eldiariodelarepublica.com
Los Molles: inspeccionaron la cabaña donde una chica dijo que fue violada

Escuchanos EN VIVO!
X

Los Molles: inspeccionaron la cabaña donde una chica dijo que fue violada

El juez Jorge Pinto dirigió la medida. Este lunes, además, declaró la madre de uno de los dos imputados, que ahora son representados por un abogado particular.

El fin era conocer de cerca y recorrer la cabaña en la que, según aseguró una chica de 16 años, dos hombres la violaron, en Los Molles, hace diez días. Por ello, el juez que lleva adelante la investigación, Jorge Pinto, estuvo presente en la inspección de la propiedad en la que uno de los imputados vivió hasta el jueves, cuando fue detenido. El otro imputado corrió idéntica suerte. Constataron que el baño, al que la adolescente pidió pasar antes de que uno de los sospechosos dejara en claro cuál era su propósito, es el último ambiente de la pequeña construcción, el más distante de la ruta, detalló una fuente de la investigación que participó de la medida.

La inspección y la declaración de la madre de uno de los imputados fueron las novedades más destacadas de ayer (lunes), además de un cambio en la defensa. Desde ayer, los imputados tienen un abogado particular que los representa, Juan Orlando Villegas, quien reemplazó a la defensora oficial interina que trabajó en el caso inicialmente, Luciana Banó.

El Diario dialogó anoche brevemente con el secretario del letrado. “Todavía no ha podido interiorizarse de todo lo que hay en el expediente –refirió–. Seguramente lo hará en las próximas horas”. 

A las 11, aproximadamente, inició el registro de la cabaña, del que, además del magistrado, participaron policías de la Subcomisaría 19ª de Carpintería y peritos de Criminalística de la Unidad Regional III especializados en la confección de croquis y en el registro fotográfico, detalló la fuente. 

La utilidad que tuvo “fue obtener una idea clara del lugar, de los ingresos”, contó el informante, quien acotó que esto permite, de algún modo, “poner en escena” el relato de la damnificada, analizar si la descripción que hizo del sitio y la secuencia de los hechos que brindó guardan cierta coherencia con la disposición en el espacio. 

Otros aspectos que analizan es si tuvo posibilidad de huir. “Es una especie de departamento muy pequeño, con una suerte de lobby, luego una habitación y el baño, que está al fondo. Para poder salir, tendría que haber atravesado toda la casa”, indicó. Con el agregado de que los atacantes señalados son dos, y que éstos, pese a tener contexturas normales, tienen mayor porte que la chica, que es menuda. 

Ayer, en tribunales, la madre de uno de los imputados declaró que un vecino comentó que había visto cuando un hombre golpeaba a la adolescente. Según una versión, podría tratarse de un allegado a ella, aunque la fuente no lo confirmó. 

En la raíz de estos dichos de esta pariente estaría la pretensión de romper cualquier sospecha de que la chica haya sufrido lesiones durante el ataque sexual, producto de forcejeos o de las maniobras para reducirla. 

Justamente para corroborar si es cierto que vio cuando otra persona le pegaba a la muchacha, intentarán ubicar y citar al vecino al que hizo referencia la madre del imputado, explicó la fuente.  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los Molles: inspeccionaron la cabaña donde una chica dijo que fue violada

Juzgado de Santa Rosa. Tratan de ubicar a un vecino que habría visto una agresión sufrida por la menor.

El juez Jorge Pinto dirigió la medida. Este lunes, además, declaró la madre de uno de los dos imputados, que ahora son representados por un abogado particular.

El fin era conocer de cerca y recorrer la cabaña en la que, según aseguró una chica de 16 años, dos hombres la violaron, en Los Molles, hace diez días. Por ello, el juez que lleva adelante la investigación, Jorge Pinto, estuvo presente en la inspección de la propiedad en la que uno de los imputados vivió hasta el jueves, cuando fue detenido. El otro imputado corrió idéntica suerte. Constataron que el baño, al que la adolescente pidió pasar antes de que uno de los sospechosos dejara en claro cuál era su propósito, es el último ambiente de la pequeña construcción, el más distante de la ruta, detalló una fuente de la investigación que participó de la medida.

La inspección y la declaración de la madre de uno de los imputados fueron las novedades más destacadas de ayer (lunes), además de un cambio en la defensa. Desde ayer, los imputados tienen un abogado particular que los representa, Juan Orlando Villegas, quien reemplazó a la defensora oficial interina que trabajó en el caso inicialmente, Luciana Banó.

El Diario dialogó anoche brevemente con el secretario del letrado. “Todavía no ha podido interiorizarse de todo lo que hay en el expediente –refirió–. Seguramente lo hará en las próximas horas”. 

A las 11, aproximadamente, inició el registro de la cabaña, del que, además del magistrado, participaron policías de la Subcomisaría 19ª de Carpintería y peritos de Criminalística de la Unidad Regional III especializados en la confección de croquis y en el registro fotográfico, detalló la fuente. 

La utilidad que tuvo “fue obtener una idea clara del lugar, de los ingresos”, contó el informante, quien acotó que esto permite, de algún modo, “poner en escena” el relato de la damnificada, analizar si la descripción que hizo del sitio y la secuencia de los hechos que brindó guardan cierta coherencia con la disposición en el espacio. 

Otros aspectos que analizan es si tuvo posibilidad de huir. “Es una especie de departamento muy pequeño, con una suerte de lobby, luego una habitación y el baño, que está al fondo. Para poder salir, tendría que haber atravesado toda la casa”, indicó. Con el agregado de que los atacantes señalados son dos, y que éstos, pese a tener contexturas normales, tienen mayor porte que la chica, que es menuda. 

Ayer, en tribunales, la madre de uno de los imputados declaró que un vecino comentó que había visto cuando un hombre golpeaba a la adolescente. Según una versión, podría tratarse de un allegado a ella, aunque la fuente no lo confirmó. 

En la raíz de estos dichos de esta pariente estaría la pretensión de romper cualquier sospecha de que la chica haya sufrido lesiones durante el ataque sexual, producto de forcejeos o de las maniobras para reducirla. 

Justamente para corroborar si es cierto que vio cuando otra persona le pegaba a la muchacha, intentarán ubicar y citar al vecino al que hizo referencia la madre del imputado, explicó la fuente.  

Logín