Oscar 2018

"La forma del agua" y Guillermo del Toro tuvieron su gran noche

El film del director mexicano ganó el premio a mejor película. "Una mujer fantástica", del chileno Sebastián Lelio se llevó la estatuilla a la mejor de habla no inglesa.

Con "La forma del agua", que fue premiada esta noche con el Oscar a Mejor Producción y Mejor Director de 2017, el mexicano Guillermo del Toro dio un paso audaz en el cine de género fantástico, que construye hace varias décadas, recurriendo tanto a armas del más puro cine hollywoodense clásico, al que homenajea con fervor, sacando partido de la estética de principios de la década de 1960, como a personajes discriminados que luchan por ser como son en un entorno adverso.

Del Toro alcanza la meta qué lograron tiempo atrás sus compatriotas Alejandro González Iñárritu en 2015 y 2017 y Alfonso Cuarón, autores de "Birdman", “Carne y arena” y "Gravedad", respectivamente

Cuenta la historia de "La forma del agua", que en 1963, durante la Guerra Fría, una mujer joven sin mayor atractivo convencional y muda, pero no sorda, que vive en una habitación del gran ático de un cine, junto al departamento de un veterano dibujante publicitario, sus carteles, sus tableros, sus gatos y su pasado.

Elisa Espósito, una mujer solitaria, que día a día quita la hoja un almanaque de taco en cuyo reverso hay un pensamiento, trabaja como ordenanza en un laboratorio científico secreto del ejército estadounidense, donde se amasa un plan acerca de algo escondido dentro de una enorme pecera blindada.

Allí, en ese subsuelo con paredes de grueso hormigón, puertas inviolables, cámaras de seguridad y alarmas, mora un ser anfibio, amazónico y bastante antropomorfo, de gran estatura, que se comunica con gemidos, vive sumergido y encadenado, y por lo que se muestra puede ser muy agresivo.

Así y todo, accidentalmente tienta a esta joven naif que sin miedo se le acerca, intenta comunicarse con él gestualmente, le ofrece un huevo duro, y le hace escuchar a Benny Goodman con un viejo tocadiscos de 33 rpm, porque, cuenta la leyenda, "la música calma a las fieras".

Como en toda historia de bella y bestia habrá amor transgresor, con cómplices y villanos, los mismos militares impulsados por la guerra fría y los espías soviéticos que quieren eliminar a este ser que por suerte no se les parece, y sin imaginar que ya tiene aliados dispuestos a jugarse por el amor que Elisa profesa por su príncipe azul homoreptil, que puede darle sentido a su vida.

En toda esta fantasía que Del Toro invita a recorrer al espectador se recorta su gran amor por el cine de todos los tiempos, tanto en cuestión de lenguaje como en su singularidad visual, y eso le permite, por fin, deslumbrar sin desbordar, no caer en el efecto por el efecto, como ocurre con frecuencia en los últimos tiempos.

Télam

Espectáculos