eldiariodelarepublica.com
La Virgen de la Cobrera, una devoción que es cada vez mayor

X

La Virgen de la Cobrera, una devoción que es cada vez mayor

Por Johnny Díaz


Una de las manifestaciones religiosas más significativas de los últimos años en San Luis es la aparición de la Virgen María en una casa de un barrio de la capital sanluiseña, una imagen que finalmente sería conocida como la Virgen de la Cobrera. La primera aparición fue el 3 de setiembre de 1994, en la casa del ex jefe de policía de la provincia de San Luis, Miguel Ángel Escudero, ubicada en Caseros 39, en  el Barrio Policial. Construyeron una imagen que trasladaron a un predio camino a Paso del Rey, donde hoy es venerada por miles de personas. 




 


Según Escudero, la Virgen se le apareció en sueños, con un mensaje especial. “Se quedaba en el hogar si era bien recibida por el propio dueño de casa y, como un mensaje implícito, también a su familia. Al obtener una respuesta afirmativa, la Virgen comenzó a dar mensajes cortos para que el mandato se vaya cumpliendo y aceptando. No hay misterios ni cosas que se le parezcan y que empañen estas bendiciones”, aseguró, mientras sostiene un libro de tapas rojas, en el acceso a un santuario ubicado a unos 70 kilómetros de San Luis camino a Paso del Rey.
Escudero afirmó que el secreto de la aparición de la Virgen en su casa fue mantenido durante 15 años. "Con mi señora, teníamos sueños y vivencias. Optamos por adquirir una pequeña imagen a la que modifiqué totalmente. Sentíamos la necesidad imperiosa de tener una imagen y trasladarla a otro lugar, según el propio mensaje de la Virgen”, señaló. 
“Dediqué mi tiempo a hacer una pequeña imagen como la veía y sentía. Eran los mensajes que fueron llegando. Hasta que un día mi señora se enfermó gravemente. Pese a todo, logramos una mejor calidad de vida por unos diez años, hasta que falleció hace dos. Interpreto que el milagro que le concedió la Virgen fue darle vida por ese tiempo, más allá de las leyes naturales. Fue el tiempo de su partida y de dejar este mundo. Sabemos que cumplió con la misión encomendada”, afirmó.  
Escudero dijo que la Virgen siempre les mostró el camino. “Nosotros escuchábamos como una voz nos decía lo que teníamos que hacer. Eran mensajes cortos, sólo eso, nada más. Así fue como nos fue diciendo que su imagen tenía que tener una altura de 1,30 metros y el lugar donde quería estar. Más allá de que apareció en mi casa, ella eligió el santuario actual para su veneración”, señaló.
Un día Escudero salió de paseo con su familia, sin un rumbo determinado. Cerca de El Volcán, una señora, que estaba con tres niños y un perro,  les hizo señas para que la acercaran a su casa. "Paramos, subió la señora con sus niños y su perro. Nos dijo que se llamaba Cristina Juárez y que vivía camino a Paso del Rey,  por donde ‘pasa el río de Cañada Honda’. Nosotros la trajimos, creo que eso fue un claro mensaje de la Virgen. Conocimos a su esposo Miguel Ángel Quiroga y a su familia. Volvimos dos veces hasta que la Virgen se quedó en este lugar”, aseguró.
"La familia Quiroga donó una hectárea. Una comisión alambró el predio y todos los primeros sábados de cada mes nos juntamos a rezar y a orar por la Virgen, que de allí en más pasó a denominarse Virgen de La Cobrera, la que cura, sana y libera”, dijo y agregó: "La Virgen fue tejiendo todo esto. Dicen que Dios teje con sus hilos de oro el destino de las personas que se acercan en su  debilidad, sin preguntar, y obedecer más”.
 

La tropilla Virgen del Valle de Pampa del Tamboreo y Los Tordillos de Paso del Rey en La Virgen de la Cobrera.  


