eldiariodelarepublica.com
Paseo seguro: qué llevar en un botiquín de viaje

Escuchanos EN VIVO!
X

Paseo seguro: qué llevar en un botiquín de viaje

Carina Catalfamo

El botiquín integra la enorme lista de “por las dudas” que llevamos cuando viajamos con chicos. Y sí, quizás nunca lo usemos y lo llevemos de paseo a conocer el mar o la montaña, pero qué buen aliado será si levantan fiebre a la madrugada, a la mitad de nuestra estadía. La prioridad es consultar al médico, sobre todo hoy en día que muchos responden alguna duda por teléfono o nos pueden indicar qué hacer ante una urgencia, pero hay algunos infaltables que nos pueden sacar del paso. ¡A tomar nota!

• Termómetro: conviene optar por uno digital, ya que son más seguros que los de mercurio, cuya venta está prohibida por los riesgos que pueden ocasionar ante roturas.

• Antifebril: de acuerdo con la edad del niño, será paracetamol, ibuprofeno o Novalgina. Según el pediatra Martín Frau, la fiebre es “un signo clínico” de una enfermedad, por eso, el remedio sólo servirá para bajarle la temperatura. Después habrá que llevarlo a alguna guardia, para que lo revise un profesional y nos saquemos la duda de qué tiene. Además, el ibuprofeno y el paracetamol se pueden utilizar, por ejemplo, ante dolores abdominales. El especialista aseguró que conviene usar esos medicamentos en vez de otros como la buscapina, que puede enmascarar una apendicitis.

• Protector solar: se aplica en los bebés a partir de los seis meses (antes de esa edad no deberían estar al sol) y debe ser de factor cincuenta en adelante y de buena calidad, para que los proteja lo más posible. De todos modos, no se recomienda que los niños estén expuestos en los horarios pico.

• Repelente: si el chico tiene menos de un año, debe ser a base de citronela, pero antes de los seis meses no conviene aplicar productos en la piel de los bebés. En ese caso, es mejor llevar un tul y colocarlo encima del cochecito o el huevito. También vienen unos botones que se enganchan en el changuito y, como tienen citronela, ahuyentan a los mosquitos.

• Antiséptico local (como Pervinox o Rifocina), gasa, algodón, agua oxigenada y curitas para atender una herida producida por un corte o una caída que terminó en un raspón.

• También es útil llevar una crema postsolar y una que sirva para aliviar quemaduras, como Platsul.

 • En el caso de las picaduras, si bien vienen algunos productos para calmar la picazón, Frau recomendó consultar a un profesional para que evalúe la gravedad de la lesión. No es lo mismo una roncha causada por un mosquito, que una provocada por una araña u otro insecto.

Primeros auxilios en casa

El botiquín familiar debe tener los mismos componentes que el que llevamos de viaje y algunos otros que dependerán del niño. “Si tiene problemas respiratorios, los papás están entrenados y tienen un broncodilatador y un corticoide a mano. Si es alérgico, tendrán un Benadryl o un antihistamínico cerca. Los antibióticos no hacen falta tenerlos de antemano, porque no hay ninguno de uso común y que haya que darlo de forma urgente. Salvo que el médico lo indique", explicó el pediatra. “Hay que tratar de evitar el uso de remedios caseros, ya que les pueden hacer daño a los bebés. Por ejemplo, el té de anís estrellado”, destacó Frau, quien recordó que cualquier medicamento puede ser tóxico para un niño según la dosis que ingiera. Por eso, siempre conviene consultar a un especialista.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Paseo seguro: qué llevar en un botiquín de viaje

El botiquín integra la enorme lista de “por las dudas” que llevamos cuando viajamos con chicos. Y sí, quizás nunca lo usemos y lo llevemos de paseo a conocer el mar o la montaña, pero qué buen aliado será si levantan fiebre a la madrugada, a la mitad de nuestra estadía. La prioridad es consultar al médico, sobre todo hoy en día que muchos responden alguna duda por teléfono o nos pueden indicar qué hacer ante una urgencia, pero hay algunos infaltables que nos pueden sacar del paso. ¡A tomar nota!

• Termómetro: conviene optar por uno digital, ya que son más seguros que los de mercurio, cuya venta está prohibida por los riesgos que pueden ocasionar ante roturas.

• Antifebril: de acuerdo con la edad del niño, será paracetamol, ibuprofeno o Novalgina. Según el pediatra Martín Frau, la fiebre es “un signo clínico” de una enfermedad, por eso, el remedio sólo servirá para bajarle la temperatura. Después habrá que llevarlo a alguna guardia, para que lo revise un profesional y nos saquemos la duda de qué tiene. Además, el ibuprofeno y el paracetamol se pueden utilizar, por ejemplo, ante dolores abdominales. El especialista aseguró que conviene usar esos medicamentos en vez de otros como la buscapina, que puede enmascarar una apendicitis.

• Protector solar: se aplica en los bebés a partir de los seis meses (antes de esa edad no deberían estar al sol) y debe ser de factor cincuenta en adelante y de buena calidad, para que los proteja lo más posible. De todos modos, no se recomienda que los niños estén expuestos en los horarios pico.

• Repelente: si el chico tiene menos de un año, debe ser a base de citronela, pero antes de los seis meses no conviene aplicar productos en la piel de los bebés. En ese caso, es mejor llevar un tul y colocarlo encima del cochecito o el huevito. También vienen unos botones que se enganchan en el changuito y, como tienen citronela, ahuyentan a los mosquitos.

• Antiséptico local (como Pervinox o Rifocina), gasa, algodón, agua oxigenada y curitas para atender una herida producida por un corte o una caída que terminó en un raspón.

• También es útil llevar una crema postsolar y una que sirva para aliviar quemaduras, como Platsul.

 • En el caso de las picaduras, si bien vienen algunos productos para calmar la picazón, Frau recomendó consultar a un profesional para que evalúe la gravedad de la lesión. No es lo mismo una roncha causada por un mosquito, que una provocada por una araña u otro insecto.

Primeros auxilios en casa

El botiquín familiar debe tener los mismos componentes que el que llevamos de viaje y algunos otros que dependerán del niño. “Si tiene problemas respiratorios, los papás están entrenados y tienen un broncodilatador y un corticoide a mano. Si es alérgico, tendrán un Benadryl o un antihistamínico cerca. Los antibióticos no hacen falta tenerlos de antemano, porque no hay ninguno de uso común y que haya que darlo de forma urgente. Salvo que el médico lo indique", explicó el pediatra. “Hay que tratar de evitar el uso de remedios caseros, ya que les pueden hacer daño a los bebés. Por ejemplo, el té de anís estrellado”, destacó Frau, quien recordó que cualquier medicamento puede ser tóxico para un niño según la dosis que ingiera. Por eso, siempre conviene consultar a un especialista.

Logín