eldiariodelarepublica.com
Estrenos: “Deadpool 2” llega a los cines de San Luis

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Estrenos: “Deadpool 2” llega a los cines de San Luis

Con la segunda parte de su propia franquicia, el mutante ensucia con sangre las pantallas.

Después de “Pantera negra” y “Avengers: infinit war”, pero antes que “Han Solo”, la precuela del corsario de la saga interplanetaria “Star wars”, los fanáticos de las historietas podrán satisfacer sus ansias con el estreno de “Deadpool 2”, la única oferta novedosa de la semana en las carteleras puntana y villamercedina. Y eso será suficiente.

En la película vuelve Wade Wilson, el mercenario bocón. Y lo hace en forma de fichas de plomo. La primera escena de “Deadpool 2”, aun antes de los créditos principales, es una parodia al agente 007 que marcará el ritmo de la película.

El antihéroe se burla con sus -malas- acciones en la gran pantalla como lo hace en sus historietas, porque a diferencia del resto del Universo Marvel, "Deadpool" no es para niños. Y él sabe que nunca formará parte del mundo de Iron-Man, Spiderman, Thor ni el buenazo del Capitán América.

La secuela de “Deadpool” es otra historia irreverente. El personaje está enojado, es violento, irrespetuoso con todo y todos y ése es el atractivo de la película. En Argentina está calificada para mayores de 16 años y en Estados Unidos su clasificación es “R” (restringida).

La base de su éxito es que con la primera, hace dos años, cortó con la temida letra “R” y con el temor de los productores de que el filme pierda espectadores. Eso le abrió el camino a “Logan” (la última de "Wolverine), por lo que los fanáticos vieron en el cine al “salvaje” que conocieron en las viñetas de los comics. Deadpool vuelve a jugar con el lector, porque rompe con la cuarta pared y le habla directo a la cara mientras hace tiro al blanco con cuerpos humanos.

En esta saga, Deadpool (Ryan Reynolds como Wade Winston Wilson) debe defender a un niño mutante que necesita a un amigo. Pero a la vez ese muchachito podría volverse en el futuro un peligro para la humanidad. Allí entra en acción Cable (Josh Brolin), un cyborg con muy mala actitud y muchas armas para usar, que volvió en el tiempo para acomodar el curso de la historia. Entonces el mercenario deformado formará un grupo de ataque para protegerlo, la “Fuerza X”, con varios inscriptos que dejarán su sangre en la primera misión.

Al jugar con la complicidad del público en la sala, la película se permite chistes autorrefenciales, cameos graciosos y grandes apariciones. Hasta el “hombre invisible” es un rostro reconocible, y aparecerá el gigante más malo y poderoso del mundo mutante.

Deadpool es amante de las baladas retro, defensor del dubstep y el rap, los chistes malos y tiene demasiada pasión por la violencia sin sentido. Al estilo sit-com, en el filme hay chistes cortos y rápidos, muchas referencias a la cultura pop de las series, cine y canciones.

Como bien lo resume Cable (en una de sus tantas peleas) Deadpool no es un héroe, solo un payaso disfrazado de juguete sexual. Por supuesto que los productores cumplen con el rito de los mini- clips, como en toda la franquicia Marvel, por lo que no hay que levantarse antes de los títulos finales porque como queda claro en el filme: “No se puede volver el tiempo”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una semana de espera

La semana que viene, los amantes de “Star wars” tendrán una parada obligada (una más) en los cines de San Luis. Está previsto para el jueves la llegada de “Han Solo: una historia de Star wars”, la película que el lunes se proyectó en el Festival de Cannes y causó una revolución en las calles francesas. 
La producción es el segundo spin off de la nueva etapa de la saga después de la exitosa “Rogue one”, que estuvo en cartel hasta hace pocas semanas. 
La película se centra en el personaje de Han Solo de joven, al que interpreta Alden Ehrenreich, quien se hizo popular por una pequeña aparición en "Salve, Caesar!", de los hermanos Ethan y Joel Coen.
El nuevo papel de la joven estrella es nada más y nada menos de uno de los personajes más emblemáticos de la historia del cine. Los sanluiseños tendrán la semana que viene la oportunidad de verlo en pantalla grande.

Estrenos: “Deadpool 2” llega a los cines de San Luis

Con la segunda parte de su propia franquicia, el mutante ensucia con sangre las pantallas.

La desfachatez del antihéroe más gracioso. "Deadpool" volvió, redobló la apuesta y armó su propio equipo.

Después de “Pantera negra” y “Avengers: infinit war”, pero antes que “Han Solo”, la precuela del corsario de la saga interplanetaria “Star wars”, los fanáticos de las historietas podrán satisfacer sus ansias con el estreno de “Deadpool 2”, la única oferta novedosa de la semana en las carteleras puntana y villamercedina. Y eso será suficiente.

En la película vuelve Wade Wilson, el mercenario bocón. Y lo hace en forma de fichas de plomo. La primera escena de “Deadpool 2”, aun antes de los créditos principales, es una parodia al agente 007 que marcará el ritmo de la película.

El antihéroe se burla con sus -malas- acciones en la gran pantalla como lo hace en sus historietas, porque a diferencia del resto del Universo Marvel, "Deadpool" no es para niños. Y él sabe que nunca formará parte del mundo de Iron-Man, Spiderman, Thor ni el buenazo del Capitán América.

La secuela de “Deadpool” es otra historia irreverente. El personaje está enojado, es violento, irrespetuoso con todo y todos y ése es el atractivo de la película. En Argentina está calificada para mayores de 16 años y en Estados Unidos su clasificación es “R” (restringida).

La base de su éxito es que con la primera, hace dos años, cortó con la temida letra “R” y con el temor de los productores de que el filme pierda espectadores. Eso le abrió el camino a “Logan” (la última de "Wolverine), por lo que los fanáticos vieron en el cine al “salvaje” que conocieron en las viñetas de los comics. Deadpool vuelve a jugar con el lector, porque rompe con la cuarta pared y le habla directo a la cara mientras hace tiro al blanco con cuerpos humanos.

En esta saga, Deadpool (Ryan Reynolds como Wade Winston Wilson) debe defender a un niño mutante que necesita a un amigo. Pero a la vez ese muchachito podría volverse en el futuro un peligro para la humanidad. Allí entra en acción Cable (Josh Brolin), un cyborg con muy mala actitud y muchas armas para usar, que volvió en el tiempo para acomodar el curso de la historia. Entonces el mercenario deformado formará un grupo de ataque para protegerlo, la “Fuerza X”, con varios inscriptos que dejarán su sangre en la primera misión.

Al jugar con la complicidad del público en la sala, la película se permite chistes autorrefenciales, cameos graciosos y grandes apariciones. Hasta el “hombre invisible” es un rostro reconocible, y aparecerá el gigante más malo y poderoso del mundo mutante.

Deadpool es amante de las baladas retro, defensor del dubstep y el rap, los chistes malos y tiene demasiada pasión por la violencia sin sentido. Al estilo sit-com, en el filme hay chistes cortos y rápidos, muchas referencias a la cultura pop de las series, cine y canciones.

Como bien lo resume Cable (en una de sus tantas peleas) Deadpool no es un héroe, solo un payaso disfrazado de juguete sexual. Por supuesto que los productores cumplen con el rito de los mini- clips, como en toda la franquicia Marvel, por lo que no hay que levantarse antes de los títulos finales porque como queda claro en el filme: “No se puede volver el tiempo”.

Logín