eldiariodelarepublica.com
Procesaron a un profesor de música y ex concejal por abuso

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Procesaron a un profesor de música y ex concejal por abuso

Es Raúl Díaz, ex concejal y ex director de Las Cien Guitarras Mercedinas. Ambas partes apelarán la resolución.

El testimonio de una adolescente delante de dos psicólogas, y los informes que ellas hicieron después son la prueba fundamental en la que el juez Correccional y Contravencional Santiago Ortiz, de Villa Mercedes, basó su decisión de procesar a un profesor de música por abusar de una alumna.

La resolución recayó sobre Raúl Bernardo Díaz, ex director de Las Cien Guitarras Mercedinas y ex concejal. El procesamiento por “Abuso sexual simple” no incluyó la decisión de que Díaz cumpla prisión preventiva, por lo cual continuará en libertad. Pero tiene que cumplir con un par de condiciones impuestas por el magistrado. Y en caso de que el músico no las acate, el juez puede revertir su decisión y encarcelarlo.

Una de las imposiciones es que Díaz se abstenga de acercarse a menos de cien metros de la chica que lo denunció, del domicilio de ella y de los lugares que la adolescente frecuenta en forma habitual.

La otra es que el procesado se someta a una terapia psiquiátrica y psicológica “a los fines de tratar algún eventual problema que pudiera haber respecto de esto”, explicó el juez Ortiz, ante una consulta de El Diario.

El abogado de Díaz, Adolfo Aman, le dijo ayer a este medio que sin dudas va a apelar el pronunciamiento judicial, “porque el juez ha tomado una resolución sin haber producido un montón de prueba”.

La medida tampoco satisfizo del todo a los abogados que representan a la víctima. Uno de ellos, Lucio Pereira, le dijo anoche a El Diario que ellos también van a apelar la decisión del juez. ¿El motivo? No están de acuerdo con que haya dejado a Díaz en libertad, quieren que le dicte prisión preventiva.

Una vez que las partes interpongan los recursos de apelación, la causa será elevada a una de las dos Cámaras del Crimen, para que los resuelva. Aman señaló que un vez que el expediente baje al juzgado de instrucción, con la resolución del tribunal, va a insistir ante el juez Ortiz para que realice prueba que está pendiente. El abogado del acusado confía en que, al sumar esa prueba, va a hacer tambalear las sospechas que pesan sobre el músico.

El juez Ortiz le dijo ayer a este medio que, en efecto, le queda prueba por producir, fundamentalmente declaraciones testimoniales. Después, cuando termine la instrucción del sumario, si para entonces mantiene el procesamiento contra el imputado, le va a elevar la causa a la jueza de Sentencia, para que dicte el fallo definitivo.

Para disponer el procesamiento o la falta de mérito, los jueces no necesitan la certeza absoluta, que sí es necesaria a la hora de la resolución final de la causa.

 

Sin testigos

El hecho por el que Díaz fue denunciado ocurrió el 14 de octubre de 2015, en la Casa de la Cultura, según la exposición de la víctima, que en ese momento tenía 13 años.

La adolescente asistía, junto a una amiga, a un taller de guitarra que daba Díaz. En esa ocasión, cuando terminaron la clase y la otra chica se fue, el instructor le dijo que se quedara, que dejara la guitarra a un lado y, según la menor, le bajó el cierre de la campera y la besó en la boca.

El viernes 23 de junio del año pasado, Díaz se presentó a declarar en indagatoria ante el juez Ortiz. Reconoció haber sido docente de la menor y haberle dado clases el día que ella dice que la atacó, pero negó haber abusado de ella. Se manifestó sorprendido por la denuncia, porque la chica fue a un par de clases más, después de aquélla en la que refiere haber sido agredida sexualmente, dijo. Agregó que él decidió no darle más lecciones de guitarra, una vez que se enteró, en noviembre de 2015, que lo había denunciado.

El juez dijo ayer que para procesar al sospechoso tuvo en cuenta, “fundamentalmente, el testimonio de la menor en Cámara Gesell y el posterior informe dado por la encargada de hacer la entrevista en la Cámara Gesell”.

Sostuvo que esa pericia, “en este tipo de delitos es muy importante, y es muy importante también presenciar la entrevista, para empezar uno a formar un grado de convicción conforme el hecho que investiga”.

Señaló, además, que le dio valor, “como elemento de convicción también, a un informe que había de un Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS), donde la chica estaba haciendo terapia y donde la psicóloga que la asistía y contenía también tomó conocimiento de la situación que había vivenciado”.

Al parecer, la adolescente ya asistía a la psicóloga del CAPS, por otro motivo. Y luego del episodio con el músico le relató a la licenciada lo que le había pasado.

“Pedimos informe al CAPS y lo enviaron, así que lo agregamos al expediente”, explicó el juez Ortiz.

Según el magistrado, “esa psicóloga también refiere que hay angustia en la menor, y su informe aporta también a determinar la veracidad o no de lo denunciado”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Procesaron a un profesor de música y ex concejal por abuso

Guitarrero. Díaz daba un taller. Allí habría ocurrido el ataque.

