eldiariodelarepublica.com
Herramientas tecnológicas para la memoria

Escuchanos EN VIVO!
X

Herramientas tecnológicas para la memoria

Austria experimenta formas de narración para conmemorar su anexión por la Alemania de Adolf Hitler hace 80 años y contársela a las nuevas generaciones con soportes que les sean familiares: los teléfonos móviles desbancan al museo.

El 11 de marzo de 1938, cuando el ejército de Hitler se disponía a invadir Austria sin resistencia, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis y judío vienés, escribió en su diario: Finis Austriae, “El final de Austria”.

Varios testimonios como el de Freud, sacados de diarios y de telegramas diplomáticos, relatan esta anexión y los archivos están llenos de datos, pero hubo que buscar la manera de darles vida para que los jóvenes los sintieran cercanos. Las conmemoraciones de los 80 años del Anschluss comenzaron con nuevos soportes narrativos para llegar a la opinión pública.

Los aficionados a la historia no se darán cita en el museo, sino en la calle y en el teléfono móvil. A partir del domingo 11 los hechos de la época se transmitirán en directo a través de una proyección en la fachada de la Cancillería federal.

Bajo el título “Cronómetro 1938”, el proyecto propone nueve horas en directo: 220 fragmentos de entrevistas, reportajes y cartas relatan las horas trágicas de marzo de 1938, preludio de la Segunda Guerra Mundial.

“La idea es captar a la generación de internet, intentando traducir un hecho histórico en el lenguaje mediático contemporáneo”, explica la historiadora Heidemarie Uhl, una de las autoras del proyecto.

“Los testigos directos desaparecen y la transmisión a las nuevas generaciones es un desafío importante”, reconoció Hannah Lessing, directora del fondo nacional austríaco para las víctimas del nacionalsocialismo.

El 11 de marzo de 1938 a las 18:14, la radio austríaca anunció la anulación, bajo presión de Hitler, del proyecto de referéndum previsto por el canciller ultraconservador Kurt Schuschnigg para preguntar al país si quería seguir siendo independiente. A las 19:45, Schuschnigg anunció su dimisión.

Por la noche los nazis austríacos se apoderaban de los principales centros de poder en Viena. Las tropas de Hitler cruzaron la frontera austro-alemana el 12 de marzo por la mañana. Austria pasaba al rango de provincia del Tercer Reich y los nazis desataban su ira contra los opositores y los judíos.

“Cronómetro 1938”, que también se pudo seguir por las redes sociales, se detuvo a las 03:00 de la madrugada del lunes 12 de marzo de este año, porque “en ese momento, la cancillería como lugar de poder ya no existía”, explicaron los autores del proyecto, interesados en un relato con matices, que incluyó la mezcla de cálculo y de improvisación de aquellos días. Una ambición de realismo compartida por la radio pública “Ö1” que propuso, antes de cada noticiero, unos cinco minutos sobre cómo era “hace 80 años a esta hora”.

Los documentos difundidos se apoyaron en archivos inéditos de la radio austríaca hallados en 2016 en Berlín, adonde los había llevado la administración nazi.

El día nacional de la conmemoración también hubo innovación. Los vieneses descubrieron una representación artística titulada “The Voices” e inspirada en el ambiente del 15 de marzo de 1938, cuando una muchedumbre aclamó la llegada de Hitler a la capital. “The Voices” podrá escucharse hasta noviembre en la Heldenplatz (Plaza de los Héroes), el lugar donde el dictador nacido en Austria pronunció su discurso.

Austria, gobernada desde diciembre por una coalición de extrema derecha (FPÖ) y los conservadores, sufrió en los últimos años varios casos que involucran a miembros del FPÖ con delitos de negacionismo y de antisemitismo que el partido niega.

Este mismo año la república austríaca, nacida al final de la Primera Guerra Mundial, festeja un siglo de existencia. Han elegido recordar.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Herramientas tecnológicas para la memoria

Austria experimenta formas de narración para conmemorar su anexión por la Alemania de Adolf Hitler hace 80 años y contársela a las nuevas generaciones con soportes que les sean familiares: los teléfonos móviles desbancan al museo.

El 11 de marzo de 1938, cuando el ejército de Hitler se disponía a invadir Austria sin resistencia, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis y judío vienés, escribió en su diario: Finis Austriae, “El final de Austria”.

Varios testimonios como el de Freud, sacados de diarios y de telegramas diplomáticos, relatan esta anexión y los archivos están llenos de datos, pero hubo que buscar la manera de darles vida para que los jóvenes los sintieran cercanos. Las conmemoraciones de los 80 años del Anschluss comenzaron con nuevos soportes narrativos para llegar a la opinión pública.

Los aficionados a la historia no se darán cita en el museo, sino en la calle y en el teléfono móvil. A partir del domingo 11 los hechos de la época se transmitirán en directo a través de una proyección en la fachada de la Cancillería federal.

Bajo el título “Cronómetro 1938”, el proyecto propone nueve horas en directo: 220 fragmentos de entrevistas, reportajes y cartas relatan las horas trágicas de marzo de 1938, preludio de la Segunda Guerra Mundial.

“La idea es captar a la generación de internet, intentando traducir un hecho histórico en el lenguaje mediático contemporáneo”, explica la historiadora Heidemarie Uhl, una de las autoras del proyecto.

“Los testigos directos desaparecen y la transmisión a las nuevas generaciones es un desafío importante”, reconoció Hannah Lessing, directora del fondo nacional austríaco para las víctimas del nacionalsocialismo.

El 11 de marzo de 1938 a las 18:14, la radio austríaca anunció la anulación, bajo presión de Hitler, del proyecto de referéndum previsto por el canciller ultraconservador Kurt Schuschnigg para preguntar al país si quería seguir siendo independiente. A las 19:45, Schuschnigg anunció su dimisión.

Por la noche los nazis austríacos se apoderaban de los principales centros de poder en Viena. Las tropas de Hitler cruzaron la frontera austro-alemana el 12 de marzo por la mañana. Austria pasaba al rango de provincia del Tercer Reich y los nazis desataban su ira contra los opositores y los judíos.

“Cronómetro 1938”, que también se pudo seguir por las redes sociales, se detuvo a las 03:00 de la madrugada del lunes 12 de marzo de este año, porque “en ese momento, la cancillería como lugar de poder ya no existía”, explicaron los autores del proyecto, interesados en un relato con matices, que incluyó la mezcla de cálculo y de improvisación de aquellos días. Una ambición de realismo compartida por la radio pública “Ö1” que propuso, antes de cada noticiero, unos cinco minutos sobre cómo era “hace 80 años a esta hora”.

Los documentos difundidos se apoyaron en archivos inéditos de la radio austríaca hallados en 2016 en Berlín, adonde los había llevado la administración nazi.

El día nacional de la conmemoración también hubo innovación. Los vieneses descubrieron una representación artística titulada “The Voices” e inspirada en el ambiente del 15 de marzo de 1938, cuando una muchedumbre aclamó la llegada de Hitler a la capital. “The Voices” podrá escucharse hasta noviembre en la Heldenplatz (Plaza de los Héroes), el lugar donde el dictador nacido en Austria pronunció su discurso.

Austria, gobernada desde diciembre por una coalición de extrema derecha (FPÖ) y los conservadores, sufrió en los últimos años varios casos que involucran a miembros del FPÖ con delitos de negacionismo y de antisemitismo que el partido niega.

Este mismo año la república austríaca, nacida al final de la Primera Guerra Mundial, festeja un siglo de existencia. Han elegido recordar.

Logín