eldiariodelarepublica.com
Desesperados por ser noticia

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Desesperados por ser noticia

La “desesperación” por mostrarse, por ser noticia, por “figurar”; que miles de millones de personas en el mundo ejercen cada día, suele llevar ese hábito a límites vergonzosos, o a los bordes de la ley.

Más de 1.000 jóvenes fueron demandados en Dinamarca por haber difundido a través de la aplicación de mensajería de Facebook videos que muestran a dos adolescentes de 15 años manteniendo relaciones sexuales.

Facebook se dirigió a las autoridades estadounidenses después de haber sido informado de la existencia de dos videos y una foto de 2015, en el que se ve a un chico y una chica manteniendo relaciones sexuales consentidas.

Europol advirtió entonces a las autoridades danesas. Los documentos fueron difundidos en la red social entre 2015 y el otoño (boreal) de 2017, y compartidos por uno 800 chicos y 200 chicas, la mayoría de ellos de edades comprendidas entre los 15 y 20 años. La policía anunció que había emitido demandas contra cada uno de ellos.

“Se trata de un caso muy amplio y complejo cuya investigación ha tomado mucho tiempo, principalmente debido al gran número de personas demandadas”, indicó el inspector jefe de la policía de Nordsjaelland, Lau Thygeses.

Aunque en Dinamarca la edad del consentimiento sexual está fijada en los 15 años, la ley danesa establece que la difusión de mensajes de carácter sexual con personas menores de 18 años constituye un delito de pornografía infantil, que puede llevar a penas máximas de seis años de cárcel.

Si son declarados culpables, los sospechosos de este caso podrían enfrentar sólo el pago de una simple multa o una pena de prisión en suspenso de 20 días, susceptible de quedar registrada en sus antecedentes penales, indicó la policía.

“Nos tomamos muy en serio este caso porque tiene graves consecuencias para las personas involucradas, desde el momento en el que se publican este tipo de documentos”, añadió Thygesen.

En el mismo día, un presentador muy popular de la radio pública belga, Benjamin Maréchal, anunció que abandonaba su emisión, días después de generar indignación al invitar a sus oyentes a pronunciarse sobre la posibilidad de disfrutar durante una violación.

El presentador de la emisora VivaCité, perteneciente al grupo de la radiotelevisión pública RTBF, se hizo eco del debate surgido en Francia, donde el diario “Le Monde” publicó una tribuna firmada por varias mujeres denunciando el clima de “puritanismo” existente tras el escándalo Weinstein.

Al día siguiente, otra de las firmantes de esta tribuna muy comentada, la ex actriz porno francesa Brigitte Lahaie, afirmó en el plató de la cadena de televisión gala Bfmtv que era posible encontrar placer durante una violación.

“Se puede gozar durante una violación dijo Brigitte Lahai en Bfmtv. ¿Qué le responden?”, preguntó la emisión de Maréchal a sus radioescuchas, una cuestión que, según la dirección de la radio, “hirió la sensibilidad de muchas personas”.

Ante las reacciones de indignación, especialmente de parte de algunos ministros belgas, la RTBF presentó sus disculpas por la tarde. Ese mismo día, el Consejo Superior Audiovisual (CSA) belga registró 12 demandas.

Al iniciar su programa, el presentador de la emisión “Cest vous qui le dites” (Usted lo dice) anunció su marcha para continuar con otros proyectos con la radiotelevisión pública de la comunidad francófona de Bélgica.

Tras “diez años de emisión, decidí decir stop para salir de las limitaciones de un programa diario”, afirmó Maréchal, quien aseguró haber pedido hasta en dos ocasiones, desde hace seis meses, abandonarlo. Él mismo no se disculpó ante los oyentes.

Desesperados por ser noticia los humanos, que aman la exposición en el Siglo XXI, algunas veces se desbordan. Y en ese desborde muchos sufren.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Desesperados por ser noticia

La “desesperación” por mostrarse, por ser noticia, por “figurar”; que miles de millones de personas en el mundo ejercen cada día, suele llevar ese hábito a límites vergonzosos, o a los bordes de la ley.

Más de 1.000 jóvenes fueron demandados en Dinamarca por haber difundido a través de la aplicación de mensajería de Facebook videos que muestran a dos adolescentes de 15 años manteniendo relaciones sexuales.

Facebook se dirigió a las autoridades estadounidenses después de haber sido informado de la existencia de dos videos y una foto de 2015, en el que se ve a un chico y una chica manteniendo relaciones sexuales consentidas.

Europol advirtió entonces a las autoridades danesas. Los documentos fueron difundidos en la red social entre 2015 y el otoño (boreal) de 2017, y compartidos por uno 800 chicos y 200 chicas, la mayoría de ellos de edades comprendidas entre los 15 y 20 años. La policía anunció que había emitido demandas contra cada uno de ellos.

“Se trata de un caso muy amplio y complejo cuya investigación ha tomado mucho tiempo, principalmente debido al gran número de personas demandadas”, indicó el inspector jefe de la policía de Nordsjaelland, Lau Thygeses.

Aunque en Dinamarca la edad del consentimiento sexual está fijada en los 15 años, la ley danesa establece que la difusión de mensajes de carácter sexual con personas menores de 18 años constituye un delito de pornografía infantil, que puede llevar a penas máximas de seis años de cárcel.

Si son declarados culpables, los sospechosos de este caso podrían enfrentar sólo el pago de una simple multa o una pena de prisión en suspenso de 20 días, susceptible de quedar registrada en sus antecedentes penales, indicó la policía.

“Nos tomamos muy en serio este caso porque tiene graves consecuencias para las personas involucradas, desde el momento en el que se publican este tipo de documentos”, añadió Thygesen.

En el mismo día, un presentador muy popular de la radio pública belga, Benjamin Maréchal, anunció que abandonaba su emisión, días después de generar indignación al invitar a sus oyentes a pronunciarse sobre la posibilidad de disfrutar durante una violación.

El presentador de la emisora VivaCité, perteneciente al grupo de la radiotelevisión pública RTBF, se hizo eco del debate surgido en Francia, donde el diario “Le Monde” publicó una tribuna firmada por varias mujeres denunciando el clima de “puritanismo” existente tras el escándalo Weinstein.

Al día siguiente, otra de las firmantes de esta tribuna muy comentada, la ex actriz porno francesa Brigitte Lahaie, afirmó en el plató de la cadena de televisión gala Bfmtv que era posible encontrar placer durante una violación.

“Se puede gozar durante una violación dijo Brigitte Lahai en Bfmtv. ¿Qué le responden?”, preguntó la emisión de Maréchal a sus radioescuchas, una cuestión que, según la dirección de la radio, “hirió la sensibilidad de muchas personas”.

Ante las reacciones de indignación, especialmente de parte de algunos ministros belgas, la RTBF presentó sus disculpas por la tarde. Ese mismo día, el Consejo Superior Audiovisual (CSA) belga registró 12 demandas.

Al iniciar su programa, el presentador de la emisión “Cest vous qui le dites” (Usted lo dice) anunció su marcha para continuar con otros proyectos con la radiotelevisión pública de la comunidad francófona de Bélgica.

Tras “diez años de emisión, decidí decir stop para salir de las limitaciones de un programa diario”, afirmó Maréchal, quien aseguró haber pedido hasta en dos ocasiones, desde hace seis meses, abandonarlo. Él mismo no se disculpó ante los oyentes.

Desesperados por ser noticia los humanos, que aman la exposición en el Siglo XXI, algunas veces se desbordan. Y en ese desborde muchos sufren.

Logín