eldiariodelarepublica.com
La pobreza de ideas

Escuchá acá la 90.9
X

La pobreza de ideas

Hace tiempo que la política dejó de mostrar grandes debates en torno a las ideas, para enfocarse exclusivamente en la descalificación, en el insulto, en las mentiras; en la pobreza intelectual, básicamente. En esos escenarios repetidos, sin que importe la geografía, la historia, o los grandes hombres que hicieron posible una nación; lo único válido es la capacidad de “opinar sobre todo”, de manera veloz, ingeniosa, y tentadora para los medios.

Brasil enfrenta una segunda vuelta presidencial, en medio de controversias, aguas revueltas, protestas y bajezas, que de manera lógica, está más cerca de lo superficial que de lo trascendente. La campaña subió de tono después que el ultraderechista Jair Bolsonaro tratara al candidato de izquierda Fernando Haddad de “canalla”, al tiempo que los demás partidos empiezan a definir su posición para el 28 de octubre.

Haddad, del Partido de los Trabajadores (29% de los votos en la primera vuelta), le propuso a Bolsonaro, del Partido Social Liberal (46%), firmar un compromiso contra la propagación de noticias falsas. Pero el ex capitán del Ejército, rechazó la propuesta y le echó en cara a su rival su identificación con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

“El enviado del corrupto (Lula) me propone firmar una carta de compromiso contra las mentiras en Internet. Él mismo que está inventando que voy a aumentar el impuesto de renta para los pobres. ¡Es un canalla!”, afirmó Bolsonaro en su cuenta Twitter.

Al ser interrogado al respecto por periodistas, Haddad respondió: “Recibimos una respuesta del nivel del candidato”. En un tuit anterior, Haddad cuestionó el perfil de “outsider” de la política con el que se presenta Bolsonaro, diputado desde 1991, y su reticencia a participar en debates, incluso antes de la puñalada en el abdomen que después del 6 de enero lo sacó de los actos de campaña.

“Nuestro adversario es un político tradicional, con 28 años de recorrido y pocos servicios prestados al país. Ahora tendrá que dar la cara. En la segunda vuelta no hay cómo esconderse en las redes sociales”, escribió. En sendas entrevistas ambos candidatos desautorizaron a aliados y garantizaron que no irrespetarán la Constitución para impulsar sus proyectos, tratando de acercarse a electores centristas.

En las próximas tres semanas, políticos y ciudadanos deberán optar por alguno de los dos candidatos que fueron los más votados, pero que son también los que tienen mayor índice de rechazo.

Bolsonaro acumula un historial de declaraciones misóginas, racistas y de apoyo a la dictadura militar (1964-1985), en tanto que Haddad fue designado candidato por Lula, a quien millones de brasileños identifican con los escándalos de corrupción que durante años desviaron miles de millones de dólares de empresas estatales.

“Fue colosal el volumen de noticias falsas en las siete semanas de campaña de la primera vuelta”, según la Agencia Lupa, especializada en chequeo de noticias. “Es un escenario alarmante que tiende a agravarse con la polarización que se anuncia para los próximos días”.

Según Lupa, las diez fake news más populares fueron compartidas 865.000 veces en Facebook. Entre el domingo de la primera vuelta y el lunes siguiente, circularon videos que afirmaban que Haddad había  renunciado a su candidatura, que Lula había apoyado a Bolsonaro o de una urna electrónica que solo permitiría votar por Haddad. Todos los casos fueron desmentidos.

La conocida periodista Miriam Leitao fue blanco de ataques virulentos en las redes, por haber recordado que Bolsonaro “hizo carrera defendiendo la dictadura y la tortura”, en tanto que el PT “de vez en cuando dice una cosa aquí y otra allí, pero en realidad es un partido que nació y creció en la democracia”.

