María Angélica Torrontegui: "En San Luis existe un vacío legal en la atención de las guarderías" | Provincia | El Diario de la República El Diario de la República
Provincia | 23-09-2012 | 08:07 | 0

María Angélica Torrontegui: "En San Luis existe un vacío legal en la atención de las guarderías"

La senadora provincial señaló que hay que garantizar la idoneidad de las personas que cuidan a los niños.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook
  • 1/1 Preparación. Torrontegui señaló que las guarderías deben garantizar el bienestar de los niños.

Los papás que encargan el cuidado de sus hijos en los jardines maternales y de infantes lo hacen con la confianza que los pequeños estarán protegidos en esos establecimientos; y la vocación y el amor de los docentes logra que esto casi siempre sea así. Sin embargo, la ausencia en la provincia de un régimen jurídico específico para determinar las condiciones sanitarias y de idoneidad de los adultos a cargo, deja abierta la puerta a la improvisación y la manifestación de hechos riesgosos para la integridad de los niños. El Diario de la República entrevistó a la senadora provincial María Angélica Torrontegui, autora de un proyecto de ley que busca elaborar un registro para regular la actividad en las guarderías que reciben niños de 45 días a 4 años. La legisladora señaló que en San Luis, como en casi todo el país, existe una falta de legislación en la materia que necesita ser solucionada.
–¿Por qué es importante que exista en la provincia una regulación en la atención de los jardines maternales?
–Existe un vacío legal en este aspecto y es necesario que exista una normativa para darle un resguardo a los chicos. La atención en las guarderías es muy relevante si se considera la importancia que poseen los primeros años en la formación de los niños. Las teorías psicológicas establecen que la estimulación temprana es una de las cuestiones fundamentales en los primeros años del desarrollo. Por eso las personas que cuiden a los chicos tienen que ser docentes o tener un título terciario habilitante. Un docente preparado puede advertir irregularidades en cuanto al desarrollo de los pequeños, y si esto es atendido de manera temprana, muchas veces son problemas solucionables. Con la ley estamos protegiendo a los niños de San Luis y a la creciente inserción laboral de la mujer. Su aprobación nos pondría a la vanguardia en el país, y sería muy bueno que esto también fuera llevado al congreso nacional.
–¿Observaron casos puntuales de falencias en la atención de los chicos que dispararon la necesidad de formular este proyecto?
–Sí, acá y en muchos lugares del país han ocurrido situaciones graves e incluso con fallecimientos de los pequeños. Esto pone al descubierto la falta de normativa y actualmente hay una enorme necesidad de creación de jardines maternales. Hasta ahora sólo hay una normativa al respecto en la ciudad de Buenos Aires y también en Juana Koslay. Esta última es una regulación muy interesante y de avanzada y que yo atendí mucho para formular la ley.
–¿Qué mejoras va a permitir la adopción del registro en las guarderías?
–Va a asegurar la calidad e idoneidad del personal que atiende a los niños. Los docentes deberán presentar certificados y cada cinco años tendrán que hacer un examen psicofísico. Los chicos necesitan ser atendidos por personas absolutamente equilibradas desde el punto de vista emocional. El estado pondrá a disposición de los docentes una capacitación permanente, porque la adecuación a los nuevos tiempos es vertiginosa. Las salas en las guarderías deberán estar separadas y con ambientes que garanticen la salubridad y el bienestar del pequeño.
–La ley establece que el registro podrá ser consultado públicamente ¿Proyectan que se pueda tener acceso a ella por internet?
–En este punto vamos a ver cómo será la reglamentación del Ejecutivo. Pero es importante aclarar que el registro al ser público permite que los padres sepan que sus hijos están en un lugar seguro, en una continuidad de la atención parental. Hay que recordar que los municipios son los que van a habilitar los establecimientos, y que la ley es una plataforma a la que se le podrán hacer mejoras.
–Por las exigencias de la ley y por el conocimiento que se tiene de la estructura de los jardines de infantes de la provincia. ¿Usted cree que los establecimientos tendrán que encarar reformas edilicias?
–Es probable que algunos si lo tengan que hacer, pero para otros no va a ser necesario. La idea es que los jardines se adecuen a la ley y puedan anotarse en el registro, lo cual va implicar controles permanentes tanto de la municipalidad como del Gobierno provincial. En el frente de los edificios deberá constar el número de registro y los organismos que los supervisan.
–Más allá del proyecto ¿Cómo ve usted la realidad de estos establecimientos en la provincia?
–Los jardines maternales que tienen una buena atención están sobresaturados, y los padres buscan otras alternativas que muchas veces no cuentan con la capacidad para poder recibir sus hijos. Por eso hay que poner más jardines maternales con una garantía básica y elemental en la atención para que los papás estén tranquilos. Las guarderías no deben tomarse como emprendimientos comerciales. Me han comentado que hay familias que ponen jardines maternales, seguramente con mucho amor y vocación, pero que al no contar con la debida preparación pueden causar situaciones graves que impactan a las familias y la sociedad.
–En el proyecto se establece que una vez promulgada la ley las guarderías tendrán 90 días para hacer los cambios. ¿El estado los va a asesorar en este paso?
–Si, por supuesto, y los municipios también se adecuarán para que se puedan cumplir con estos requisitos básicos.
 


Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento



Mirá los comentarios
0

Se el primero en comentar