eldiariodelarepublica.com
Algo huele mal en El Volcán

Escuchá acá la 90.9
X

Algo huele mal en El Volcán

Otra vez problemas en la Cooperativa de Agua.

Después de un tiempo de "paz" y suministro en perfectas condiciones (gracias a la inversión del Gobierno en la nueva planta y la administración de San Luis Agua), la polémica envuelve otra vez a la Cooperativa de Agua de El Volcán. Resulta que por un lado la está manejando la Municipalidad, por lo que también cobra la cuota mensual; pero por otro existe un Consejo de Administración que en realidad no administra nada, porque la recaudación se la lleva la Intendencia que conduce Ricardo Callegaro.
Sin embargo los vecinos sospechan de que hay manejos raros en el Concejo, presidido por un personaje al que pocos aprecian en el pueblo, un hombre desesperado por ocupar cargos desde que llegó hace unos años desde Villa Gesell, que tiene a su esposa como secretaria del organismo. Y razón no les falta a quienes dudan del proceder de este caballero, ya que aprovechó un vacío legal (cuando uno paga la cuota social en el momento de solicitar el servicio debe asentarse eso en un libro aparte del que se usa para registrar el pago del agua y toda la vida se hizo en el mismo) para dejar a los consumidores, que siempre fueron socios de la Cooperativa, fuera de los padrones. El hombre sólo dejó 16 socios de su confianza y ahora hace y deshace a su antojo.
Los anteriores administradores denunciaron que no le paga a la AFIP, ni la ART, ni la obra social de los empleados de la planta. Incluso temen que pueda llegar a vender un galpón que es propiedad de la Cooperativa, mientras se preguntan qué pasó con los aires acondicionados que había en las oficinas y ya no están más. Ayer iba a organizar una asamblea en su casa particular para lograr otra levantada de mano general de sus 16 socios, algo que no es legal, por lo que un grupo de vecinos recurrió al Subprograma de Cooperativas del Ministerio de Gobierno, que quedó en mandar un veedor, para ver si era factible impugnar la asamblea "casera". Mientras tanto, todo El Volcán reza para que no decaiga la calidad del agua, que en el último año y medio fue de excelente calidad.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Algo huele mal en El Volcán

Otra vez problemas en la Cooperativa de Agua.

Después de un tiempo de "paz" y suministro en perfectas condiciones (gracias a la inversión del Gobierno en la nueva planta y la administración de San Luis Agua), la polémica envuelve otra vez a la Cooperativa de Agua de El Volcán. Resulta que por un lado la está manejando la Municipalidad, por lo que también cobra la cuota mensual; pero por otro existe un Consejo de Administración que en realidad no administra nada, porque la recaudación se la lleva la Intendencia que conduce Ricardo Callegaro.
Sin embargo los vecinos sospechan de que hay manejos raros en el Concejo, presidido por un personaje al que pocos aprecian en el pueblo, un hombre desesperado por ocupar cargos desde que llegó hace unos años desde Villa Gesell, que tiene a su esposa como secretaria del organismo. Y razón no les falta a quienes dudan del proceder de este caballero, ya que aprovechó un vacío legal (cuando uno paga la cuota social en el momento de solicitar el servicio debe asentarse eso en un libro aparte del que se usa para registrar el pago del agua y toda la vida se hizo en el mismo) para dejar a los consumidores, que siempre fueron socios de la Cooperativa, fuera de los padrones. El hombre sólo dejó 16 socios de su confianza y ahora hace y deshace a su antojo.
Los anteriores administradores denunciaron que no le paga a la AFIP, ni la ART, ni la obra social de los empleados de la planta. Incluso temen que pueda llegar a vender un galpón que es propiedad de la Cooperativa, mientras se preguntan qué pasó con los aires acondicionados que había en las oficinas y ya no están más. Ayer iba a organizar una asamblea en su casa particular para lograr otra levantada de mano general de sus 16 socios, algo que no es legal, por lo que un grupo de vecinos recurrió al Subprograma de Cooperativas del Ministerio de Gobierno, que quedó en mandar un veedor, para ver si era factible impugnar la asamblea "casera". Mientras tanto, todo El Volcán reza para que no decaiga la calidad del agua, que en el último año y medio fue de excelente calidad.
 

Logín