eldiariodelarepublica.com
Las chicas "tuercas" son cada vez más protagonistas

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Las chicas "tuercas" son cada vez más protagonistas

Cristian Piani

En el rally o en la pista, de piloto o navegante, las mujeres se suman cada vez más al automovilismo deportivo. En San Luis hay varias intrépidas que tienen como pasión la velocidad. Nazarena Sosa y Karen Guiñazú nos cuentan su experiencia como navegantes.

En el tiempo que se vive, lo de sexo débil, que siempre fue erróneo, quedó obsoleto. Cada vez son más las mujeres que rompen los estereotipos machistas en todos los ámbitos y ni que hablar en el automovilismo que suma perfume de mujer en cada una de las categorías que existen.

San Luis no es la excepción, año tras año se incrementa el "plantel" femenino.

Nazarena Sosa y Karen Guiñazú son claros ejemplos. Ambas viven apasionadamente el rally y desde hace unas temporadas compiten en la elite del rally sanluiseño como navegantes.

"Vengo de una familia que vive, sueña y respira automovilismo. Comencé a correr en el campeonato riojano, allá por el 2013 a bordo de un Fiat Regatta de la clase A6 junto con mi papá", contó Nazarena, que tiene 22 años y estudia Licenciatura en Kinesioterapia.

Karen, tiene una historia similar, arrancó a correr por su papá y después siguió con su hermano.

"Mi hermano me propuso ser navegante, al principio fue todo como un chiste y se terminó cumpliendo nuestro sueño de correr juntos. El año pasado fue el primer año que hice el campeonato completo y terminé con un subcampeonato", dijo Karen que tiene 19 años y cursa segundo año de Instrumentación Quirúrgica en la Universidad Católica de Cuyo.

Con respecto al trato que recibe por parte de los otros pilotos, mecánicos y navegantes, Karen: comentó: "En el ambiente la verdad que me siento bien porque cuando he tenido una duda les he preguntado y me han sabido responder bien. Además cada vez se suman más chicas y eso está muy bueno".

Nazarena opina igual: "A pesar de que es un ambiente bien masculino, me adapté muy bien. Aparte en lo que es el rally puntano me conocen desde que iba a los rallys con mi papá cuando era chiquita. Los conozco a todos, son como parte de mi familia". 

La tarea de ser navegante no es fácil y no se limita sólo a "cantar" la hoja de ruta, hay ocasiones en que el trabajo se complica.

"Me tocó empujar el gol sola para sacarlo de un guadal en el rally de San Luis del año pasado, fue tremendo porque quedó encajado sobre una raíz y en medio del guadal, mi papá lo trataba de sacar con la fuerza del motor y yo desde afuera empujando. Fue terrible, por suerte pudimos seguir", contó la puntana.

A nivel nacional también existen casos emblemáticos.

La cordobesa Julia Ballario se convirtió en la primera mujer ganadora en la Top Race, aunque en el automovilismo argentino ya había triunfado una dama: Ianina Zanazzi (que ganó en 1999, a los 17 años, una carrera de la Fórmula Súper Renault, en Río Cuarto).

"Fue una forma de demostrar que las mujeres también podemos en un deporte que siempre fue de hombres. No estuvo fácil, sobre todo los primeros años cuando éramos dos o tres mujeres en todo el automovilismo. Ahora cambió la historia para bien", le confió Ballario a Infobae.

En el Rally Argentino, Nadia Cutro marcó un antes y un después en la categoría de los derrapes.

La entrerriana obtuvo el título de campeona argentina en la clase junior.

"Era mi sueño; lo que soñé toda mi vida. Se me hizo muy difícil en estos años, pero aprendimos de los errores y usamos bien la cabeza en esta temporada con Luciano (Bombaci, su navegante). Fue un año increíble", reconoció Nadia, que hasta hace unas temporadas hizo una dupla, piloto-navegante, histórica con su hermana Florencia.

