eldiariodelarepublica.com
Afirman que otro militar sufre acoso laboral en la Fuerza

Escuchanos EN VIVO!
X

Afirman que otro militar sufre acoso laboral en la Fuerza

El hombre dijo, en una nota que fue entregada a la Policía, que padece abuso de autoridad.

En su denuncia, M. les había adelantado a los policías de la Comisaría 8ª que el acoso laboral y sexual que sufre en las oficinas de la obra social de la Fuerza Aérea no la tiene como única víctima. En los 22 años que ha trabajado para la Quinta Brigada Aérea supo de muchos compañeros que pasaron por lo mismo, pero que, por temor a perder el trabajo, callan como lo hizo ella. Sin embargo, antes de que la militar se decidiera a denunciar a dos jefes que supuestamente la hostigan porque no accede a tener sexo con ellos, un compañero de la Fuerza le acercó una carta. Leerla fue, para la mujer, como ver traducido por escrito mucho de lo que le tocó sufrir a diario. 

La suboficial ayudante le entregó esa misiva al instructor del sumario policial, oficial principal Rubén Pedernera, el domingo a la noche, cuando asentó la denuncia en la Comisaría 8ª. 

La acompañó, además, con la constancia de una sanción que le habían impuesto sus superiores y con el certificado que el médico de guardia en la Clínica del Niño le expidió para que hiciera reposo durante cinco días. Le recomendaron tal descanso por la descomposición que sufrió el jueves pasado en losfa (Instituto de Obra Social de la Fuerza Aérea Argentina), después de hablar con el titular de la obra social y anoticiarse de que había obtenido pésimas calificaciones en las dos últimas evaluaciones de personal y de que dos suboficiales se habían quejado de ella. 

Según contó M., su compañero tenía pensado difundir su escrito a través de los medios mucho antes de que ella denunciara los acosos, pero el miedo lo frenó en su momento. Lo que lo impulsó a redactar esa carta fue el cambio de sección que dispuso para él el encargado de la obra social en Villa Mercedes. 

“Lo calificaron mal y lo castigaron enviándolo a la parte que se ocupa de los seguros”, resumió la mujer. Con esa última calificación de parte de sus jefes el hombre sabe que ya no puede aspirar a un ascenso en el único trabajo con el que mantiene a sus hijos de 6 y 11 años. “Le cortaron la carrera a ese chico…”, remarcó la suboficial ayudante. 

En el inicio de la carta, el hombre apunta al actual titular que la obra social tiene en Remedios de Escalada 37. Según él, conduce sus oficinas “con una política militar autoritaria, inflexible y dañina, que perjudica mucho a los suboficiales que trabajan ahí”, es decir, lo hace con una dirección más acorde “a la época de la dictadura” que a los tiempos que corren. 

Sostiene que el comodoro a cargo aún sanciona a su personal “con horas de arresto y exagerando por escrito los sucesos” por los que decide castigarlos. “Además de ser frío e injusto a la hora de calificar a los suboficiales, les impone a los encargados de esas calificaciones que tienen que hacerlo de forma antidemocrática”, expone. Denuncia, además, que ese jefe impuso una hora extra de trabajo, sin el previo aval de los superiores. 

Esa forma de trabajar de las autoridades de Iosfa genera “malestar, descontento, desconfianza, presión psicológica e impotencia entre los suboficiales y empañan la imagen de la Fuerza Aérea y de aquellos buenos oficiales que tratan al suboficial con respeto, comprensión, estima y camaradería”, expresa el escrito, desde el anonimato. 

Al final de su carta, el militar invitaba a las autoridades que la obra social y la Fuerza tienen en Capital Federal envíen una comisión de psicólogos, licenciados en Derechos Humanos y otros facultativos a investigar por su cuenta y corroborar con sus ojos si lo que dice es verdad o mentira.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Afirman que otro militar sufre acoso laboral en la Fuerza

El hombre dijo, en una nota que fue entregada a la Policía, que padece abuso de autoridad.

Remedios de Escalada 37. Donde funcionan las oficinas de la obra social de la Fuerza Argentina. Foto: Juan Andrés Galli

En su denuncia, M. les había adelantado a los policías de la Comisaría 8ª que el acoso laboral y sexual que sufre en las oficinas de la obra social de la Fuerza Aérea no la tiene como única víctima. En los 22 años que ha trabajado para la Quinta Brigada Aérea supo de muchos compañeros que pasaron por lo mismo, pero que, por temor a perder el trabajo, callan como lo hizo ella. Sin embargo, antes de que la militar se decidiera a denunciar a dos jefes que supuestamente la hostigan porque no accede a tener sexo con ellos, un compañero de la Fuerza le acercó una carta. Leerla fue, para la mujer, como ver traducido por escrito mucho de lo que le tocó sufrir a diario. 

La suboficial ayudante le entregó esa misiva al instructor del sumario policial, oficial principal Rubén Pedernera, el domingo a la noche, cuando asentó la denuncia en la Comisaría 8ª. 

La acompañó, además, con la constancia de una sanción que le habían impuesto sus superiores y con el certificado que el médico de guardia en la Clínica del Niño le expidió para que hiciera reposo durante cinco días. Le recomendaron tal descanso por la descomposición que sufrió el jueves pasado en losfa (Instituto de Obra Social de la Fuerza Aérea Argentina), después de hablar con el titular de la obra social y anoticiarse de que había obtenido pésimas calificaciones en las dos últimas evaluaciones de personal y de que dos suboficiales se habían quejado de ella. 

Según contó M., su compañero tenía pensado difundir su escrito a través de los medios mucho antes de que ella denunciara los acosos, pero el miedo lo frenó en su momento. Lo que lo impulsó a redactar esa carta fue el cambio de sección que dispuso para él el encargado de la obra social en Villa Mercedes. 

“Lo calificaron mal y lo castigaron enviándolo a la parte que se ocupa de los seguros”, resumió la mujer. Con esa última calificación de parte de sus jefes el hombre sabe que ya no puede aspirar a un ascenso en el único trabajo con el que mantiene a sus hijos de 6 y 11 años. “Le cortaron la carrera a ese chico…”, remarcó la suboficial ayudante. 

En el inicio de la carta, el hombre apunta al actual titular que la obra social tiene en Remedios de Escalada 37. Según él, conduce sus oficinas “con una política militar autoritaria, inflexible y dañina, que perjudica mucho a los suboficiales que trabajan ahí”, es decir, lo hace con una dirección más acorde “a la época de la dictadura” que a los tiempos que corren. 

Sostiene que el comodoro a cargo aún sanciona a su personal “con horas de arresto y exagerando por escrito los sucesos” por los que decide castigarlos. “Además de ser frío e injusto a la hora de calificar a los suboficiales, les impone a los encargados de esas calificaciones que tienen que hacerlo de forma antidemocrática”, expone. Denuncia, además, que ese jefe impuso una hora extra de trabajo, sin el previo aval de los superiores. 

Esa forma de trabajar de las autoridades de Iosfa genera “malestar, descontento, desconfianza, presión psicológica e impotencia entre los suboficiales y empañan la imagen de la Fuerza Aérea y de aquellos buenos oficiales que tratan al suboficial con respeto, comprensión, estima y camaradería”, expresa el escrito, desde el anonimato. 

Al final de su carta, el militar invitaba a las autoridades que la obra social y la Fuerza tienen en Capital Federal envíen una comisión de psicólogos, licenciados en Derechos Humanos y otros facultativos a investigar por su cuenta y corroborar con sus ojos si lo que dice es verdad o mentira.

Logín