eldiariodelarepublica.com
Una época de extinciones

Escuchanos EN VIVO!
X

Una época de extinciones

Los científicos establecieron que la Tierra sufrió cinco grandes extinciones. La última y más devastadora fue hace 65 millones de años, cuando además de los dinosaurios, desapareció el 60% de las especies que poblaban el planeta.

Todas las grandes extinciones tuvieron en común que fueron causadas por fenómenos naturales, como una lluvia de meteoritos, la explosión de una estrella, o los movimientos de las placas tectónicas. Ahora, el planeta está presenciando otra gran extinción, la sexta, y a diferencia de las anteriores las causas no son naturales, sino producidas por la acción del hombre.

Es tan grande el impacto del hombre sobre el planeta que algunos científicos han acordado llamar a esta época, Antropoceno. Los especialistas alertaron que, ya se ha ingresado en la Sexta Extinción Masiva.

En el origen de esta gran extinción está la superpoblación humana, con grandes necesidades de recursos y un creciente impacto en el medio ambiente. Las causas que generan esta desaparición progresiva de especies son dos principalmente: la sobreexplotación de los recursos naturales (deforestación, caza y pesca, etcétera) y, una economía basada en los combustibles fósiles, que contaminan la atmósfera y producen un calentamiento global de consecuencias nefastas para los ecosistemas.

Un ejemplo muy claro de la primera causa, la sobreexplotación de recursos, lo constituye el pez globo. Este animal, capaz de hincharse para asustar y alejar a depredadores, y además venenoso, como una “garantía” extra para evitar la desaparición; sobrevivió miles de años, y sin embargo no parece que vaya a sobrevivir al sushi y el sashimi. La pesca intensiva de este animal para abastecer el mercado japonés disminuyó la población en un 99,9 % en los últimos cuarenta años según la “Lista Roja de Especies Amenazadas” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

El hábito reciente por el consumo de pescado crudo, también ha llevado al atún rojo del Atlántico a “estar muy cerca del colapso” puesto que la industria pesquera captura estos peces cuando aún son demasiado jóvenes para reproducirse.

Un ejemplo del efecto del calentamiento global sobre las especies es el caso de los corales. El calentamiento del agua y la acidificación de los océanos (debido al aumento del dióxido de carbono en la atmósfera) son las principales causas de que los corales estén muriendo a gran velocidad. En 1999 se empezó a comprobar que la subida de la temperatura en el mar estaba directamente relacionada con la masiva desaparición de corales en el Mediterráneo. 

Este efecto pronto se constató también, entre otros lugares, en Australia donde la Gran Barrera de Coral comenzó a blanquearse. Los arrecifes de coral son ecosistemas que proveen alimento y hábitat para miles de peces y moluscos, a la vez que proporcionan una protección para las costas en las que se hallan. Por este motivo, la desaparición de los arrecifes supone una pérdida del patrimonio natural y una amenaza para muchas especies, y en último término para las personas.

Según la publicación científica “Science Advances”, la mayoría de extinciones ocurrieron en el último siglo, y tras las pasadas extinciones masivas se necesitaron millones de años para que la naturaleza volviese a recuperarse y diversificarse.

Si este ritmo de extinción perdura, la población humana podría no hacerlo. La humanidad se verá privada de los muchos beneficios que tiene la biodiversidad, muchos de los cuales hacen posibles la vida en la Tierra. No está claro cuántas especies se extinguirán ni la velocidad a la que lo harán, pero limitar el daño al planeta, es una decisión global que debe ejecutarse de manera urgente.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una época de extinciones

Los científicos establecieron que la Tierra sufrió cinco grandes extinciones. La última y más devastadora fue hace 65 millones de años, cuando además de los dinosaurios, desapareció el 60% de las especies que poblaban el planeta.

Todas las grandes extinciones tuvieron en común que fueron causadas por fenómenos naturales, como una lluvia de meteoritos, la explosión de una estrella, o los movimientos de las placas tectónicas. Ahora, el planeta está presenciando otra gran extinción, la sexta, y a diferencia de las anteriores las causas no son naturales, sino producidas por la acción del hombre.

Es tan grande el impacto del hombre sobre el planeta que algunos científicos han acordado llamar a esta época, Antropoceno. Los especialistas alertaron que, ya se ha ingresado en la Sexta Extinción Masiva.

En el origen de esta gran extinción está la superpoblación humana, con grandes necesidades de recursos y un creciente impacto en el medio ambiente. Las causas que generan esta desaparición progresiva de especies son dos principalmente: la sobreexplotación de los recursos naturales (deforestación, caza y pesca, etcétera) y, una economía basada en los combustibles fósiles, que contaminan la atmósfera y producen un calentamiento global de consecuencias nefastas para los ecosistemas.

Un ejemplo muy claro de la primera causa, la sobreexplotación de recursos, lo constituye el pez globo. Este animal, capaz de hincharse para asustar y alejar a depredadores, y además venenoso, como una “garantía” extra para evitar la desaparición; sobrevivió miles de años, y sin embargo no parece que vaya a sobrevivir al sushi y el sashimi. La pesca intensiva de este animal para abastecer el mercado japonés disminuyó la población en un 99,9 % en los últimos cuarenta años según la “Lista Roja de Especies Amenazadas” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

El hábito reciente por el consumo de pescado crudo, también ha llevado al atún rojo del Atlántico a “estar muy cerca del colapso” puesto que la industria pesquera captura estos peces cuando aún son demasiado jóvenes para reproducirse.

Un ejemplo del efecto del calentamiento global sobre las especies es el caso de los corales. El calentamiento del agua y la acidificación de los océanos (debido al aumento del dióxido de carbono en la atmósfera) son las principales causas de que los corales estén muriendo a gran velocidad. En 1999 se empezó a comprobar que la subida de la temperatura en el mar estaba directamente relacionada con la masiva desaparición de corales en el Mediterráneo. 

Este efecto pronto se constató también, entre otros lugares, en Australia donde la Gran Barrera de Coral comenzó a blanquearse. Los arrecifes de coral son ecosistemas que proveen alimento y hábitat para miles de peces y moluscos, a la vez que proporcionan una protección para las costas en las que se hallan. Por este motivo, la desaparición de los arrecifes supone una pérdida del patrimonio natural y una amenaza para muchas especies, y en último término para las personas.

Según la publicación científica “Science Advances”, la mayoría de extinciones ocurrieron en el último siglo, y tras las pasadas extinciones masivas se necesitaron millones de años para que la naturaleza volviese a recuperarse y diversificarse.

Si este ritmo de extinción perdura, la población humana podría no hacerlo. La humanidad se verá privada de los muchos beneficios que tiene la biodiversidad, muchos de los cuales hacen posibles la vida en la Tierra. No está claro cuántas especies se extinguirán ni la velocidad a la que lo harán, pero limitar el daño al planeta, es una decisión global que debe ejecutarse de manera urgente.

Logín