eldiariodelarepublica.com
Prisión por robar parte de una licuadora y un DVD averiado en Villa Mercedes

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Prisión por robar parte de una licuadora y un DVD averiado en Villa Mercedes

Para huir, el ladrón saltó varios techos hasta caer al vacío en un pasillo. Portaba un arma, también rota.

Un reproductor de DVD roto y la base de una licuadora. Esos elementos llevaron a Mateo Federico Escudero a la cárcel o, en realidad, el hecho de que eran ajenos y que él se los sustrajo a una vecina de Villa Mercedes, que resultó ser policía. A pesar de que el acusado fue detenido a metros de la vivienda de la víctima, el juez de la causa consideró que el robo se vio consumado y decidió encarcelarlo por temor a que se fugue.

El hecho podría haber terminado en algo más grave si Karina Soledad Aguilera, una agente de policía que presta servicio en la Comisaría 40ª del barrio Eva Perón de Villa Mercedes, hubiese estado en su casa. Y es que Escudero llevaba un revólver calibre 22 en la cintura, seguramente para amedrentar a quien se interpusiera en su camino, pero como se comprobó que esa arma no funcionaba, probablemente hubiera terminado baleado por la propietaria si intentaba amenazarla.

No obstante, nadie impidió que el ladrón ingresara al domicilio de la víctima, en calle Paunero al 1500, para apoderarse de un DVD marca Philips que estaba roto y de la mitad de una licuadora Liliana, porque ni siquiera se llevó el vaso de acrílico que completa el electrodoméstico. No es que no intentara llevarse otra cosa, porque los investigadores hallaron revuelto todos los ambientes de la casa.

Fue una vecina de la víctima quien llamó a la Policía tras escuchar ruidos en el techo de su casa, cerca de las dos de la mañana del domingo 14 de enero. Lo curioso es que Aguilera, que estaba de guardia, escuchó por el radio policial que solicitaban un patrullero justo en la cuadra en la que vive, pero al no poder abandonar su puesto, rogó que no hubiera ocurrido nada en su casa.

El primero en acudir fue un auxiliar de la Comisaría 9ª, que puso en fuga al sospechoso tras observar una silueta en los techos colindantes y darle la voz de alto.

Escudero abandonó dos bolsas de nylon con el botín y saltó varios techos de casas vecinas hasta que la distancia de un pasillo fue demasiado y cayó al suelo. Cuando los efectivos de la Subcomisaría 24ª, a cargo del caso, llegaron a la escena, el imputado ya estaba reducido.

Aguilera estuvo tres horas con la duda sobre qué había sucedido en su barrio hasta que se llevó un trago amargo al enterarse, cerca de las 5:15 de la mañana, que la víctima había sido ella. Lo poco que le habían robado ya había sido secuestrado por sus pares de la Subcomisaría 24ª así que lo reconoció mientras radicaba la denuncia.

Los bienes estaban en el techo de la casa contigua a la suya, y si bien Escudero no alcanzó a disponer de ellos, el juez Penal 2 de Villa Mercedes, Leandro Estrada, consideró que el robo se concretó ya que el imputado vulneró “la esfera de custodia del propietario, haciendo ingresar en la propia esfera de custodia el bien sustraído, sin que adquiriera relevancia el breve instante en que esta tutela fue ejercida por el supuesto autor”.

El detenido, que tiene antecedentes por robo, lesiones, resistencia a la autoridad, tenencia de arma de fuego y por infringir la Ley de Estupefacientes, fue citado a indagatoria por robo calificado, pero se negó a declarar.

El martes, tras pasar nueve días en una celda de la Seccional 24ª, fue trasladado a la penitenciaría de la capital puntana.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Prisión por robar parte de una licuadora y un DVD averiado en Villa Mercedes

Para huir, el ladrón saltó varios techos hasta caer al vacío en un pasillo. Portaba un arma, también rota.

Subcomisaría 24ª. Escudero pasó 9 días en una de sus celdas. El martes lo trasladaron a la cárcel.

Un reproductor de DVD roto y la base de una licuadora. Esos elementos llevaron a Mateo Federico Escudero a la cárcel o, en realidad, el hecho de que eran ajenos y que él se los sustrajo a una vecina de Villa Mercedes, que resultó ser policía. A pesar de que el acusado fue detenido a metros de la vivienda de la víctima, el juez de la causa consideró que el robo se vio consumado y decidió encarcelarlo por temor a que se fugue.

El hecho podría haber terminado en algo más grave si Karina Soledad Aguilera, una agente de policía que presta servicio en la Comisaría 40ª del barrio Eva Perón de Villa Mercedes, hubiese estado en su casa. Y es que Escudero llevaba un revólver calibre 22 en la cintura, seguramente para amedrentar a quien se interpusiera en su camino, pero como se comprobó que esa arma no funcionaba, probablemente hubiera terminado baleado por la propietaria si intentaba amenazarla.

No obstante, nadie impidió que el ladrón ingresara al domicilio de la víctima, en calle Paunero al 1500, para apoderarse de un DVD marca Philips que estaba roto y de la mitad de una licuadora Liliana, porque ni siquiera se llevó el vaso de acrílico que completa el electrodoméstico. No es que no intentara llevarse otra cosa, porque los investigadores hallaron revuelto todos los ambientes de la casa.

Fue una vecina de la víctima quien llamó a la Policía tras escuchar ruidos en el techo de su casa, cerca de las dos de la mañana del domingo 14 de enero. Lo curioso es que Aguilera, que estaba de guardia, escuchó por el radio policial que solicitaban un patrullero justo en la cuadra en la que vive, pero al no poder abandonar su puesto, rogó que no hubiera ocurrido nada en su casa.

El primero en acudir fue un auxiliar de la Comisaría 9ª, que puso en fuga al sospechoso tras observar una silueta en los techos colindantes y darle la voz de alto.

Escudero abandonó dos bolsas de nylon con el botín y saltó varios techos de casas vecinas hasta que la distancia de un pasillo fue demasiado y cayó al suelo. Cuando los efectivos de la Subcomisaría 24ª, a cargo del caso, llegaron a la escena, el imputado ya estaba reducido.

Aguilera estuvo tres horas con la duda sobre qué había sucedido en su barrio hasta que se llevó un trago amargo al enterarse, cerca de las 5:15 de la mañana, que la víctima había sido ella. Lo poco que le habían robado ya había sido secuestrado por sus pares de la Subcomisaría 24ª así que lo reconoció mientras radicaba la denuncia.

Los bienes estaban en el techo de la casa contigua a la suya, y si bien Escudero no alcanzó a disponer de ellos, el juez Penal 2 de Villa Mercedes, Leandro Estrada, consideró que el robo se concretó ya que el imputado vulneró “la esfera de custodia del propietario, haciendo ingresar en la propia esfera de custodia el bien sustraído, sin que adquiriera relevancia el breve instante en que esta tutela fue ejercida por el supuesto autor”.

El detenido, que tiene antecedentes por robo, lesiones, resistencia a la autoridad, tenencia de arma de fuego y por infringir la Ley de Estupefacientes, fue citado a indagatoria por robo calificado, pero se negó a declarar.

El martes, tras pasar nueve días en una celda de la Seccional 24ª, fue trasladado a la penitenciaría de la capital puntana.

Logín