eldiariodelarepublica.com
Ponce y una de las piruetas políticas más difícil de explicar

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Ponce y una de las piruetas políticas más difícil de explicar

El pase del intendente Enrique Ponce a las filas de Cambiemos se venía cocinando a fuego lento. Se vislumbraba cada vez que el jefe comunal se mostraba demasiado a gusto cuando tenía contacto con funcionarios del gobierno nacional, en especial, cuando participaba de las entregas “a cuentagotas” de los departamentos Progresar (hay 409 unidades listas y han realizado dos actos para entregar sólo medio centenar de departamentos en cada uno). Pero tal vez haya sorprendido que el  “blanqueo” haya corrido por parte del presidente Mauricio Macri. Fue el miércoles por la tarde, cuando en su cuenta de twitter disparó: “Hoy mantuve un encuentro con los intendente de Cambiemos”, acompañado de una imagen flanqueado de 23 jefes comunales, entre ellos Ponce.  La “pirueta” política de Ponce debe ser una de las más difíciles de entender desde el punto de vista de las ideas. Es que el intendente lleva sobre sus espaldas un pasado ultra K, apuntalado no sólo por su militancia y estrecha relación que supo tener con Cristina y Alicia Kirchner (fue siempre el referente de Kolina en San Luis), sino por fuertes vínculos familiares (su hermana Ana María desaparecida era compañera de militancia de Néstor Kirchner en La Plata). A eso se le suma el papel fundamental que tuvo como abogado cuando llevó a la Justicia a los represores puntanos que actuaron durante la última dictadura. Semejante currículum parece extraño de amalgamar con las ideas y postulados que ha mostrado el macrismo, si no se entiende a través de la ambición de una nueva postulación en 2019, teniendo en cuenta que Ponce ya no puede aspirar a la reelección.

El nuevo posicionamiento ya tuvo consecuencias. La inmediata fue que perdió una banca en el Concejo Deliberante, ya que su sobrino, Luis “Piri” Macagno, abandonó el bloque oficialista tras acompañar con la palabra “tristísimo” la imagen de Ponce con Mauricio Macri y reconocer “profundas diferencias políticas” acumuladas los últimos meses. “Las convicciones personales, mi corazón peronista y la memoria de mis padres desaparecidos —escribió Macagno en su Facebook—no me permiten ni siquiera por asomo acompañar el cambio de rumbo de 180º del intendente de alineamiento al gobierno nacional y la nueva derecha en el poder.” 

Más sorprendidos están dentro de la estructura de Cambiemos donde radicales, dirigentes del PRO y de Avanzar ven la irrupción del intendente casi como un escollo. “Enrique no es fácil de tratar. Si esto no lo ordena Mauricio desde Buenos Aires, el reparto de cargos para las elecciones del año que viene, que encima son pocos, va a ser un caos. Salvo que vayamos a internas”, se animó a vaticinar un dirigente a la Mesa 5.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ponce y una de las piruetas políticas más difícil de explicar

Equipo Pro. El "tuit" del presidente visualizó el nuevo alineamiento político del intendente.

El pase del intendente Enrique Ponce a las filas de Cambiemos se venía cocinando a fuego lento. Se vislumbraba cada vez que el jefe comunal se mostraba demasiado a gusto cuando tenía contacto con funcionarios del gobierno nacional, en especial, cuando participaba de las entregas “a cuentagotas” de los departamentos Progresar (hay 409 unidades listas y han realizado dos actos para entregar sólo medio centenar de departamentos en cada uno). Pero tal vez haya sorprendido que el  “blanqueo” haya corrido por parte del presidente Mauricio Macri. Fue el miércoles por la tarde, cuando en su cuenta de twitter disparó: “Hoy mantuve un encuentro con los intendente de Cambiemos”, acompañado de una imagen flanqueado de 23 jefes comunales, entre ellos Ponce.  La “pirueta” política de Ponce debe ser una de las más difíciles de entender desde el punto de vista de las ideas. Es que el intendente lleva sobre sus espaldas un pasado ultra K, apuntalado no sólo por su militancia y estrecha relación que supo tener con Cristina y Alicia Kirchner (fue siempre el referente de Kolina en San Luis), sino por fuertes vínculos familiares (su hermana Ana María desaparecida era compañera de militancia de Néstor Kirchner en La Plata). A eso se le suma el papel fundamental que tuvo como abogado cuando llevó a la Justicia a los represores puntanos que actuaron durante la última dictadura. Semejante currículum parece extraño de amalgamar con las ideas y postulados que ha mostrado el macrismo, si no se entiende a través de la ambición de una nueva postulación en 2019, teniendo en cuenta que Ponce ya no puede aspirar a la reelección.

El nuevo posicionamiento ya tuvo consecuencias. La inmediata fue que perdió una banca en el Concejo Deliberante, ya que su sobrino, Luis “Piri” Macagno, abandonó el bloque oficialista tras acompañar con la palabra “tristísimo” la imagen de Ponce con Mauricio Macri y reconocer “profundas diferencias políticas” acumuladas los últimos meses. “Las convicciones personales, mi corazón peronista y la memoria de mis padres desaparecidos —escribió Macagno en su Facebook—no me permiten ni siquiera por asomo acompañar el cambio de rumbo de 180º del intendente de alineamiento al gobierno nacional y la nueva derecha en el poder.” 

Más sorprendidos están dentro de la estructura de Cambiemos donde radicales, dirigentes del PRO y de Avanzar ven la irrupción del intendente casi como un escollo. “Enrique no es fácil de tratar. Si esto no lo ordena Mauricio desde Buenos Aires, el reparto de cargos para las elecciones del año que viene, que encima son pocos, va a ser un caos. Salvo que vayamos a internas”, se animó a vaticinar un dirigente a la Mesa 5.

Logín