararán las profesionales estará compuesta por otros integrantes, los tutores de los niños esperan “que la entidad no nombre a nadie que trabaje en el colegio”. “Lo mínimo que exigimos es que si eso sucede nos dejen poner a alguien que nos represente para que presencie los encuentros con las psicopedagogas”, exigió el padre que realizó la denuncia que disparó la polémica.  

Por último, el grupo sostuvo que la intervención de la institución “fue lenta” y que hasta el momento no consideran que las autoridades del San Buenaventura “quieran ayudar a que se esclarezca el caso”.  

“A pesar de que hay un acusado, no tenemos que olvidar que no es el único responsable de lo que pasó nuestros hijos. No se puede hacer la vista gorda con éste tema, los directivos tienen que colaborar y no sentimos que lo hayan hecho. Una de las cosas que recriminamos es que apenas hubo una denuncia, la Justicia fue a pedir las cámaras de seguridad y no funcionaban, desde ese punto, la institución ya es responsable de lo que sucedió”, sentenció otra de las mamás. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Denuncias de abusos: los padres sospechan que en el colegio ocultan información

Dicen que se sienten desprotegidos por los directivos de la escuela. El acusado es un profesor de música.

Los casos saltaron a la luz en diciembre. Recién esta semana los directivos escucharán a los padres. (Foto: Juan Andrés Galli)

Tras la intervención del  San Buenaventura a raíz de una serie de denuncias por supuestos casos de abusos sexuales, los padres de los 17 nenes implicados se reunirán durante la semana, por separado, con dos psicopedagogas que encabezarán una comisión para investigar uno por uno los casos. A comienzo de febrero las profesionales fueron puestas a disposición por el mismo centro franciscano al que pertenece a la escuela. 

El primero de enero, el centro educativo quedó en manos de Carlos Héctor Rioja (un franciscano que dispuso la Provincia San Francisco Solano, entidad a la que pertenece el San Buenaventura). Casi cuarenta días después, la institución nombró a dos especialistas, Cecilia Semino y Ángela René Iturroz, para “tomar decisiones que contribuyan al normal funcionamiento del colegio en vista, principalmente, del bien de nuestros niños y jóvenes”, señaló el ministro provincial de San Francisco Solano, Daniel Alejandro Fleitas. 

Cuatro padres que se reunieron con El Diario contaron que los encuentros serán el miércoles y el jueves. “Nos citaron a todos en diferentes horarios entre esos dos días, a partir de las 9. La cita es en el colegio. Sinceramente no nos genera confianza que nos llamen al establecimiento, para nosotros es un lugar que tratamos evitar”, expresó una de las mamás. 

Para la mujer, la reunión con las profesionales es “el primer contacto oficial” que van a tener con las autoridades del organismo educativo desde el 7 de diciembre, día en que se efectuó la primera denuncia contra Juan Manuel Chávez, el profesor de música que sería el supuesto abusador. Lo acusan de bajar la ropa interior a los chicos y de manosearlos.

Los tutores manifestaron que desde que comenzó el proceso judicial que lleva adelante el juez Alfredo Cuello, se sintieron “desprotegidos y abandonados” por los directivos del San Buenaventura. “Nunca nos convocaron a una reunión para hablar del tema. Todas las veces que tuvimos un encuentro con el colegio fue por iniciativa nuestra. Y la vez que se comunicó el interventor fue a través de una carta. Jamás nos preguntaron cómo se sentían nuestros hijos, sus alumnos”, añadió otro de los padres. 

En las declaraciones insistieron con que para ellos, “la escuela tiene información que no quiere dar”. “Desde que pasó lo de las denuncias, la institución se cerró. Hay un hermetismo terrible. Nosotros llevamos a nuestros hijos desde jardín y jamás pensamos que nos iban a abandonar de esa forma. Si yo fuera parte del centro educativo, estaría con los padres todos los días para saber qué pasó, para saber cómo están. Si no pueden intervenir judicialmente, por lo menos que demuestren un interés”, señaló uno de los entrevistados por éste matutino.  

Si bien hasta ahora no se conoció si la comisión que encararán las profesionales estará compuesta por otros integrantes, los tutores de los niños esperan “que la entidad no nombre a nadie que trabaje en el colegio”. “Lo mínimo que exigimos es que si eso sucede nos dejen poner a alguien que nos represente para que presencie los encuentros con las psicopedagogas”, exigió el padre que realizó la denuncia que disparó la polémica.  

Por último, el grupo sostuvo que la intervención de la institución “fue lenta” y que hasta el momento no consideran que las autoridades del San Buenaventura “quieran ayudar a que se esclarezca el caso”.  

“A pesar de que hay un acusado, no tenemos que olvidar que no es el único responsable de lo que pasó nuestros hijos. No se puede hacer la vista gorda con éste tema, los directivos tienen que colaborar y no sentimos que lo hayan hecho. Una de las cosas que recriminamos es que apenas hubo una denuncia, la Justicia fue a pedir las cámaras de seguridad y no funcionaban, desde ese punto, la institución ya es responsable de lo que sucedió”, sentenció otra de las mamás. 
 

Logín