La pobreza de ideas es una moda peligrosa. Tan peligrosa, que puede ganar elecciones sin que sea posible saber qué piensa en profundidad, de un tema puntual, el futuro presidente. Es realmente una época difícil para los electorados del mundo.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La pobreza de ideas

Hace tiempo que la política dejó de mostrar grandes debates en torno a las ideas, para enfocarse exclusivamente en la descalificación, en el insulto, en las mentiras; en la pobreza intelectual, básicamente. En esos escenarios repetidos, sin que importe la geografía, la historia, o los grandes hombres que hicieron posible una nación; lo único válido es la capacidad de “opinar sobre todo”, de manera veloz, ingeniosa, y tentadora para los medios.

Brasil enfrenta una segunda vuelta presidencial, en medio de controversias, aguas revueltas, protestas y bajezas, que de manera lógica, está más cerca de lo superficial que de lo trascendente. La campaña subió de tono después que el ultraderechista Jair Bolsonaro tratara al candidato de izquierda Fernando Haddad de “canalla”, al tiempo que los demás partidos empiezan a definir su posición para el 28 de octubre.

Haddad, del Partido de los Trabajadores (29% de los votos en la primera vuelta), le propuso a Bolsonaro, del Partido Social Liberal (46%), firmar un compromiso contra la propagación de noticias falsas. Pero el ex capitán del Ejército, rechazó la propuesta y le echó en cara a su rival su identificación con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

“El enviado del corrupto (Lula) me propone firmar una carta de compromiso contra las mentiras en Internet. Él mismo que está inventando que voy a aumentar el impuesto de renta para los pobres. ¡Es un canalla!”, afirmó Bolsonaro en su cuenta Twitter.

Al ser interrogado al respecto por periodistas, Haddad respondió: “Recibimos una respuesta del nivel del candidato”. En un tuit anterior, Haddad cuestionó el perfil de “outsider” de la política con el que se presenta Bolsonaro, diputado desde 1991, y su reticencia a participar en debates, incluso antes de la puñalada en el abdomen que después del 6 de enero lo sacó de los actos de campaña.

“Nuestro adversario es un político tradicional, con 28 años de recorrido y pocos servicios prestados al país. Ahora tendrá que dar la cara. En la segunda vuelta no hay cómo esconderse en las redes sociales”, escribió. En sendas entrevistas ambos candidatos desautorizaron a aliados y garantizaron que no irrespetarán la Constitución para impulsar sus proyectos, tratando de acercarse a electores centristas.

En las próximas tres semanas, políticos y ciudadanos deberán optar por alguno de los dos candidatos que fueron los más votados, pero que son también los que tienen mayor índice de rechazo.

Bolsonaro acumula un historial de declaraciones misóginas, racistas y de apoyo a la dictadura militar (1964-1985), en tanto que Haddad fue designado candidato por Lula, a quien millones de brasileños identifican con los escándalos de corrupción que durante años desviaron miles de millones de dólares de empresas estatales.

“Fue colosal el volumen de noticias falsas en las siete semanas de campaña de la primera vuelta”, según la Agencia Lupa, especializada en chequeo de noticias. “Es un escenario alarmante que tiende a agravarse con la polarización que se anuncia para los próximos días”.

Según Lupa, las diez fake news más populares fueron compartidas 865.000 veces en Facebook. Entre el domingo de la primera vuelta y el lunes siguiente, circularon videos que afirmaban que Haddad había  renunciado a su candidatura, que Lula había apoyado a Bolsonaro o de una urna electrónica que solo permitiría votar por Haddad. Todos los casos fueron desmentidos.

La conocida periodista Miriam Leitao fue blanco de ataques virulentos en las redes, por haber recordado que Bolsonaro “hizo carrera defendiendo la dictadura y la tortura”, en tanto que el PT “de vez en cuando dice una cosa aquí y otra allí, pero en realidad es un partido que nació y creció en la democracia”.

La pobreza de ideas es una moda peligrosa. Tan peligrosa, que puede ganar elecciones sin que sea posible saber qué piensa en profundidad, de un tema puntual, el futuro presidente. Es realmente una época difícil para los electorados del mundo.

 

Logín