eldiariodelarepublica.com
Datos reales de una Argentina real

Escuchá acá la 90.9
X

Datos reales de una Argentina real

Pocos ejemplos pueden ser tan concretos y específicos para evaluar la “salud” financiera de un país, como aquellos referidos a la actividad comercial de los sectores productivos. En la Argentina de finales de 2018 y comienzos del 2019, “los datos reales generan una real preocupación” de cara al futuro inmediato.  

El 49% de las Pymes evaluadas estimó que el 2018 fue peor que el 2017, al tiempo que de ese total un 28% consideró que empeoró moderadamente y un 21% se pronunció por una desmejora considerable, según una encuesta del Instituto IERAL de la Fundación Mediterránea. En tanto, un 25% de las Pymes sostuvo que la situación se mantendrá igual a la actual, y el 25% restante espera que la situación mejore.

El informe tuvo como principal objetivo evaluar cómo evolucionan las variables clave que inciden en el desempeño de las Pymes: ventas, rentabilidad, inversiones y empleo. Los indicadores recabados reflejan un magro desempeño en 2018, con un empeoramiento general en todas las variables citadas para el conjunto de Pymes relevadas, señaló el estudio.

Los resultados permiten apreciar que casi el 50% de las Pymes estimó un 2018 peor que el 2017, mientras que un 37% consideró que la situación permanecerá a una baja constante durante el 2019.

Dentro de un panorama en el cual las variables clave evolucionaron en forma negativa para una parte significativa de las Pymes, para 2019 las expectativas menos desfavorables se refieren al nivel de ventas, ya que el 40% de las empresas consultadas manifestó que esperaba un incremento (30% aumento moderado y 11% aumento considerable).

Por su parte, el 19% de las Pymes manifestó un incremento en la plantilla de personal, mientras que el 18% esperaba haber tenido una mejora en la rentabilidad, y solo el 16% confirmó que aumentó la inversión. Predominaron las respuestas moderadas, la prudencia, el miedo.

Y los primeros datos del presente año fiscal continúan con una tendencia que deja un margen escaso para el optimismo: las ventas de los comercios minoristas, durante la semana anterior a la celebración de Reyes Magos, cayeron un 11,5% frente a la misma fecha de 2018, de acuerdo con un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El organismo precisó que, en cantidad de productos, las compras en los locales físicos descendieron 13,3 por ciento, mientras que las online subieron 0,9 puntos. Así surgió del relevamiento que la CAME hizo entre el 4 y 5 de enero en un total de 1.560 negocios de varios rubros, ubicados en las principales ciudades de cada provincia.

La entidad consideró que esta baja de las ventas se debe al “declive del consumo general”.

Por otra parte, la CAME detalló que el ticket promedio este año rondó en los $600, un 39,5% por encima del 2018 (cerca de la inflación real) y detalló que el rubro que más actividad tuvo fue, lógicamente, el de juguetería. Otros sectores como indumentaria y regalería también mostraron ventas importantes, aunque modestas, seguido por los productos de electrónica y videojuegos.

Según una encuesta realizada por la consultora Focus Market (FMK) entre 4.200 casos, el 50% de las ventas de la fecha se realizó en comercios de calles y avenidas, 27% en supermercados y shoppings y 13% por internet.

Por otra parte, el organismos que agrupa a las Pymes destacó que en esta ocasión no hubo grandes promociones, salvo algunos descuentos con tarjetas y ofertas con rebajas de 30 o 40 por ciento que no lograron incentivar el consumo.

Los resultados generales (ventas en locales físicos y las que se hicieron online), indican que el mayor derrumbe se dio en el rubro de libros y CD para niños y adolescentes.

Datos de una Argentina real en el comienzo de un año electoral y con un panorama internacional contra la corriente. Hace tiempo que los globos amarillos debieron guardarse. Hace tiempo que el gobierno de Mauricio Macri tiene poco para festejar. Muy poco.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Datos reales de una Argentina real

Pocos ejemplos pueden ser tan concretos y específicos para evaluar la “salud” financiera de un país, como aquellos referidos a la actividad comercial de los sectores productivos. En la Argentina de finales de 2018 y comienzos del 2019, “los datos reales generan una real preocupación” de cara al futuro inmediato.  

El 49% de las Pymes evaluadas estimó que el 2018 fue peor que el 2017, al tiempo que de ese total un 28% consideró que empeoró moderadamente y un 21% se pronunció por una desmejora considerable, según una encuesta del Instituto IERAL de la Fundación Mediterránea. En tanto, un 25% de las Pymes sostuvo que la situación se mantendrá igual a la actual, y el 25% restante espera que la situación mejore.

El informe tuvo como principal objetivo evaluar cómo evolucionan las variables clave que inciden en el desempeño de las Pymes: ventas, rentabilidad, inversiones y empleo. Los indicadores recabados reflejan un magro desempeño en 2018, con un empeoramiento general en todas las variables citadas para el conjunto de Pymes relevadas, señaló el estudio.

Los resultados permiten apreciar que casi el 50% de las Pymes estimó un 2018 peor que el 2017, mientras que un 37% consideró que la situación permanecerá a una baja constante durante el 2019.

Dentro de un panorama en el cual las variables clave evolucionaron en forma negativa para una parte significativa de las Pymes, para 2019 las expectativas menos desfavorables se refieren al nivel de ventas, ya que el 40% de las empresas consultadas manifestó que esperaba un incremento (30% aumento moderado y 11% aumento considerable).

Por su parte, el 19% de las Pymes manifestó un incremento en la plantilla de personal, mientras que el 18% esperaba haber tenido una mejora en la rentabilidad, y solo el 16% confirmó que aumentó la inversión. Predominaron las respuestas moderadas, la prudencia, el miedo.

Y los primeros datos del presente año fiscal continúan con una tendencia que deja un margen escaso para el optimismo: las ventas de los comercios minoristas, durante la semana anterior a la celebración de Reyes Magos, cayeron un 11,5% frente a la misma fecha de 2018, de acuerdo con un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El organismo precisó que, en cantidad de productos, las compras en los locales físicos descendieron 13,3 por ciento, mientras que las online subieron 0,9 puntos. Así surgió del relevamiento que la CAME hizo entre el 4 y 5 de enero en un total de 1.560 negocios de varios rubros, ubicados en las principales ciudades de cada provincia.

La entidad consideró que esta baja de las ventas se debe al “declive del consumo general”.

Por otra parte, la CAME detalló que el ticket promedio este año rondó en los $600, un 39,5% por encima del 2018 (cerca de la inflación real) y detalló que el rubro que más actividad tuvo fue, lógicamente, el de juguetería. Otros sectores como indumentaria y regalería también mostraron ventas importantes, aunque modestas, seguido por los productos de electrónica y videojuegos.

Según una encuesta realizada por la consultora Focus Market (FMK) entre 4.200 casos, el 50% de las ventas de la fecha se realizó en comercios de calles y avenidas, 27% en supermercados y shoppings y 13% por internet.

Por otra parte, el organismos que agrupa a las Pymes destacó que en esta ocasión no hubo grandes promociones, salvo algunos descuentos con tarjetas y ofertas con rebajas de 30 o 40 por ciento que no lograron incentivar el consumo.

Los resultados generales (ventas en locales físicos y las que se hicieron online), indican que el mayor derrumbe se dio en el rubro de libros y CD para niños y adolescentes.

Datos de una Argentina real en el comienzo de un año electoral y con un panorama internacional contra la corriente. Hace tiempo que los globos amarillos debieron guardarse. Hace tiempo que el gobierno de Mauricio Macri tiene poco para festejar. Muy poco.

Logín