Así son las "mujeres tuercas", dejan de lado el maquillaje, la cartera y las salidas para acelerar a fondo. Con astucia y elegancia se han ganado un lugar en un deporte que tuvo colgado el cartel de "sólo reservado para hombres" durante varias décadas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las chicas "tuercas" son cada vez más protagonistas

En el rally o en la pista, de piloto o navegante, las mujeres se suman cada vez más al automovilismo deportivo. En San Luis hay varias intrépidas que tienen como pasión la velocidad. Nazarena Sosa y Karen Guiñazú nos cuentan su experiencia como navegantes.

En plena tarea. Nazarena y Karen disfrutan de una pasión que suele estar reservada para hombres, son navegantes de rally. Fotos: Martín Gómez. 

En el tiempo que se vive, lo de sexo débil, que siempre fue erróneo, quedó obsoleto. Cada vez son más las mujeres que rompen los estereotipos machistas en todos los ámbitos y ni que hablar en el automovilismo que suma perfume de mujer en cada una de las categorías que existen.

San Luis no es la excepción, año tras año se incrementa el "plantel" femenino.

Nazarena Sosa y Karen Guiñazú son claros ejemplos. Ambas viven apasionadamente el rally y desde hace unas temporadas compiten en la elite del rally sanluiseño como navegantes.

"Vengo de una familia que vive, sueña y respira automovilismo. Comencé a correr en el campeonato riojano, allá por el 2013 a bordo de un Fiat Regatta de la clase A6 junto con mi papá", contó Nazarena, que tiene 22 años y estudia Licenciatura en Kinesioterapia.

Karen, tiene una historia similar, arrancó a correr por su papá y después siguió con su hermano.

"Mi hermano me propuso ser navegante, al principio fue todo como un chiste y se terminó cumpliendo nuestro sueño de correr juntos. El año pasado fue el primer año que hice el campeonato completo y terminé con un subcampeonato", dijo Karen que tiene 19 años y cursa segundo año de Instrumentación Quirúrgica en la Universidad Católica de Cuyo.

Con respecto al trato que recibe por parte de los otros pilotos, mecánicos y navegantes, Karen: comentó: "En el ambiente la verdad que me siento bien porque cuando he tenido una duda les he preguntado y me han sabido responder bien. Además cada vez se suman más chicas y eso está muy bueno".

Nazarena opina igual: "A pesar de que es un ambiente bien masculino, me adapté muy bien. Aparte en lo que es el rally puntano me conocen desde que iba a los rallys con mi papá cuando era chiquita. Los conozco a todos, son como parte de mi familia". 

La tarea de ser navegante no es fácil y no se limita sólo a "cantar" la hoja de ruta, hay ocasiones en que el trabajo se complica.

"Me tocó empujar el gol sola para sacarlo de un guadal en el rally de San Luis del año pasado, fue tremendo porque quedó encajado sobre una raíz y en medio del guadal, mi papá lo trataba de sacar con la fuerza del motor y yo desde afuera empujando. Fue terrible, por suerte pudimos seguir", contó la puntana.

A nivel nacional también existen casos emblemáticos.

La cordobesa Julia Ballario se convirtió en la primera mujer ganadora en la Top Race, aunque en el automovilismo argentino ya había triunfado una dama: Ianina Zanazzi (que ganó en 1999, a los 17 años, una carrera de la Fórmula Súper Renault, en Río Cuarto).

"Fue una forma de demostrar que las mujeres también podemos en un deporte que siempre fue de hombres. No estuvo fácil, sobre todo los primeros años cuando éramos dos o tres mujeres en todo el automovilismo. Ahora cambió la historia para bien", le confió Ballario a Infobae.

En el Rally Argentino, Nadia Cutro marcó un antes y un después en la categoría de los derrapes.

La entrerriana obtuvo el título de campeona argentina en la clase junior.

"Era mi sueño; lo que soñé toda mi vida. Se me hizo muy difícil en estos años, pero aprendimos de los errores y usamos bien la cabeza en esta temporada con Luciano (Bombaci, su navegante). Fue un año increíble", reconoció Nadia, que hasta hace unas temporadas hizo una dupla, piloto-navegante, histórica con su hermana Florencia.

Así son las "mujeres tuercas", dejan de lado el maquillaje, la cartera y las salidas para acelerar a fondo. Con astucia y elegancia se han ganado un lugar en un deporte que tuvo colgado el cartel de "sólo reservado para hombres" durante varias décadas.

Logín