Policiales

Pretendían vender droga en la provincia y ahora están presos

El juez Federal de San Luis envió a tres hombres al penal. Hay dos mujeres que podrían terminar igual.

Uno había logrado ingresar cocaína a la provincia pero aún no había podido venderla toda; los otros dos, ni siquiera pudieron tocar suelo puntano con el cargamento de marihuana que traían de Mendoza. Los tres terminaron detenidos y ahora tienen algo más en común: el juez Federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, los envió al penal provincial por infringir la Ley de Estupefacientes.

Esta vez, Omar Maximiliano Roggerone quizá se convenza de que San Luis no es un buen lugar para hacer de las suyas.

Y es que en mayo del año pasado, el hombre de 44 años, que tiene un largo historial de delitos en San Juan y Mendoza, fue detenido por investigadores de la división Delitos de la Policía, cerca del autódromo “Rosendo Hernández” de la capital, con un revólver calibre 32 guardado en el Fiat Punto gris que manejaba un conocido.

Ese procedimiento no fue casual. Los efectivos de la brigada de calle les seguían los pasos porque manejaban el dato de que él y su cómplice habían venido a San Luis a asaltar a un comerciante que iba a vender una propiedad en más de un millón de pesos. Como la venta se cayó, la dupla regresaba a Mendoza cuando fue detenida.

El viernes pasado, Roggerone fue sorprendido otra vez por la Policía puntana, en esta oportunidad con cinco panes de marihuana compactada, unos dos kilos y medio en total, que en la venta al menudeo pueden llegar a valer cerca de cien mil pesos.

Fue cerca de las cuatro de la mañana, en el puesto limítrofe 2 de la Autopista de las Serranías Puntanas, en Desaguadero.

El hombre iba en el asiento trasero de un Chevrolet Aveo que manejaba Mauricio Arrugucci, de 39 años, y que Otto, un perro de Narcotráfico entrenado para detectar estupefacientes, insistió en marcar.

La marihuana estaba oculta debajo de los asientos traseros, aunque en la requisa personal a Roggerone también le hallaron un envoltorio con cocaína.

Junto a los hombres también terminaron detenidas sus dos acompañantes: Cintia Parodi, de 30 años, y Silvia Belén Campos, de 25. “Sobre ellas el juez aún no resolvió, por lo que continuarán detenidas en celdas de Lucha Contra el Narcotráfico”, confió ayer el subjefe de ese departamento, comisario mayor Fabián Zavala.

Roggerone y Arrugucci, en cambio, fueron trasladados a la Penitenciaría de la capital el martes a la tarde.

 

Otro prontuario largo

Julio Cristian Montenegro, detenido el sábado a la siesta en la avenida Centenario de San Luis, comparte con Roggerone, además del delito de narcotráfico, un largo prontuario por distintos delitos en Mendoza.

A él no lo delató un perro sino un vecino que lo vio en actitud sospechosa y llamó a la Policía.

Los investigadores supieron que el vendedor de droga, de 38 años, había llegado esa misma mañana a San Luis en colectivo. Los pasajes que le hallaron en uno de los bolsillos así lo indicaba, como los nueve envoltorios de cocaína que llevaba encima indicaban los negocios que pretendía hacer en la provincia.

Los paquetes, que contenían 96 gramos de cocaína, valuados en unos 90 mil pesos, estaban disimulados dentro de una caja de leche en polvo.

Policiales drogacárcel