eldiariodelarepublica.com
El pavimento completa las mejoras del Santa Teresita

Escuchanos EN VIVO!
X

El pavimento completa las mejoras del Santa Teresita


Vos sabés que yo imaginé esto así, mi marido siempre me decía que íbamos a ser un barrio hermoso, siempre me decía que no bajara los brazos. Hoy ya falleció, pero bueno lo logramos. Todo cambió con el asfalto, siempre decía pueda ser que Dios me ilumine y pueda ver el barrio como siempre lo soñé, hoy lo veo y no lo puedo creer”, explica Olga Gómez mientras la emoción le quiebra la voz y sus ojos se llenan de lágrimas. Fue la primera vecina de una zona donde no había nada, y hoy cuenta con agua, cloacas y el flamante pavimento que cubre la actual calle Doctor Domínguez. La transformación del barrio Santa Teresita, al norte de la ciudad, completa su etapa final y sus históricas calles de tierra y barro reciben el manto generoso que ofrece el oscuro asfalto.


 Olga fue una pionera en ese pequeño terruño que hoy cuenta con unas 200 familias y está en una punta de la ciudad, rodeado por vías terrestres fundamentales de acceso o egreso a la ciudad desde el norte: la ruta nacional 8, la Autopista de las Serranías Puntanas, la avenida Perón o el bulevar Vicente Martínez que conecta con la Autopista Nº 55. Habitan familias muy humildes, es una zona sensible y durante años estuvo casi marginada por el resto de la ciudad, quien ubicaba la zona como barrio “Las Latas”, de manera despectiva. Hoy el panorama es otro con las calles iluminadas, las cloacas que pusieron fin a los pozos ciegos y el final de las calles de tierra.


“Es un barrio tradicional de la ciudad, pero el primer problema que teníamos era que no daban los niveles por el tema de las cloacas, cuando se hizo la colectora en la zona noroeste se benefició toda la zona. En octubre se hizo la red cloacal en las 24 cuadras que tiene el sector. Fue un trabajo lento que se hizo con mucho cuidado porque las napas estaban muy altas, hubo veces en que las máquinas excavaban un poco y encontraba agua a treinta centímetros”, recordó Roberto Rovira, subsecretario de Desarrollo Barrial.


Ese problema del agua cerca de la superficie también fue una consecuencia de la Cuenca del Morro, inconveniente que lograron subsanar con las tareas de mitigación y el plan intensivo que puso en marcha el gobierno provincial y el Municipio el año pasado, con canalizaciones y bombas permanentes.


“Ese plan permitió completar la red de agua y las cloacas para todos los vecinos, y en enero comenzamos a trabajar para asfaltar. Hicimos primero el cordón cuneta y la preparación y tratamiento del suelo. Esta semana ya comenzamos a asfaltar el barrio y si el tiempo colabora en una semana debería estar todo cubierto y completado”, señaló el funcionario municipal.


Olga ya superó los setenta años y le cuesta caminar, a los años se le sumó una cruel enfermedad que enfrenta con valentía. Está sensible y emocionada, es que como el resto de los habitantes de las 24 cuadras, celebra la llegada del asfalto que tardó y enfrentó dificultades, pero hoy los iguala como vecinos con el resto de la ciudad.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

El pavimento completa las mejoras del Santa Teresita

A toda máquina. Si no hay lluvias, en una semana terminan todo. Fotos: Chiche Herrera/José Sombra.

Vos sabés que yo imaginé esto así, mi marido siempre me decía que íbamos a ser un barrio hermoso, siempre me decía que no bajara los brazos. Hoy ya falleció, pero bueno lo logramos. Todo cambió con el asfalto, siempre decía pueda ser que Dios me ilumine y pueda ver el barrio como siempre lo soñé, hoy lo veo y no lo puedo creer”, explica Olga Gómez mientras la emoción le quiebra la voz y sus ojos se llenan de lágrimas. Fue la primera vecina de una zona donde no había nada, y hoy cuenta con agua, cloacas y el flamante pavimento que cubre la actual calle Doctor Domínguez. La transformación del barrio Santa Teresita, al norte de la ciudad, completa su etapa final y sus históricas calles de tierra y barro reciben el manto generoso que ofrece el oscuro asfalto.


 Olga fue una pionera en ese pequeño terruño que hoy cuenta con unas 200 familias y está en una punta de la ciudad, rodeado por vías terrestres fundamentales de acceso o egreso a la ciudad desde el norte: la ruta nacional 8, la Autopista de las Serranías Puntanas, la avenida Perón o el bulevar Vicente Martínez que conecta con la Autopista Nº 55. Habitan familias muy humildes, es una zona sensible y durante años estuvo casi marginada por el resto de la ciudad, quien ubicaba la zona como barrio “Las Latas”, de manera despectiva. Hoy el panorama es otro con las calles iluminadas, las cloacas que pusieron fin a los pozos ciegos y el final de las calles de tierra.


“Es un barrio tradicional de la ciudad, pero el primer problema que teníamos era que no daban los niveles por el tema de las cloacas, cuando se hizo la colectora en la zona noroeste se benefició toda la zona. En octubre se hizo la red cloacal en las 24 cuadras que tiene el sector. Fue un trabajo lento que se hizo con mucho cuidado porque las napas estaban muy altas, hubo veces en que las máquinas excavaban un poco y encontraba agua a treinta centímetros”, recordó Roberto Rovira, subsecretario de Desarrollo Barrial.


Ese problema del agua cerca de la superficie también fue una consecuencia de la Cuenca del Morro, inconveniente que lograron subsanar con las tareas de mitigación y el plan intensivo que puso en marcha el gobierno provincial y el Municipio el año pasado, con canalizaciones y bombas permanentes.


“Ese plan permitió completar la red de agua y las cloacas para todos los vecinos, y en enero comenzamos a trabajar para asfaltar. Hicimos primero el cordón cuneta y la preparación y tratamiento del suelo. Esta semana ya comenzamos a asfaltar el barrio y si el tiempo colabora en una semana debería estar todo cubierto y completado”, señaló el funcionario municipal.


Olga ya superó los setenta años y le cuesta caminar, a los años se le sumó una cruel enfermedad que enfrenta con valentía. Está sensible y emocionada, es que como el resto de los habitantes de las 24 cuadras, celebra la llegada del asfalto que tardó y enfrentó dificultades, pero hoy los iguala como vecinos con el resto de la ciudad.


Logín