eldiariodelarepublica.com
Evitar el estrés calórico ayuda a afinar los números

Escuchanos EN VIVO!
X

Evitar el estrés calórico ayuda a afinar los números

Tanto para la producción de leche como para la de carne, el verano es una estación difícil. Aconsejan tener buena sombra y el enfriamiento directo con ventiladores.

Las altas temperaturas afectan la nutrición, la fertilidad y la producción de rodeos vacunos destinados a carne y leche, por lo tanto especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) recomiendan cuidar a los bovinos del estrés que pueden sufrir en esta época del año a causa del intenso calor.

San Luis no es la excepción: casi toda su geografía registra altas temperaturas estivales y es una región que cuenta con varios feedlots y cría a campo, por lo que sus productores deben estar atentos para no sufrir perjuicios económicos derivados de los fenómenos climáticos.

Un animal estresado consume menos alimento y esto afecta su rendimiento. Así, en el caso de un tambo, puede producir hasta un 20% menos de leche; mientras que en rodeos para carne se ve afectada sobre todo la ganancia de peso, pero también la fertilidad.

"Durante el verano, los problemas asociados con el calor ganaron protagonismo, ya sea por la pérdida de eficiencia productiva observada en algunos sistemas como por la ocurrencia de importantes mortandades", apuntó Joaquín Armendano, especialista del INTA Balcarce, una estación experimental ubicada en la zona productiva de las serranías de  Buenos Aires.

"Cuando la temperatura del ambiente supera los 25 grados y la humedad alcanza el 50% durante períodos de tiempo prolongados (ola de calor), los animales se estresan, pierden bienestar y eso impacta en la producción diaria de leche", agregó Miguel Taverna, referente de este sector productivo del INTA de Rafaela, la zona tambera por excelencia de Santa Fe.

Para minimizar los efectos de las altas temperaturas, Taverna recomienda "la implementación de sombras y el enfriamiento directo de los animales mediante el uso de ventiladores y aspersores".

La instalación de sombras en los comederos y bebederos implica gastos extras en la empresa tambera, pero ayuda a mantener la producción y, de acuerdo con Jorge Ghiano, otro especialista del INTA de Rafaela, "es una inversión necesaria, que se paga en dos años".

Para Ghiano, "si bien lo ideal es tener sombra natural, una opción muy útil es armar estructuras con malla plástica de media sombra con 80% de densidad y orientadas de norte a sur, a fin de lograr una superficie cubierta de cuatro metros cuadrados por vacuno".

"Todos los animales deben tener acceso libre a la sombra y a los bebederos, que tienen que contar con agua en cantidades y calidades óptimas", añadió.

En rodeos destinados a la producción de carne, principalmente para sistemas de engorde a corral con suministro diario, Armendano sugirió que "administrar entre el 30 y 40% de la ración a la mañana y el resto a la tarde ayuda a desacoplar el pico de calor metabólico del animal con el pico de calor ambiental".

En la medida que sea posible, el especialista señaló que, en sistemas pastoriles fue recomendada la provisión de sombra a los animales, de manera natural con árboles o artificial a partir de la colocación de techos, cobertizos, media sombras, entre otros recursos.

La sombra de árboles es una de las más efectivas, ya que no sólo disminuye la radiación, también produce menor temperatura del aire por la evaporación desde las hojas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Evitar el estrés calórico ayuda a afinar los números

Tanto para la producción de leche como para la de carne, el verano es una estación difícil. Aconsejan tener buena sombra y el enfriamiento directo con ventiladores.

Alimento. Aconsejan dar no más del 40% da la ración a la mañana y el resto a la tarde

Las altas temperaturas afectan la nutrición, la fertilidad y la producción de rodeos vacunos destinados a carne y leche, por lo tanto especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) recomiendan cuidar a los bovinos del estrés que pueden sufrir en esta época del año a causa del intenso calor.

San Luis no es la excepción: casi toda su geografía registra altas temperaturas estivales y es una región que cuenta con varios feedlots y cría a campo, por lo que sus productores deben estar atentos para no sufrir perjuicios económicos derivados de los fenómenos climáticos.

Un animal estresado consume menos alimento y esto afecta su rendimiento. Así, en el caso de un tambo, puede producir hasta un 20% menos de leche; mientras que en rodeos para carne se ve afectada sobre todo la ganancia de peso, pero también la fertilidad.

"Durante el verano, los problemas asociados con el calor ganaron protagonismo, ya sea por la pérdida de eficiencia productiva observada en algunos sistemas como por la ocurrencia de importantes mortandades", apuntó Joaquín Armendano, especialista del INTA Balcarce, una estación experimental ubicada en la zona productiva de las serranías de  Buenos Aires.

"Cuando la temperatura del ambiente supera los 25 grados y la humedad alcanza el 50% durante períodos de tiempo prolongados (ola de calor), los animales se estresan, pierden bienestar y eso impacta en la producción diaria de leche", agregó Miguel Taverna, referente de este sector productivo del INTA de Rafaela, la zona tambera por excelencia de Santa Fe.

Para minimizar los efectos de las altas temperaturas, Taverna recomienda "la implementación de sombras y el enfriamiento directo de los animales mediante el uso de ventiladores y aspersores".

La instalación de sombras en los comederos y bebederos implica gastos extras en la empresa tambera, pero ayuda a mantener la producción y, de acuerdo con Jorge Ghiano, otro especialista del INTA de Rafaela, "es una inversión necesaria, que se paga en dos años".

Para Ghiano, "si bien lo ideal es tener sombra natural, una opción muy útil es armar estructuras con malla plástica de media sombra con 80% de densidad y orientadas de norte a sur, a fin de lograr una superficie cubierta de cuatro metros cuadrados por vacuno".

"Todos los animales deben tener acceso libre a la sombra y a los bebederos, que tienen que contar con agua en cantidades y calidades óptimas", añadió.

En rodeos destinados a la producción de carne, principalmente para sistemas de engorde a corral con suministro diario, Armendano sugirió que "administrar entre el 30 y 40% de la ración a la mañana y el resto a la tarde ayuda a desacoplar el pico de calor metabólico del animal con el pico de calor ambiental".

En la medida que sea posible, el especialista señaló que, en sistemas pastoriles fue recomendada la provisión de sombra a los animales, de manera natural con árboles o artificial a partir de la colocación de techos, cobertizos, media sombras, entre otros recursos.

La sombra de árboles es una de las más efectivas, ya que no sólo disminuye la radiación, también produce menor temperatura del aire por la evaporación desde las hojas.

Logín