eldiariodelarepublica.com
"Pintaron a mi marido como un criminal y es todo lo contrario"

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

"Pintaron a mi marido como un criminal y es todo lo contrario"

Lo dijo la esposa del italiano acusado de agredir a otro hombre. Afirmó que el camino en disputa no está mensurado y pertenece a su propiedad.

“Es un conflicto más delicado y problemático que una simple discusión entre vecinos", afirmó Gisela Zulkoski, esposa de Stefano Ceccurulli, quien está acusado de atacar a cuchilladas a otro habitante de Los Molles. Según relató la mujer, fue en defensa propia y aseguró que el enfrentamiento con Miguel Ángel Bustamante (quien fue agredido con las armas blancas), es de larga data y está judicializado. "Pintaron a mi marido como un criminal y es todo lo contrario", aseguró la pareja del "italiano".

"Hace cinco años y medio que venimos siendo víctimas de Bustamante, es largo de contar. Él y toda su gente tienen una orden de restricción de 600 metros de mi casa y la han violado infinitas veces. Ni  la Policía ni el juez hacen nada porque sigue intentando matarnos", sostuvo Zulkoski en diálogo con El Diario de la República.

El conflicto vecinal alcanzó su máxima expresión con niveles de violencia inusitada, cuando a principios de esta semana se conocieron distintos videos que muestran a Ceccurulli agrediendo con cuchillos la camioneta de Bustamante y, también, arrojándole pedradas a un grupo de efectivos policiales en la puerta de su propiedad, a unos 200 metros monte adentro del kilómetro 27 de la autopista 25 de Mayo.

La única coincidencia explícita del enfrentamiento, es la pugna por un camino en común que sirve de acceso a los terrenos que rodean la propiedad de la pareja cuestionada; como también la pelea por los servicios, que fueron cortados abruptamente por el hombre procedente de Italia.

"El terreno está mensurado y la luz y el agua a nuestro nombre. Bustamante compró al lado nuestro y luego empezó a revender a otra gente sin servicios propios, diciéndole a los compradores que nosotros tenemos que proveérselos. Intentamos hacer la denuncia en la comisaría de Villa de la Quebrada pero la falsean y no llega al tribunal, después vienen a patotearnos con la Policía diciéndonos que si no nos gusta que nos volvamos a Italia, pese a que yo soy argentina", afirmó Zulkoski, quien agregó que también fueron víctimas de allanamientos con órdenes de dudosa legalidad.

Además, la mujer insistió en que las imágenes de Ceccurulli tirando piedras, obedecen a una situación de "defensa personal", ya que -según indicó- la Policía estaba del otro lado con rifles diciendo que los iban a matar. "Fue para protegerme a mí", aseguró.

También dijo que previamente a atacar la camioneta de Bustamante y de enfrentarse cuerpo a cuerpo con él, a su marido lo quisieron atropellar con el rodado y luego comenzaron a atacar a ambos a pedradas.

"Lo lapidaron hasta que logró bloquear a Bustamante y ahí fue cuando sacó los cuchillos, para defendernos porque la Policía no lo hace", señaló Zulkoski, quien añadió que cuentan con dos habeas corpus contra las comisarías de Villa de la Quebrada y La Punta.

"Insisten en que es un camino vecinal pero es muy fácil averiguar que no es así en Catastro, ni siquiera está mensurado. Nos están robando la luz y el agua, y como nadie hace algo mi marido se cansó y sacó el cable. Hicimos la constatación de la denuncia de que lo teníamos a disposición de la Justicia, sin embargo vinieron con la Policía a provocarnos y amenazaron de muerte", indicó.

 

Zona vigilada

La escena de las agresiones tiene asignada custodia permanente del grupo especial Compañía de Operaciones de Alto Riesgo (Coar), que está apostado las 24 horas del día a menos de 20 metros de la vivienda de Ceccurulli y Zulkoski.

Consultado por El Diario, el jefe del Coar, Alberto Robino, dijo que la presencia de la fuerza es "para evitar nuevos enfrentamientos entre los vecinos" y que permanecerán en la zona hasta que la situación se normalice, luego de los enfrentamientos registrados el lunes.

Además, el miércoles Bustamante y un grupo de unos diez vecinos presuntamente acechados por el "italiano", fueron a tribunales para solicitar la intervención de la Justicia, que según las partes enfrentadas coincidieron en que nunca intervino en el conflicto.

Según explicó Zulkoski, hasta denunció al juez Penal Nº 1, Eduardo Sebastián Cadelago Filippi, "porque no hace absolutamente nada", sostuvo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Pintaron a mi marido como un criminal y es todo lo contrario"

Lo dijo la esposa del italiano acusado de agredir a otro hombre. Afirmó que el camino en disputa no está mensurado y pertenece a su propiedad.