El descubridor de la Virgen  señala que no está solo en esta misión. Lo acompaña una señora que hace imposición de manos, además de otros dones que la Virgen le ha concedido. También están Norma, Silvana y Elizabeth. “Todo esto no es un mandato humano, sino divino. Vamos a continuar realizando la obra celestial”, afirmó. 
Escudero, incansable,  va y viene por el predio. Todos preguntan, todos hacen algo. Sorprende el grado de silencio y respeto donde está el altar al aire libre de la Virgen, en medio del campo, sólo protegido con un pequeño techo pintado de verde y montada sobre una especie de púlpito. Todo está muy bien hecho, prolijo y organizado. 
“Hace cinco años que veneramos a la Virgen todos los primeros sábados de cada mes. Estamos tratando de hacer la veneración cada quince días. Cada vez vienen más fieles, algunos lo hacen  por primera vez. Rezamos un Rosario, tres Padres Nuestros y un Ave María, después se hace la imposición de manos y ahí termina todo”, afirmó y agregó con seriedad: "Esto es un territorio sagrado, no un lugar de jolgorio". 
Los fieles  acostumbran a quedarse bastante tiempo en el santuario,  a veces hasta que el sol se oculta detrás de las montañas. El viento comienza a hacerse sentir, con brisas que se  convierten en leves ráfagas que   acuñan  nubes. “Es muy probable que construyamos una pequeña capilla o un lugar para que los fieles descansen. Hay varias personas que vienen desde muy lejos. No queremos ostentación ni suntuosidad. Lo haremos en la medida que podamos. Por ahora es un sueño, más adelante veremos", dijo el ex policía.
Escudero señaló  que los milagros son innumerables, por eso la advocación de que sana, cura y libera. La Virgen de la Cobrera cumplió 23 años de su primera aparición y lleva cinco en el actual lugar de rezo y oración. Dijo que  todos los 3 de setiembre, fecha de la primera aparición,  vienen sacerdotes  a dar Misa. “El año pasado llegó al lugar el padre Orellano de El Trapiche”, señaló. 
La veneración de la Virgen de la Cobrera es cada vez más grande y Escudero siente que tiene responsabilidad con el resto de los fieles. “Nunca imaginé, que ocurriera esto, hoy es un compromiso muy grande, es un juramento continuar con su obra. He sostenido en el tiempo que al ver a tantas personas que piden y quieren  no podemos fallar. Así como existen tantas apariciones y sucesos en el mundo, nosotros rezamos y damos mensajes de paz y amor porque sabemos que la Virgen está en este lugar, con nosotros. Su espíritu nos transmite fuerza, energía y viene acompañada de sus ángeles y de su hijo Jesús", señaló con orgullo Escudero. 


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

La Virgen de la Cobrera, una devoción que es cada vez mayor

Pedidos y agradecimientos. La Virgen de la Cobrera congrega cada vez más feligreses de distintas localidades, quienes acuden a venerar la imagen todos los primeros sábados de cada mes. | Foto: -Marina Balbo

Una de las manifestaciones religiosas más significativas de los últimos años en San Luis es la aparición de la Virgen María en una casa de un barrio de la capital sanluiseña, una imagen que finalmente sería conocida como la Virgen de la Cobrera. La primera aparición fue el 3 de setiembre de 1994, en la casa del ex jefe de policía de la provincia de San Luis, Miguel Ángel Escudero, ubicada en Caseros 39, en  el Barrio Policial. Construyeron una imagen que trasladaron a un predio camino a Paso del Rey, donde hoy es venerada por miles de personas. 




 


