El cuerpo de Lucas apareció dos días después; hubo bronca y disturbios | Pais | El Diario de la República El Diario de la República
Pais - | 25-02-2012 | 09:01 | 0

El cuerpo de Lucas apareció dos días después; hubo bronca y disturbios

Estaba entre los vagones 3 y 4 de la formación. La noticia desató la furia de los manifestantes, que fueron reprimidos. La familia del joven lo buscaba desde el miércoles.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook
  • 1/2 El hallazgo del cuerpo de Lucas en la misma estanción de Once desató la furia de los transeuntes.
  • 2/2 Hubo un grupo de gente que pidió pacíficamente justicia.

La aparición del cuerpo del joven Lucas Menghini Rey, atrapado en el interior del tren que chocó en Once, dos días después del siniestro, provocó anoche bronca e impotencia en todo el país, y disparó una protesta en la estación que concluyó con incidentes entre los manifestantes y la Policía.
Un grupo quemó molinetes en la terminal y destrozó otras instalaciones. En medio de corridas y piedrazos, las fuerzas de seguridad dispersaron a los protestantes dentro de la estación y en las calles aledañas con gases lacrimógenos.
Un grupo de violentos robó dos quioscos y en su huida destruyeron comercios de la terminal ferroviaria. La Policía corrió a otros hacia la avenida Pueyrredón.
La batalla dejó una decena de policías heridos y una cifra igual de detenidos.
Mientras la calma volvía lentamente en la estación, el cuerpo de Menghini Rey de 20 años, fue llevado a la Morgue Judicial, donde pasadas las 21 terminó la autopsia.
Los familiares de Lucas, encabezados por su madre María Luján que inició el miércoles una búsqueda desesperada y conmovedora, partieron desde su casa hacia la Morgue poco después de las 21:30. El padre del joven y otro familiar seguían anoche a la espera de poder retirar el cuerpo.
La hermana de Lucas, junto a un grupo de amigos, dejó la Morgue en una combi del gobierno porteño ante el aplauso de quienes se habían acercado al lugar.
Menghini Rey, de 20 años, fue encontrado por los perros adiestrados de la Policía Federal en el fuelle que une el tercer y cuarto vagón de la formación 3772, que quedó varado en Once desde el miércoles.
A partir del video que mostró a Lucas tomar el fatídico tren, la Policía encaró una exhaustiva búsqueda y registró en los lugares más recónditos que incluyó, por primera vez desde el miércoles, al propio ferrocarril.
Voceros oficiales dijeron que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, ordenó buscar el cuerpo en hospitales, la morgue, dentro del tren y "por las dudas" en las ruedas de la formación que chocó contra el paragolpe del andén.
Fue así que los perros fueron enviados para volver a rastrear el tren y hallaron el cuerpo del joven, aplastado en el fuelle que unía el tercer y cuarto vagón, donde al parecer entró por una ventana a la cabina que había allí y que quedó destrozada.
"El cuerpo estaba aplastado de una manera que no podía ser percibido en una búsqueda del personal. Por eso se enviaron a los canes para un rastreo más profundo", intentó explicar un jefe policial, que además confirmó el hallazgo de la mochila de Lucas.
El joven era buscado en hospitales, clínicas privadas y en la morgue desde hace más de dos días. El muchacho había tomado el tren en la estación San Antonio de Padua, en el oeste del conurbano.
El secretario de Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires, Claudio Avruj, confirmó que los otros dos hombres que estaban desaparecidos fueron encontrados vivos.
Javier Almaraz, de 41 años, había salido del tren por sus propios medios de la estación, sin heridas de gravedad. Había perdido su celular y no buscó otros medios alternativos para avisar que estaba bien, porque en su casa no tiene teléfono de línea.
Luego de la tragedia Almaraz fue a trabajar normalmente pero presa de la conmoción recién regresó antenoche a su casa, donde finalmente fue contactado por las autoridades.
Fernando Javier Sánchez, de 32 años, también dejó la formación por sus medios, pero decidió pedir asistencia en la clínica privada Mariano Moreno, de la localidad de Moreno, donde estaba internado, estable y sin heridas de gravedad. Allí lo encontró su padre.
Por el accidente ferroviario, otras 31 personas, 2 en estado grave, permanecían internadas hoy en nueve hospitales públicos porteños.

 


Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento



Mirá los comentarios
0

Se el primero en comentar