Centro del conflicto. El camino ubicado en el kilómetro 27 de la autopista 25 de Mayo en Los Molles, es custodiado de manera permanente por el Grupo Especial COAR. Foto: Martín Gómez.

“Es un conflicto más delicado y problemático que una simple discusión entre vecinos", afirmó Gisela Zulkoski, esposa de Stefano Ceccurulli, quien está acusado de atacar a cuchilladas a otro habitante de Los Molles. Según relató la mujer, fue en defensa propia y aseguró que el enfrentamiento con Miguel Ángel Bustamante (quien fue agredido con las armas blancas), es de larga data y está judicializado. "Pintaron a mi marido como un criminal y es todo lo contrario", aseguró la pareja del "italiano".

"Hace cinco años y medio que venimos siendo víctimas de Bustamante, es largo de contar. Él y toda su gente tienen una orden de restricción de 600 metros de mi casa y la han violado infinitas veces. Ni  la Policía ni el juez hacen nada porque sigue intentando matarnos", sostuvo Zulkoski en diálogo con El Diario de la República.

El conflicto vecinal alcanzó su máxima expresión con niveles de violencia inusitada, cuando a principios de esta semana se conocieron distintos videos que muestran a Ceccurulli agrediendo con cuchillos la camioneta de Bustamante y, también, arrojándole pedradas a un grupo de efectivos policiales en la puerta de su propiedad, a unos 200 metros monte adentro del kilómetro 27 de la autopista 25 de Mayo.

La única coincidencia explícita del enfrentamiento, es la pugna por un camino en común que sirve de acceso a los terrenos que rodean la propiedad de la pareja cuestionada; como también la pelea por los servicios, que fueron cortados abruptamente por el hombre procedente de Italia.

"El terreno está mensurado y la luz y el agua a nuestro nombre. Bustamante compró al lado nuestro y luego empezó a revender a otra gente sin servicios propios, diciéndole a los compradores que nosotros tenemos que proveérselos. Intentamos hacer la denuncia en la comisaría de Villa de la Quebrada pero la falsean y no llega al tribunal, después vienen a patotearnos con la Policía diciéndonos que si no nos gusta que nos volvamos a Italia, pese a que yo soy argentina", afirmó Zulkoski, quien agregó que también fueron víctimas de allanamientos con órdenes de dudosa legalidad.

Además, la mujer insistió en que las imágenes de Ceccurulli tirando piedras, obedecen a una situación de "defensa personal", ya que -según indicó- la Policía estaba del otro lado con rifles diciendo que los iban a matar. "Fue para protegerme a mí", aseguró.

También dijo que previamente a atacar la camioneta de Bustamante y de enfrentarse cuerpo a cuerpo con él, a su marido lo quisieron atropellar con el rodado y luego comenzaron a atacar a ambos a pedradas.

"Lo lapidaron hasta que logró bloquear a Bustamante y ahí fue cuando sacó los cuchillos, para defendernos porque la Policía no lo hace", señaló Zulkoski, quien añadió que cuentan con dos habeas corpus contra las comisarías de Villa de la Quebrada y La Punta.

"Insisten en que es un camino vecinal pero es muy fácil averiguar que no es así en Catastro, ni siquiera está mensurado. Nos están robando la luz y el agua, y como nadie hace algo mi marido se cansó y sacó el cable. Hicimos la constatación de la denuncia de que lo teníamos a disposición de la Justicia, sin embargo vinieron con la Policía a provocarnos y amenazaron de muerte", indicó.

 

Zona vigilada

La escena de las agresiones tiene asignada custodia permanente del grupo especial Compañía de Operaciones de Alto Riesgo (Coar), que está apostado las 24 horas del día a menos de 20 metros de la vivienda de Ceccurulli y Zulkoski.

Consultado por El Diario, el jefe del Coar, Alberto Robino, dijo que la presencia de la fuerza es "para evitar nuevos enfrentamientos entre los vecinos" y que permanecerán en la zona hasta que la situación se normalice, luego de los enfrentamientos registrados el lunes.

Además, el miércoles Bustamante y un grupo de unos diez vecinos presuntamente acechados por el "italiano", fueron a tribunales para solicitar la intervención de la Justicia, que según las partes enfrentadas coincidieron en que nunca intervino en el conflicto.

Según explicó Zulkoski, hasta denunció al juez Penal Nº 1, Eduardo Sebastián Cadelago Filippi, "porque no hace absolutamente nada", sostuvo.

Logín