eldiariodelarepublica.com
Un parlamento global

Escuchanos EN VIVO!
X

Un parlamento global

La idea de crear una Asamblea Parlamentaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es considerada hace tiempo y otra vez cobró impulso, luego que el Parlamento Europeo le pidiera el apoyo a la Unión Europea (UE) para la creación de ese nuevo órgano.

Esta especie de “Parlamento Global”, que funcionaría en el seno del máximo órgano de representación de las naciones, tiene sus adherentes y sus detractores. Entre los que se oponen figura la propia ONU, por considerarlo un “competidor directo” a sus resoluciones. También están aquellos que lo consideran un conglomerado burocrático más, que nacería sin mucho margen de maniobra.

Esto no fue un freno para que el Parlamento Europeo avanzara con el proyecto. El órgano del Viejo Continente, con 751 escaños, también pidió una cumbre con el objeto de reformar la ONU e impulsar otra iniciativa de larga data: la reestructuración del foro mundial, que incluiría cambios significativos en la integración y en el funcionamiento del Consejo de Seguridad, de 15 miembros.

La posible reforma del máximo órgano de seguridad de la ONU se negocia desde hace más de 20 años, aunque sin logros tangibles. Por eso resulta interesante la resolución europea, adoptada en la segunda semana de julio en Estrasburgo señala. El documento sostiene que:

Una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas dentro del sistema de la ONU, debería servir a “aumentar el carácter democrático, la responsabilidad democrática y la transparencia de la gobernanza mundial y permitir una mejor participación ciudadana en las actividades de la ONU”.

No sorprende la coyuntura elegida para la propuesta, ya que Naciones Unidas está en el ojo de la crítica, a raíz de escándalos en los que están involucrados fuerzas de paz bajo su tutela, acusadas de violación de los derechos humanos, mediante el abuso sexual, en varias de sus misiones en países en conflicto.

Las opiniones no tardaron en aparecer, como la de la ONG Democracia Sin Fronteras, que aplaudió la resolución, a la que consideró una “importante iniciativa”. “El multilateralismo y la democracia sufren ataques en el mundo. La democratización y el fortalecimiento de la ONU deben formar parte de las medidas correctivas”, dijeron.

En la mirada de esta organización, el parlamento propuesto no chocará con la Asamblea General, porque está concebida como un órgano complementario y adicional. De hecho, lo consideran como una parte esencial de su revitalización, acorde al artículo 22 de la Carta de la ONU.

Democracia Sin Fronteras impulsa una campaña internacional para que se concrete la Asamblea Parlamentaria, y ya cuenta con el apoyo de más de 1.500 parlamentarios de más de 100 países, así como numerosos científicos, ex funcionarios y personalidades.

Cabe señalar que el apoyo del Parlamento Europeo no es el mismo que el de la UE (que incluye 28 estados, que representan a 510 millones de habitantes de Europa). El Parlamento Europeo pidió el apoyo de los gobiernos de la UE. En los años anteriores, Malta e Italia habían demostrado interés, y en los últimos tiempos también lo hizo Irlanda.

Fuera de Europa, el Parlamento Panafricano y el Parlamento Latinoamericano también apoyaron la propuesta, además del visto bueno de varias organizaciones no gubernamentales internacionales.

La iniciativa también expresa que en la actualidad hay un déficit democrático que se manifiesta a escala internacional. En muchas partes del mundo, la democracia inclusiva queda subvertida a escala nacional, por regímenes autoritarios y dirigentes divisorios.

Aunque el apoyo a la idea, aún no obtenga una clara ventaja sobre las críticas, y la ONU evite pronunciarse, un Parlamento Global funcionaría como un escenario refrescante para la democracia inclusiva y una mayor representatividad de los ciudadanos del mundo. Falta mucho, pero la propuesta es tentadora.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un parlamento global

La idea de crear una Asamblea Parlamentaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es considerada hace tiempo y otra vez cobró impulso, luego que el Parlamento Europeo le pidiera el apoyo a la Unión Europea (UE) para la creación de ese nuevo órgano.

Esta especie de “Parlamento Global”, que funcionaría en el seno del máximo órgano de representación de las naciones, tiene sus adherentes y sus detractores. Entre los que se oponen figura la propia ONU, por considerarlo un “competidor directo” a sus resoluciones. También están aquellos que lo consideran un conglomerado burocrático más, que nacería sin mucho margen de maniobra.

Esto no fue un freno para que el Parlamento Europeo avanzara con el proyecto. El órgano del Viejo Continente, con 751 escaños, también pidió una cumbre con el objeto de reformar la ONU e impulsar otra iniciativa de larga data: la reestructuración del foro mundial, que incluiría cambios significativos en la integración y en el funcionamiento del Consejo de Seguridad, de 15 miembros.

La posible reforma del máximo órgano de seguridad de la ONU se negocia desde hace más de 20 años, aunque sin logros tangibles. Por eso resulta interesante la resolución europea, adoptada en la segunda semana de julio en Estrasburgo señala. El documento sostiene que:

Una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas dentro del sistema de la ONU, debería servir a “aumentar el carácter democrático, la responsabilidad democrática y la transparencia de la gobernanza mundial y permitir una mejor participación ciudadana en las actividades de la ONU”.

No sorprende la coyuntura elegida para la propuesta, ya que Naciones Unidas está en el ojo de la crítica, a raíz de escándalos en los que están involucrados fuerzas de paz bajo su tutela, acusadas de violación de los derechos humanos, mediante el abuso sexual, en varias de sus misiones en países en conflicto.

Las opiniones no tardaron en aparecer, como la de la ONG Democracia Sin Fronteras, que aplaudió la resolución, a la que consideró una “importante iniciativa”. “El multilateralismo y la democracia sufren ataques en el mundo. La democratización y el fortalecimiento de la ONU deben formar parte de las medidas correctivas”, dijeron.

En la mirada de esta organización, el parlamento propuesto no chocará con la Asamblea General, porque está concebida como un órgano complementario y adicional. De hecho, lo consideran como una parte esencial de su revitalización, acorde al artículo 22 de la Carta de la ONU.

Democracia Sin Fronteras impulsa una campaña internacional para que se concrete la Asamblea Parlamentaria, y ya cuenta con el apoyo de más de 1.500 parlamentarios de más de 100 países, así como numerosos científicos, ex funcionarios y personalidades.

Cabe señalar que el apoyo del Parlamento Europeo no es el mismo que el de la UE (que incluye 28 estados, que representan a 510 millones de habitantes de Europa). El Parlamento Europeo pidió el apoyo de los gobiernos de la UE. En los años anteriores, Malta e Italia habían demostrado interés, y en los últimos tiempos también lo hizo Irlanda.

Fuera de Europa, el Parlamento Panafricano y el Parlamento Latinoamericano también apoyaron la propuesta, además del visto bueno de varias organizaciones no gubernamentales internacionales.

La iniciativa también expresa que en la actualidad hay un déficit democrático que se manifiesta a escala internacional. En muchas partes del mundo, la democracia inclusiva queda subvertida a escala nacional, por regímenes autoritarios y dirigentes divisorios.

Aunque el apoyo a la idea, aún no obtenga una clara ventaja sobre las críticas, y la ONU evite pronunciarse, un Parlamento Global funcionaría como un escenario refrescante para la democracia inclusiva y una mayor representatividad de los ciudadanos del mundo. Falta mucho, pero la propuesta es tentadora.

Logín