eldiariodelarepublica.com
Fuerte tensión en Israel por un atentado en una sinagoga

Escuchá acá la 90.9
X

Fuerte tensión en Israel por un atentado en una sinagoga

Cuatro israelíes murieron ayer martes en un atentado contra una sinagoga en Jerusalén cometido por dos palestinos, abatidos luego por la policía, en el ataque más mortífero de los últimos años en la Ciudad Santa, escenario de fuertes tensiones.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que Israel reaccionará "con mano de hierro a este asesinato de judíos", que demuestra a su juicio que Jerusalén está sufriendo "una ola terrorista".
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, violentamente criticado por varios ministros israelíes, condenó rápidamente la muerte de "fieles que oraban en una sinagoga", pero también "la muerte de civiles del lado que sean".
El ataque en un centro religioso, un hecho rarísimo en la Ciudad Santa, amenaza con desbordar una situación ya de por sí muy tensa desde hace meses. 
El atentado ocurrió a las 7, en una sinagoga del barrio ultraortodoxo de Jar Nof, en Jerusalén Oeste, considerado un bastión del Shass, un partido religioso.
Los atacantes, Udai y Ghasan Abu Jamal, dos primos oriundos de Jabel Mukaber, un barrio de Jerusalén Este, entraron a la hora de la oración. "Escuché disparos y uno de los fieles salió del edificio gritando "¡Hay una matanza!", dijo un testigo a la radio.
Los dos palestinos abatidos por agentes atacaron con hachas, cuchillos y una pistola, indicó la policía. El ataque dejó ocho heridos, uno de ellos en estado crítico y tres en estado grave. Los cuatro israelíes muertos tenían doble nacionalidad: tres de ellos estadounidense y el cuarto, británica. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Fuerte tensión en Israel por un atentado en una sinagoga

Los impactos de bala en la puerta de la Sinagoga muestran la fiereza del ataque.

Cuatro israelíes murieron ayer martes en un atentado contra una sinagoga en Jerusalén cometido por dos palestinos, abatidos luego por la policía, en el ataque más mortífero de los últimos años en la Ciudad Santa, escenario de fuertes tensiones.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que Israel reaccionará "con mano de hierro a este asesinato de judíos", que demuestra a su juicio que Jerusalén está sufriendo "una ola terrorista".
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, violentamente criticado por varios ministros israelíes, condenó rápidamente la muerte de "fieles que oraban en una sinagoga", pero también "la muerte de civiles del lado que sean".
El ataque en un centro religioso, un hecho rarísimo en la Ciudad Santa, amenaza con desbordar una situación ya de por sí muy tensa desde hace meses. 
El atentado ocurrió a las 7, en una sinagoga del barrio ultraortodoxo de Jar Nof, en Jerusalén Oeste, considerado un bastión del Shass, un partido religioso.
Los atacantes, Udai y Ghasan Abu Jamal, dos primos oriundos de Jabel Mukaber, un barrio de Jerusalén Este, entraron a la hora de la oración. "Escuché disparos y uno de los fieles salió del edificio gritando "¡Hay una matanza!", dijo un testigo a la radio.
Los dos palestinos abatidos por agentes atacaron con hachas, cuchillos y una pistola, indicó la policía. El ataque dejó ocho heridos, uno de ellos en estado crítico y tres en estado grave. Los cuatro israelíes muertos tenían doble nacionalidad: tres de ellos estadounidense y el cuarto, británica. 

Logín