eldiariodelarepublica.com
Merlo: enviaron a la cárcel a un hombre acusado de abuso

Escuchanos EN VIVO!
X

Merlo: enviaron a la cárcel a un hombre acusado de abuso

Las declaraciones de la víctima en Cámara Gesell fueron una prueba central en la investigación.

La psicóloga que la entrevistó concluyó que la joven no posee una personalidad fabuladora y le otorgó veracidad plena a sus dichos, que terminaron convirtiéndose en una prueba fundamental para procesar a su padrastro, acusado de abusarla en la casa que ambos compartían en Merlo. El hombre, de apellido Menceguez, fue acusado por el delito de abuso sexual agravado y enviado a la Penitenciaría Provincial ayer al mediodía.

El caso se destapó a principios de mes, luego de que el padre biológico de la víctima, una adolescente de 16 años, denunciara a la actual pareja de su ex, de 39, por haber manoseado a la menor.

Luego de que ratificara la acusación en la Justicia, el juez Jorge Pinto resolvió que una psicóloga entrevistara a la chica en Cámara Gesell, donde describió los tocamientos que había sufrido por parte de su padrastro, que fue detenido por la brigada de calle de la Unidad Regional III el martes 13 de febrero pasado.

Al margen de la existencia del delito, lo delicado era el contexto en el que ocurrió, ya que la familia vive hacinada, y según deslizó una fuente del caso, víctima y victimario compartían la misma habitación con su mamá y pareja respectivamente. “Son siete los menores que viven en el domicilio, y algunos son hijos de la mujer, y otros, del acusado”, confió el informante. Esa situación, sumada a los escasos recursos del grupo familiar, hacía que la damnificada compartiera con Menceguez la cama, “que se armaba de forma provisoria, en tanto que los otros niños dormían en otra pieza”.

Por ello, una de las medidas ordenadas por Pinto fue la realización de una encuesta socio-ambiental para conocer las condiciones de vida de la familia. No trascendieron los resultados de esa prueba.

No obstante, la declaración de la joven y el posterior informe de la pericia psicológica a la que fue sometida le dieron pie al magistrado para citar a indagatoria a Menceguez, por el delito de abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia y por cometerse contra una menor.

Asistido por la defensora oficial interina, Luciana Banó, el sospechoso se abstuvo de declarar y solicitó ocho días de prórroga de la detención, en los que la defensa solicitó algunos testimonios, llevados a cabo a mediados de esta semana.

“En este tipo de delitos, que suceden puertas adentro y donde generalmente no hay testigos, la Cámara Gesell y el dictamen de la psicóloga se convierten en una prueba de suma relevancia, y así se valora de acuerdo a la jurisprudencia existente, sobre todo en los casos que involucran a menores”, explicó ayer una fuente del Juzgado Multifuero de Santa Rosa del Conlara.

A la profesional del Poder Judicial, la víctima le contó que su padrastro ocupaba el lugar central de la cama y que ella y su madre se acostaban a cada lado todas las noches. Lo que no quedó claro y será motivo de investigación es si la mujer de Menceguez estaba al tanto de los abusos y no lo dijo, lo que configuraría un delito igual de grave.

El acusado estuvo detenido hasta ayer en una celda de una Unidad Regional III de Policía, con asiento en Concarán.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Merlo: enviaron a la cárcel a un hombre acusado de abuso

Las declaraciones de la víctima en Cámara Gesell fueron una prueba central en la investigación.

A prisión. Menceguez fue notificado del procesamiento ayer al mediodía y luego, enviado al penal.

La psicóloga que la entrevistó concluyó que la joven no posee una personalidad fabuladora y le otorgó veracidad plena a sus dichos, que terminaron convirtiéndose en una prueba fundamental para procesar a su padrastro, acusado de abusarla en la casa que ambos compartían en Merlo. El hombre, de apellido Menceguez, fue acusado por el delito de abuso sexual agravado y enviado a la Penitenciaría Provincial ayer al mediodía.

El caso se destapó a principios de mes, luego de que el padre biológico de la víctima, una adolescente de 16 años, denunciara a la actual pareja de su ex, de 39, por haber manoseado a la menor.

Luego de que ratificara la acusación en la Justicia, el juez Jorge Pinto resolvió que una psicóloga entrevistara a la chica en Cámara Gesell, donde describió los tocamientos que había sufrido por parte de su padrastro, que fue detenido por la brigada de calle de la Unidad Regional III el martes 13 de febrero pasado.

Al margen de la existencia del delito, lo delicado era el contexto en el que ocurrió, ya que la familia vive hacinada, y según deslizó una fuente del caso, víctima y victimario compartían la misma habitación con su mamá y pareja respectivamente. “Son siete los menores que viven en el domicilio, y algunos son hijos de la mujer, y otros, del acusado”, confió el informante. Esa situación, sumada a los escasos recursos del grupo familiar, hacía que la damnificada compartiera con Menceguez la cama, “que se armaba de forma provisoria, en tanto que los otros niños dormían en otra pieza”.

Por ello, una de las medidas ordenadas por Pinto fue la realización de una encuesta socio-ambiental para conocer las condiciones de vida de la familia. No trascendieron los resultados de esa prueba.

No obstante, la declaración de la joven y el posterior informe de la pericia psicológica a la que fue sometida le dieron pie al magistrado para citar a indagatoria a Menceguez, por el delito de abuso sexual simple agravado por la situación de convivencia y por cometerse contra una menor.

Asistido por la defensora oficial interina, Luciana Banó, el sospechoso se abstuvo de declarar y solicitó ocho días de prórroga de la detención, en los que la defensa solicitó algunos testimonios, llevados a cabo a mediados de esta semana.

“En este tipo de delitos, que suceden puertas adentro y donde generalmente no hay testigos, la Cámara Gesell y el dictamen de la psicóloga se convierten en una prueba de suma relevancia, y así se valora de acuerdo a la jurisprudencia existente, sobre todo en los casos que involucran a menores”, explicó ayer una fuente del Juzgado Multifuero de Santa Rosa del Conlara.

A la profesional del Poder Judicial, la víctima le contó que su padrastro ocupaba el lugar central de la cama y que ella y su madre se acostaban a cada lado todas las noches. Lo que no quedó claro y será motivo de investigación es si la mujer de Menceguez estaba al tanto de los abusos y no lo dijo, lo que configuraría un delito igual de grave.

El acusado estuvo detenido hasta ayer en una celda de una Unidad Regional III de Policía, con asiento en Concarán.

Logín