ESPAÑA

Puigdemont renunció como candidato a presidente de Cataluña

El polémico líder exiliado en Bélgica señaló en su lugar a Jordi Sánchez.

El líder secesionista Carles Puigdemont anunció hoy desde Bélgica que renuncia de forma "provisional" a ser investido presidente del gobierno de Cataluña y que su grupo, Junts per Catalunya, propondrá como candidato para el cargo al activista preso Jordi Sánchez.

"Esta decisión se fundamenta en una única razón: en las actuales condiciones, ésta es la manera de que se pueda acordar un nuevo gobierno que represente la voluntad del pueblo de Cataluña lo antes posible", dijo el ex presidente en un mensaje grabado en video y difundido a través de las redes sociales.

"Jordi (Sánchez) representa como nadie los valores de Junts per Catalunya. Es un hombre de paz y está injustamente en prisión", añadió al proponer el nombre de su sucesor.

El anuncio de Puigdemont forma parte del guión pactado por los tres partidos independentistas catalanes, que hoy prepararon el terreno al aprobar en el parlamento regional una resolución que reivindica su "legitimidad" el ex presidente, denuncia su destitución "ilegal" y, además, avalar el "referéndum de autodeterminación" del 1 de octubre del año pasado.

“La autoridad del Estado sólo es legítima si corresponde con la voluntad expresada por el pueblo a través de las urnas”, señaló Puigdemont en su mensaje, agradeciendo a los diputados independentistas por haberlo apoyado.

El líder catalán añadió que lo que toca ahora es "continuar defendiendo los valores de la república, defender nuestros derechos democráticos y denunciar y perseguir los abusos cometidos por el Estado español".

En ese sentido, anunció que un equipo de abogados internacionales presentó en su nombre "una demanda contra el Estado español ante el Comité de los Derechos Humanos de Naciones Unidas", para denunciar la "violación" de sus derechos civiles y políticos.

"Cataluña se ha ganado el derecho a ser una República independiente, democrática y de derecho, y este objetivo es irrenunciable. Es sobre el cual hay que seguir haciendo política desde el interior y también desde el exterior", sostuvo Puigdemont.

"No nos rendiremos, no abandonaremos, no renunciaremos mientras los argumentos sean la violencia, la imposición, el miedo y la violación de derechos fundamentales", añadió el líder secesionista, quien se encuentra en Bruselas, prófugo de la Justicia española, que lo acusa de rebelión por su intento fallido de secesión.

Por otro lado, Puigdemont anunció que en los próximos días convocará a los miembros del parlamento catalán a una reunión solemne en la capital belga para poder impulsar la nueva etapa que comienza y para "establecer el Consell de la República para que lidere el camino hacia la independencia efectiva".

El Consell de la República será la Presidencia de Cataluña en el exilio que ocupará de forma simbólica Puigdemont, según un acuerdo que pactaron por las dos principales fuerzas independentistas, Junts per Catalunya y Esquerra Republicana (ERC), que oficialmente no fue presentado.

 

El debate

El Parlamento regional catalán, dominado por los independentistas, aprobó este jueves una resolución denunciando la "deriva autoritaria" del gobierno español y defendiendo la "legitimidad" del antiguo presidente Carles Puigdemont, cesado por Madrid e instalado en Bélgica.

Este ex periodista es el candidato de los partidos separatistas que ganaron las elecciones del 21 de diciembre pero su investidura ha sido prohibida por el Tribunal Constitucional, pero supeditada a una eventual autorización del juez que lo investiga por sedición y rebelión.

Esto llevó al presidente del Parlamento catalán a aplazar el pleno de investidura previsto para el 30 de enero y desde entonces los partidos independentistas negocian una fórmula para salir de este bloqueo político en esta región nororiental de 7,5 millones de habitantes.

En la resolución, la primera aprobada en esta legislatura, los independentistas denuncian "la deriva autoritaria y antidemocrática del Estado español" en relación a la intervención de la autonomía y el encarcelamiento de algunos de sus líderes después de la fallida declaración de independencia del 27 de octubre.

Además, afirman que Puigdemont es "el legítimo candidato del Parlamento a la presidencia de la Generalitat en esta legislatura" y exigen al gobierno español y el Tribunal Constitucional que "cesen las injerencias" para impedir su investidura.

Los independentistas más radicales intentaron incluir una ratificación de la fallida proclamación de una república del 27 de octubre pero finalmente esa parte fue eliminada para evitar un nuevo choque judicial con Madrid.

Tèlam-NA

El mundo