Es Raúl Díaz, ex concejal y ex director de Las Cien Guitarras Mercedinas. Ambas partes apelarán la resolución.

El testimonio de una adolescente delante de dos psicólogas, y los informes que ellas hicieron después son la prueba fundamental en la que el juez Correccional y Contravencional Santiago Ortiz, de Villa Mercedes, basó su decisión de procesar a un profesor de música por abusar de una alumna.

La resolución recayó sobre Raúl Bernardo Díaz, ex director de Las Cien Guitarras Mercedinas y ex concejal. El procesamiento por “Abuso sexual simple” no incluyó la decisión de que Díaz cumpla prisión preventiva, por lo cual continuará en libertad. Pero tiene que cumplir con un par de condiciones impuestas por el magistrado. Y en caso de que el músico no las acate, el juez puede revertir su decisión y encarcelarlo.

Una de las imposiciones es que Díaz se abstenga de acercarse a menos de cien metros de la chica que lo denunció, del domicilio de ella y de los lugares que la adolescente frecuenta en forma habitual.

La otra es que el procesado se someta a una terapia psiquiátrica y psicológica “a los fines de tratar algún eventual problema que pudiera haber respecto de esto”, explicó el juez Ortiz, ante una consulta de El Diario.

El abogado de Díaz, Adolfo Aman, le dijo ayer a este medio que sin dudas va a apelar el pronunciamiento judicial, “porque el juez ha tomado una resolución sin haber producido un montón de prueba”.

La medida tampoco satisfizo del todo a los abogados que representan a la víctima. Uno de ellos, Lucio Pereira, le dijo anoche a El Diario que ellos también van a apelar la decisión del juez. ¿El motivo? No están de acuerdo con que haya dejado a Díaz en libertad, quieren que le dicte prisión preventiva.

Una vez que las partes interpongan los recursos de apelación, la causa será elevada a una de las dos Cámaras del Crimen, para que los resuelva. Aman señaló que un vez que el expediente baje al juzgado de instrucción, con la resolución del tribunal, va a insistir ante el juez Ortiz para que realice prueba que está pendiente. El abogado del acusado confía en que, al sumar esa prueba, va a hacer tambalear las sospechas que pesan sobre el músico.

El juez Ortiz le dijo ayer a este medio que, en efecto, le queda prueba por producir, fundamentalmente declaraciones testimoniales. Después, cuando termine la instrucción del sumario, si para entonces mantiene el procesamiento contra el imputado, le va a elevar la causa a la jueza de Sentencia, para que dicte el fallo definitivo.

Para disponer el procesamiento o la falta de mérito, los jueces no necesitan la certeza absoluta, que sí es necesaria a la hora de la resolución final de la causa.

 

Sin testigos

El hecho por el que Díaz fue denunciado ocurrió el 14 de octubre de 2015, en la Casa de la Cultura, según la exposición de la víctima, que en ese momento tenía 13 años.

La adolescente asistía, junto a una amiga, a un taller de guitarra que daba Díaz. En esa ocasión, cuando terminaron la clase y la otra chica se fue, el instructor le dijo que se quedara, que dejara la guitarra a un lado y, según la menor, le bajó el cierre de la campera y la besó en la boca.

El viernes 23 de junio del año pasado, Díaz se presentó a declarar en indagatoria ante el juez Ortiz. Reconoció haber sido docente de la menor y haberle dado clases el día que ella dice que la atacó, pero negó haber abusado de ella. Se manifestó sorprendido por la denuncia, porque la chica fue a un par de clases más, después de aquélla en la que refiere haber sido agredida sexualmente, dijo. Agregó que él decidió no darle más lecciones de guitarra, una vez que se enteró, en noviembre de 2015, que lo había denunciado.

El juez dijo ayer que para procesar al sospechoso tuvo en cuenta, “fundamentalmente, el testimonio de la menor en Cámara Gesell y el posterior informe dado por la encargada de hacer la entrevista en la Cámara Gesell”.

Sostuvo que esa pericia, “en este tipo de delitos es muy importante, y es muy importante también presenciar la entrevista, para empezar uno a formar un grado de convicción conforme el hecho que investiga”.

Señaló, además, que le dio valor, “como elemento de convicción también, a un informe que había de un Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS), donde la chica estaba haciendo terapia y donde la psicóloga que la asistía y contenía también tomó conocimiento de la situación que había vivenciado”.

Al parecer, la adolescente ya asistía a la psicóloga del CAPS, por otro motivo. Y luego del episodio con el músico le relató a la licenciada lo que le había pasado.

“Pedimos informe al CAPS y lo enviaron, así que lo agregamos al expediente”, explicó el juez Ortiz.

Según el magistrado, “esa psicóloga también refiere que hay angustia en la menor, y su informe aporta también a determinar la veracidad o no de lo denunciado”.

Logín