Según Escudero, la Virgen se le apareció en sueños, con un mensaje especial. “Se quedaba en el hogar si era bien recibida por el propio dueño de casa y, como un mensaje implícito, también a su familia. Al obtener una respuesta afirmativa, la Virgen comenzó a dar mensajes cortos para que el mandato se vaya cumpliendo y aceptando. No hay misterios ni cosas que se le parezcan y que empañen estas bendiciones”, aseguró, mientras sostiene un libro de tapas rojas, en el acceso a un santuario ubicado a unos 70 kilómetros de San Luis camino a Paso del Rey.
Escudero afirmó que el secreto de la aparición de la Virgen en su casa fue mantenido durante 15 años. "Con mi señora, teníamos sueños y vivencias. Optamos por adquirir una pequeña imagen a la que modifiqué totalmente. Sentíamos la necesidad imperiosa de tener una imagen y trasladarla a otro lugar, según el propio mensaje de la Virgen”, señaló. 
“Dediqué mi tiempo a hacer una pequeña imagen como la veía y sentía. Eran los mensajes que fueron llegando. Hasta que un día mi señora se enfermó gravemente. Pese a todo, logramos una mejor calidad de vida por unos diez años, hasta que falleció hace dos. Interpreto que el milagro que le concedió la Virgen fue darle vida por ese tiempo, más allá de las leyes naturales. Fue el tiempo de su partida y de dejar este mundo. Sabemos que cumplió con la misión encomendada”, afirmó.  
Escudero dijo que la Virgen siempre les mostró el camino. “Nosotros escuchábamos como una voz nos decía lo que teníamos que hacer. Eran mensajes cortos, sólo eso, nada más. Así fue como nos fue diciendo que su imagen tenía que tener una altura de 1,30 metros y el lugar donde quería estar. Más allá de que apareció en mi casa, ella eligió el santuario actual para su veneración”, señaló.
Un día Escudero salió de paseo con su familia, sin un rumbo determinado. Cerca de El Volcán, una señora, que estaba con tres niños y un perro,  les hizo señas para que la acercaran a su casa. "Paramos, subió la señora con sus niños y su perro. Nos dijo que se llamaba Cristina Juárez y que vivía camino a Paso del Rey,  por donde ‘pasa el río de Cañada Honda’. Nosotros la trajimos, creo que eso fue un claro mensaje de la Virgen. Conocimos a su esposo Miguel Ángel Quiroga y a su familia. Volvimos dos veces hasta que la Virgen se quedó en este lugar”, aseguró.
"La familia Quiroga donó una hectárea. Una comisión alambró el predio y todos los primeros sábados de cada mes nos juntamos a rezar y a orar por la Virgen, que de allí en más pasó a denominarse Virgen de La Cobrera, la que cura, sana y libera”, dijo y agregó: "La Virgen fue tejiendo todo esto. Dicen que Dios teje con sus hilos de oro el destino de las personas que se acercan en su  debilidad, sin preguntar, y obedecer más”.
 

La tropilla Virgen del Valle de Pampa del Tamboreo y Los Tordillos de Paso del Rey en La Virgen de la Cobrera.  


El descubridor de la Virgen  señala que no está solo en esta misión. Lo acompaña una señora que hace imposición de manos, además de otros dones que la Virgen le ha concedido. También están Norma, Silvana y Elizabeth. “Todo esto no es un mandato humano, sino divino. Vamos a continuar realizando la obra celestial”, afirmó. 
Escudero, incansable,  va y viene por el predio. Todos preguntan, todos hacen algo. Sorprende el grado de silencio y respeto donde está el altar al aire libre de la Virgen, en medio del campo, sólo protegido con un pequeño techo pintado de verde y montada sobre una especie de púlpito. Todo está muy bien hecho, prolijo y organizado. 
“Hace cinco años que veneramos a la Virgen todos los primeros sábados de cada mes. Estamos tratando de hacer la veneración cada quince días. Cada vez vienen más fieles, algunos lo hacen  por primera vez. Rezamos un Rosario, tres Padres Nuestros y un Ave María, después se hace la imposición de manos y ahí termina todo”, afirmó y agregó con seriedad: "Esto es un territorio sagrado, no un lugar de jolgorio". 
Los fieles  acostumbran a quedarse bastante tiempo en el santuario,  a veces hasta que el sol se oculta detrás de las montañas. El viento comienza a hacerse sentir, con brisas que se  convierten en leves ráfagas que   acuñan  nubes. “Es muy probable que construyamos una pequeña capilla o un lugar para que los fieles descansen. Hay varias personas que vienen desde muy lejos. No queremos ostentación ni suntuosidad. Lo haremos en la medida que podamos. Por ahora es un sueño, más adelante veremos", dijo el ex policía.
Escudero señaló  que los milagros son innumerables, por eso la advocación de que sana, cura y libera. La Virgen de la Cobrera cumplió 23 años de su primera aparición y lleva cinco en el actual lugar de rezo y oración. Dijo que  todos los 3 de setiembre, fecha de la primera aparición,  vienen sacerdotes  a dar Misa. “El año pasado llegó al lugar el padre Orellano de El Trapiche”, señaló. 
La veneración de la Virgen de la Cobrera es cada vez más grande y Escudero siente que tiene responsabilidad con el resto de los fieles. “Nunca imaginé, que ocurriera esto, hoy es un compromiso muy grande, es un juramento continuar con su obra. He sostenido en el tiempo que al ver a tantas personas que piden y quieren  no podemos fallar. Así como existen tantas apariciones y sucesos en el mundo, nosotros rezamos y damos mensajes de paz y amor porque sabemos que la Virgen está en este lugar, con nosotros. Su espíritu nos transmite fuerza, energía y viene acompañada de sus ángeles y de su hijo Jesús", señaló con orgullo Escudero. 


Logín